sábado, 30 de diciembre de 2017

Lacón a la gallega

Este plato tan tradicional de la cocina gallega es una de la cosas más sencillas y más buenas que se pueda preparar. Como estamos escasitos de tiempo durante las fiestas, también es una tentación preparar estas recetas tan sencillas, tanto para un entrante de las cenas festivas como para un primer plato en una comida intermedia o para solucionar sencillamente esa cena que se te ha pasado preparar antes. Pero advierto, mi versión no es exactamente como la receta que se sirve en bares y restaurantes de toda la geografía española, ya que está adaptado a las vicisitudes de un pequeño núcleo familiar.
Ingredientes
Patatas
Lacón en lonchas
sal
aceite de oliva
pimentón dulce

Preparación

Lavar las patatas y cocerlas (con la piel). Si no tienes tiempo para cocer las patatas en agua pero tienes un microondas, puedes hacerlas al microondas en cinco minutos.

Cuando la patata este cocida, pelar y partir en rodajas, distribuir las rodajas de patata en el plato o fuente donde se vaya a servir. Espolvorear sal y un chorrito de aceite de oliva por encima

En una sartén ponemos una cucharadita de aceite a calentar y doramos las lonchas de lacon por ambos lados. Cuando ya están algo tostadas vamos colocando las lonchas de lacón sobre la patata.

Regamos con un poquito de aceite de oliva y espolvoreamos sal y pimentón dulce por encima del lacón y la patata. Ya está listo para servir.

Rápido, fácil y tradicional.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Naranjas preparadas con azúcar

Hay algunos niños que se les atraganta lo de comer fruta, da igual lo bien que la comiesen de bebés de repente empiezan a rechazarla y es muy dificil que les entre por los ojos (y hay adultos que también). Para asegurarme que les entra por los ojos a veces, les preparo la fruta para comer con cuchillo y tenedor.

Pero no vayáis a pensar que el nombre me lo he inventado yo, la primera vez que lo escuche fue en un restaurante, sólo que aquellas iban además, aderezadas con un chorrito de cointreau. Como en otras ocasiones, cuando un postre lleva alcohol en crudo, lo elimino para que el plato sea apto para todas las edades. Vamos allá porque es muy, muy fácil y comeran la naranja mucho más a gusto.
Ingredientes

Naranjas de mesa
Azúcar

Preparación

Pela una naranja por persona, retirale cuanto puedas la piel blanquecina que se queda adherida a las naranjas, parte en rodajas finas  la naranja. 

Colocala en forma de flor o estrella en el plato y espolvorea azúcar por encima.

Ya están preparadas para servir y para comer con cuchillo y tenedor.

Truco: si las vas a servir para adultos puedes enriquecer el sabor con un chorrito de cointreau o licor 43.

martes, 26 de diciembre de 2017

Filetes de ternera guisados con aceitunas y vino blanco

Entre tanta fiesta seguimos teniendo que preparar diariamente comidas y cenas, así que además de recetas de platos extraordinarios y sofisticados con los que adornar la mesa, es conveniente tener a mano alguna que otra receta para cubrir los días no festivos, que hay que comer y cenar todos los dias no festivos también.

La receta de hoy es una síntesis de varias recetas: mi suegra, Simone Ortega y Arguiñano son la fuentes que he utilizado para esta versión, que finalmente se parece sólo un poco a cada una de ellas. No obstante, es bastante resultona. Os la dejo para que probéis y me contéis.

Ingredientes
1 o 2 filetes de ternera por persona (depende del tamaño y del corte)
1 cebolla
100 grs de aceitunas sin hueso
1 dl de tomate frito
1 vaso de vino blanco
1 vaso de caldo concentrado
aceite de oliva
harina
sal
pimienta


Preparación


Lo primero será salpimentar los filetes y enharinarlos.

Preparamos las aceitunas: les quitamos la salmuera o el líquido conservero, las lavamos primero con abundante agua fría, después las dejamos 20 segundos en agua hirviendo, las volvemos a enfriar con agua fria, las secamos ylas partimos por la mitad.

