jueves, 5 de enero de 2017

Cucharas de chocolate

Esto de tener en casa una pequeña aficionada a la cocina es todo un reto. Si mami usa revistas y libros de cocina, la peque que se fija en todas las cositas de cocina que ve en kioscos, librerías y tiendas de rastrillo y segunda mano. Así fué como un día, curioseando en una de esta tiendas, la peque encontró un ejemplar de un librito llamado Crea en la Cocina de Àngels Navarro. Obviamente no era sólo para leer, sino que, rápidamente, la peque quiso que pusiesemos en práctica sus recetas.

De esta misma joyita literaria para la gastronomía infantil, sacamos en su momento otra receta, Corazones helados de yogur. Justo es reconocer su origen, ya que no son ideillas de la minichef. Y también en este librito, encontramos la receta que hoy os traemos (claro que, ya sabeis los que recalais por aquí de vez en cuando, que yo eso de la fidelidad a la receta no soy muy de ello, y la peque acepta esas modificaciones que introduzco).

Bueno, aquí os dejo el vídeo, narrado por minirepostera:



Y aquí la receta para los adictos a la lectura:

Ingredientes
Una tableta de chocolate negro
Una tableta de chocolate blanco
Una tableta de chocolate con leche
3 dl de leche (uno por cada tableta de chocolate)
3 cucharaditas de mantequilla (una por cada tableta de chocolate)
24 cucharas de plástico de colores (cucharas, si usáis cucharillas de postre, necesitaréis muchas más)
Fídeos de chocolate, bolitas de anís, corazones de azúcar, lacasitos y o cualquier otro dulce para decorar que os guste.

Preparación
Fundimos en primer lugar la tableta de chocolate blanco, con un decilitro de leche y una nuez de mantequilla. Podemos hacerlo con el microondas o al baño maría. Una vez fundido, se reparte entre las cucharas (dará de 6 a 8 cucharas) y antes de que el chocolate se espese, decoramos con, por ejemplo, fídeos de chocolate.

Repetimos el proceso con las otras dos tabletas, hasta tener todas las cucharillas llenas de chocolate y adornadas.

Se meten a la nevera un par de horas para ayudar a endurecer el chocolate en las cucharitas.

Y ya están listas para consumir e invitar.

Truquillo
En casa creemos que si les dejas una de estas cucharitas a cada rey mago (una blanca, una negra y una de chocolate con leche) te dejan un regalito extra. Así que...¿a qué esperáis? Nosotras ya las tenemos listas.
Publicar un comentario