Pelamos, lavamos y partimos la cebolla muy menudita.

En una cacerola amplia, ponemos 2 cucharadas aceite de oliva a calentar y doramos en él los filetes de ternera (con el aceite a fuego medio). Cuando los filetes están dorados, los sacamos de la cacerola y reservamos.

En el mismo recipiente doramos la cebolla, y cuando empieza a tomar color añadimos la saceitunas y las rehogamos medio minuto con la cebolla. Añadimos el tomate frito y removemos para mezclarlo todo.

Agregamos el vino blanco, mezclamos removiendo con una cuchara de palo y volvemos a poner los filetes en esta salsita.

Dejamos reducir el vino blanco por lo menos hasta la mitad de su volumen, agregamos el caldo concentrado de carne y lo dejamos hervir todo junto a fuego lento durante 20 minutos.

Servir calentitos con un poquito de su salsa. Se pueden acompañar con arroz balnco hervido o con patatas fritas para complementar el plato.




sábado, 23 de diciembre de 2017

Carrilleras de cerdo al vino blanco

No hace mucho que en casa comemos carrilleras, de hecho debe hacer aproximadamente un año que se introdujeron en nuestra  dieta, y he de decir que espero que se queden por muchos años.

Siempre he sido reacia a cocinar las partes cárnicas de la cara del animal, no me pregunteis porqué, pero le tengo cierto respeto a cocinar todo lo que me recuerde a la casquería, por miedo a que no me salga rico. Hace unos años tenía cerca una carniceria que las vendía ya preparadas, solo calentar y servir, y un día las probé, y oye me gustaron. Eran estofadas con verduritas, pero estaban buenas, solo que yo prefería el ragout (para esa receta en concreto).

Hace más o menos un año, mi adorada suegra me obsequió con un kilo de carrilleras, que había comprado porque las vio muy hermosas. No se si mi cara reflejaría la tremenda ignorancia que tenía respecto a como se preparar unas carrilleras.

Así que ese mismo día me puse a buscar por internet y ¡oh sorpresa! decenas de recetas distintas y apetecibles, así que decidí probar con  la que estaba publicada en la web  Todosacomer.net, Carrilleras al vino tinto de Arguiñano, y allí que me fui dispuesta a seguir, al pie de la letra cada uno de los pasos.

La primera me la llevé en la frente (y la segunda también).  Cuando me puse a cocinar me di cuenta que no tenía vino tinto, y solo tenía blanco: "bueno", pensé, "vino es vino" y le metí el primer cambio (ya sabeis lo que me cuesta ser fiel a las recetas originales). Resulta que la citada receta daba los tiempos de cocción en una olla rápida. Ahí estaba yo preparándola, cuando de repente, se me partió el mango. Si, como lo lees.

Así que el azar me impuso el segundo cambio, hacerlas a fuego lento y sin olla rápida. Aquí os dejo pues, esta variante de la receta mencionada, que tiene la particularidad de hacerse SIN olla expres y CON vino blanco en lugar de tinto. Ya me comentareis (si os apetece) que os parece el resultado. En mi casa hablan de ponerme una estatua cada vez que las hago para comer.

Ingredientes
1 kilos de carrilleras de cerdo
1 puerro
1 cebolla
2 zanahorias
2 dientes de ajo
1/2 litro de caldo
1 vaso (250 cc.) de vino blanco
aceite de oliva
harina
sal y pimienta

Preparación

Lavar bien todas las verduras, pelar las zanahorias y la cebolla y limpiar el puerro. Pelar tambien los dientes de ajo. Picarlo todo muy bien y reservar.

Salpimentar las carrilleras. Enharinarlas.


En una olla grande (de la que tengamos tapa)  ponemos dos cucharadas de aceite a calentar y doramos las carrilleras bien por ambos lados. Cuando estén bien doraditas retiramos del fuego y reservamos.

En la misma olla realizamos un sofrito con las verduras y cuando ya están bien pochadas, añadimos las carrilleras y el vino, y dejamos reducir el vino a fuego medio, hasta que quede más o menos la mitad.

Cuando hayamos reducido el vino, agregamos el medio litro de caldo, y dejamos hervir a fuego lento durante 80 minutos aproximadamente, con la olla tapada (vigilar que el fuego no este muy fuerte y remover de vez en cuando).

Cuando hayan transcurrido aproximadamente una hora y cuarto, retirar del fuego, sacar las carrilleras y triturar el caldo y las verduras. Volver a poner a cocer las carrilleras con la salsa a fuego lento otros diez minutos. Y ya estarán listas para servir, supertiernas y con una salsa deliciosa.

Si las acompañas con unas patatas fritas, rematas la faena y ¡sales por la puerta grande!.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Croquetas de cocido

Os hablaba el otro día de como se puede reciclar el caldo de cocido en una rica sopa de fideos. Hoy vamos a ver (o a leer) como aprovechar los restos cárnicos del cocido para elaborar otra receta: las croquetas caseras más sabrosas de cuantas se pueden hacer. La mezcla tan variada de carnes (pollo o gallina, ternera, chorizo, jamón  y morcilla) le da a las croquetas hechas con restos de cocido un intenso sabor.
¿Vamos a ello?
Ingredientes
Restos cárnicos de un buen cocido madrileño: pollo, gallina, tocino, jamón, ternera, chorizo, morcilla...lo que te haya sobrado.
1 cebolla
4-6 cucharadas de harina
 1/2 a 3/4 de litro de leche a temperatura ambiente
aceite de oliva
2 o 3 huevos
pan rallado

Preparación

Preparamos la carne: retiramos todos los restos de grasa, pieles o huesos. Cuando ya hemos limpiado las distintas carnes, la picamos muy menudita.

Lavamos y picamos la cebolla muy menuda.

En una cacerola o sartén grande, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar, y cuando está caliente doramos la cebolla. Cuando la cebolla está doradita, añadimos el picadillo de carnes y rehogamos uno o dos minutos todo junto.

Hacemos un hueco en la sartén y cocinamos cuatro o cinco cucharadas de harina, y cuando ya está algo tostada mezclamos con la carne.

Añadimos medio litro de leche (si vemos que no cubre bien la carne podemos añadir un vaso de leche más). Y lo dejamos a fuego medio, removiendo frecuentemente para ligar la bechamel con carne y evitar que se nos pegue la masa al fondo, hasta que la masa coja consistencia y al intentar retirarla con una cuchara de madera no vuelva a su sitio.

Retiramos la masa del fuego y la ponemos en un recipiente rectángular (o circular, pero plano, para que cuaje toda la masa por igual) y lo dejamos enfriar, primero a temperatura ambiente y depsués en el frigorífico entre 3 y 5 horas como mínimo. La masa espesará y se solidificará.

Pasado ese tiempo es hora de enrollar las croquetas: Batimos 2 o 3 huevos y preparamos un recipiente con el huevo batido y otro con abundante pan rallado, además hemos de preveer una bandeja para ir colocando las croquetas ya hechas.

Con ayuda de una cuchara de postre, vamos separando porciones, las pasamos por el huevo batido y después por el pan rallado, dándoles forma de croqueta.

Una vez que las hemos enrolladoy empanado todas, podemos freirlas en una sartén con aceite abundante a temperatura media, las doramos dos o tres minutos por cada lado, y antes de servirlas las dejamos reposar en papel absorbente para que pierdan el exceso de grasa de la fritura.

Y ya están listas para servir: ideales como aperitivo, como entrante, como primer plato, para deleitar a los invitados o para una cena. ¡Tu eliges en que momento las prefieres disfrutar!


martes, 19 de diciembre de 2017

Sopa de fideos con caldo de cocido

Con este frío, lo que apetece es hacer un buen Cocido Madrileño, y comer de todo en abundancia, una buena sopa, y un buen plato de garbanzos calentitos. Y además, si te da por hacer un cocido, después tienes materia prima para cocinar minimamente el resto de la semana, un caldo con mucha sustancia, garbanzos, y carne de todo tipo quedará en tu nevera en reserva.

Pues no lo dejes mucho, que del cocido se aprovecha todo.
El plato de hoy se hace con solo dos ingredientes, el caldo del cocido y fídeos, y en un santiamén tienes un primer plato calentito. ¿Cómo? No pierdas detalle de lo que viene a continuación.
Ingredientes

Caldo sobrante del cocido
Fídeos tipo cabellín
Hierbabuena (libre elección)

Preparación

Si el cocido está recién hecho, solo has de coger el caldo, poner un par de cazos de caldo por ración en una cacerola y llevarlo a ebullición. Cuando rompa a hervir añade un puñadito de fideos por persona y deja que hierva todo junto cinco minutos.

Si el caldo está solidificado (porque lo tienes en la nevera y se ha gelatinizado), pon en una cacerola ocho cucharadas de gelatina por ración y una cucharada de agua, (en una proporción de 8 cucharadas de gelatina/1 cucharada de agua x ración) y llevalo a ebullción. Cuando rompa a hervir añade un puñadito de fideos por persona y deja que hierva todo junto cinco minutos.

Si quieres darle un toque especial añade junto a los fideos una o dos hojas de hierbabuena, y verás que aroma tan rico le aporta.

Y ya está ¡es bien sencillo aprovechar ese caldo! y obtendrás una sopa contundente y sabrosa.


sábado, 16 de diciembre de 2017

Pollo a la cerveza

Es extraño que haya tardado tanto en añadir esta receta, que todo hay que decirlo, es una de las más habituales en casa. ¿Y porqué? Por que la salsa es superfácil de hacer, la carne queda muy jugosa y no es demasiado complicada. Les encanta, y a mi me emociona que les guste tanto, algo tan sencillo.

Esta forma de cocinar el pollo es muy similar a como hacemos el conejo o el pavo, de hecho el proceso para la salsa es el mismo, pero cada una de las carnes le aporta su saborcillo único y especifico que hace que nos guste tanto.


 Ingredientes (para 3/4 personas)
750grs- 1kg de pollo troceado
harina
aceite de oliva
33 cl de cerveza rubia(1 lata)
1 cebolla
3 dientes de ajo
250 cl de caldo de carne/gallina/pollo
Sal
Pimienta

Preparación 

Salpimentar el pollo troceado. Enharinar.

Pelar la cebolla y picar en cuadraditos pequeños.

Pelar los dientes de ajo, quitarles el germen y filetearlos.

En una olla ancha, ponemos 2 cucharadas de aceite de oliva a calentar y doraremos por todos lados las presas de pollo enharinadas. Cuando estén doradas las reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla, y cuando ya la veamos blandita agregamos el ajo picado. Salteamos medio minuto e incorporamos el pollo. Agregamos la cerveza y dejamos hervir a fuego medio hasta que se haya consumido la mitad de la cerveza. Cuando esto haya ocurrido, agregamos el caldo y dejamos hervir a fuego lento hasta que la salsa se haya reducido y espesado (unos 20 o 30 minutos como mucho).

Y lo tendremos listo para servir. Si lo acompañas de unas patatas fritas ya lo bordas.




jueves, 14 de diciembre de 2017

Bocadillo de pavo empanado con lechuga y mayonesa

No se como andaréis en vuestras casas, pero en la mia, ya se empieza a notar el ajetreo navideño: preparativos, compras a horas intempestivas, vestuarios para festivales del cole y más compras... todo ello sumado a las rutinas diarias que no perdonan: cole, trabajo, casa, extraescolares...¡estamos a tope!
Por eso, de vez en cuando, (más a menudo quizás de lo necesario) recurro al socorrido bocadillo a la hora de la cena.

En casa, nos gustan mucho los bocadillos que llevan algún tipo de carne empanada, y entre ellos, con pechuga de pavo. Hoy  lo traigo en vídeo y por escrito, por si estais tan apurados como yo y necesitais una idea rápida y sencilla, pero también nutritiva y sabrosa.

Ingredientes

1 filete de pechuga de pavo por bocadillo
2 hojas de cogollo de lechuga (p.b.)
1 cucharadita de mayonesa (p.b)
1 porción de pan
1 huevo
pan rallado

Preparación 

Lavar las hojas de lechuga y secar muy bien.

Batir el huevo. Pasar los filetes de pechuga de pavo por el huevo batido y después por pan rallado. Freir en aceite abundante los filetes, hasta que esten bien dorados. Dejar reposar en papel absorbente para que pierda el exceso de aceite de la fritura.

Partir la ración de pan en dos mitades y untar la miga de una de ellas con mayonesa. Poner encima la lechuga, y sobre la lechuga el filete de pavo empanado. Cubrimos con la otra mitad y ya tenemos listo nuestro bocadillo.

¡Ale, a cenar!


martes, 12 de diciembre de 2017

Macedonia de mandarina


En casa, para que coman la fruta, no me queda más remedio que darla muy preparadita, porque si no les vence la pereza y tiran de yogur o postre de cuchara que da gusto. Así que no me queda más remedio que inventar mil argucias para que se consuman las raciones de frutas y verduras necesarias cada día.

Uno de mis trucos más socorridos es la macedonia, que me permite combinar las frutas de temporada de distintas formas y les gusta bastante, a los grandes y a los chicos. Esta versión en concreto es más dulce y más  suave, ya que en lugar de naranjas utilizamos solo mandarinas.


Ingredientes (de tres a seis raciones)
1 pera
1 manzana
1 plátano (o dos si son muy pequeños)
3 mandarinas
33 cl de un refresco gaseoso de naranja
2 cucharadas de azúcar

Preparación

En un bol, ponemos el refresco de naranja y disolvemos el azúcar.

Pelamos las mandarinas, eliminamos todas las pieles blancas, dividimos en gajos y partimos a la mitad. Las agregamos al bol junto con el refresco gaseoso.

Lavamos y pelamos la manzana y la pera en cuadrados. La agregamos al bol junto con la mandarina y el refresco.

Pelamos el plátano y lo cortamos en rodajas; lo incorporamos también al bol.

Dejamos un par de horas en la nevera para que la fruta se empape bien.

Y estará lista para servir (y asegurarse de que una ración de frutas y verduras de las cinco diarias, está cubierta).



sábado, 9 de diciembre de 2017

Ensalada de pimiento asado y tomate

El otro día os contaba que cuando me toca hacer de anfitriona, me gusta ofrecer en la mesa más de un tipo de ensalada, por aquello de que, para gustos colores; pero me gusta que además sean un poquito diferentes o más elaboradas que las que pongo todos los días, así que además de la ensalada de cogollos, suelo poner esta versión del asadillo de pimientos. La única complicación extra que tiene esta ensalada es el asado y preparación del pimiento. Por lo demás resulta muy sencilla y es muy adecuada para acompañar carnes asadas.

¿Prefieres la imagen a la palabra escrita? Aquí os dejo el vídeo:

Ingredientes
1 pimiento rojo
1 cebolla morada
1 o 2 tomates para ensalada (a mi me gustan los que son típo kumato)
2 o 3 dientes de ajo
aceite de oliva
sal

Preparación

Precalentar el horno a 180º.


Pelamos los dientes de ajo, les quitamos el germen, los partimos en láminas y lo dejamos macerar en dos o tres cucharadas de aceite de oliva.

Lavamos bien todos los vegetales.

Secamos el pimiento, lo engrasamos con aceite de oliva y lo metemos en un recipiente al horno. Cada cinco minutos iremos volteandolo para que se haga por igual. Cuando ya este tostadito por todas partes (unos veinte-veinticinco minutos) estará listo. Lo sacamos y los dejamos enfriar.

Cuando el pimiento esté frio, le quitamos la piel, el tallo y las semillas y lo partimos en tiras, y lo regamos con el aceite y el ajillo y lo reservamos.

Cuando vayamos a servir la ensalada, cortamos en rodajas el tomate, y pelamos y cortamos la cebolla en aros finos.

Colocamos todos los ingredientes en una ensaladera rectificando el punto de sal.

Y ya está lista para llevar a la mesa.


jueves, 7 de diciembre de 2017

Ensalada de cogollos de lechuga

Bien, este larguísimo puente de la constitución o de la inmaculada (según seamos más laicos o más religiosos) ya hemos tenido un preludio de los días que nos esperan: fiestas y celebraciones por todas partes.

Yo intento escaquearme cuanto puedo del gran honor de ser anfitriona de cualquier evento navideño (tengo una maravillosa suegra que se encarga de todo) pero a veces, sólo a veces, me toca ejercer y entonces hay que procurar no sólo hacer cosas ricas sino que también haya en la mesa platos sanos, que sean aptos para colesteroles, diabetes o hábitos saludables sin más.

Cuando esto ocurre (que no puedo eclipsarme del honor de ser anfitriona) me gusta que siempre haya en la mesa ensalada, si tengo pocos invitados, elijo entre esta que os traigo hoy y un asadillo de pimientos. Si hay muchos convidados, pongo las dos, y así cada uno toma de la que es de su gusto.

...Parrafada para explicaros como hacer una ensalada de cogollos, no me entretengo más, allá vamos:

Ingredientes

Cogollos de lechuga
Cebolla morada
Tomate kumato
Atún en aceite vegetal
Huevos
Aceite de oliva
sal
Vinagre de módena

Preparación

Lavamos muy bien todas las verduras, en especial los cogollos, separando las hojas para que el agua arrastre cualquier elemento no comestible.

Ponemos un cazo con agua a hervir y cocemos el huevo. Cuando esté cocido lo dejamos enfriar, quitamos la cáscara y partimos en gajos.

Partimos los cogollos y los tomates en gajos y reservamos. Después de lavar y pelar la cebolla convenientemente, la cortamos en rodajas muy finas.

Quitamos el aceite del atún en conserva y lo escurrimos lo mejor posible.

Cuando ya tenemos todos los ingredientes preparados, los disponemos en un plato o fuente formando una estrella o flor, alternando huevo y tomate con los gajos de cogollos, y disponiendo encima del centro de la flor, la cebolla y el atún.

Podemos aliñarla antes de servirla (con un poquito de sal, aceite de oliva y vinagre de módena) o, si lo vamos a servir en raciones individuales optar por no aliñar y que cada uno la ponga a su gusto.

Y lo dicho, viste un montón la mesa.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Bizcocho de mandarina y chocolate

Hace unos días, hablábamos del rico sabor del bizcocho de mandarina, y en casa no hemos querido esperar mucho a probarlo con un toque de fiesta, es decir con una cobertura de chocolate.

Como ya tocaba ir haciendo bizcocho para el desayuno, y aun tenemos unas mandarinas con denominación de origen murciana, pues nos hemos puesto manos a la obra.

El resultado es bastante apetecible ¿no crees?

Ingredientes
Para el bizcocho
1 vaso de zumo de mandarina (250 cl)
1 sobre de levadura
1 yogur natural
1 medida de aceite de oliva o girasol
2 medidas de azúcar
3 medidas de harina
3 huevos
1 nuez de mantequilla para engrasar el molde

Para la cobertura
150 grs de chocolate negro
1 nuez de mantequilla
1 dl de leche

Preparación
En un bol grande batimos los 3 huevos, añadimos el yogur, el zumo, la levadura, el aceite y el azúcar y mezclamos.

Agregamos  las tres medidas de harina tamizadas y batimos todo junto hasta tener una masa homogénea.

Ponemos el horno a calentar a 180º y engrasamos el molde con la mantequilla.

Repartimos la mezcla de forma equilibrada por el molde y metemos al horno durante 35 minutos.

Cuando el bizcocho ya está cocido, lo sacamos del horno, lo dejamos enfriar y desmoldamos.

Hacemos entonces la cobertura derritiendo al baño maría el chocolate, y mezclándolo (también la baño maría) con la leche y la mantequilla.

Cuando ya tenemos el chocolate derretido lo repartimos de forma uniforme sobre el bizcocho, lo dejamos enfriar en la nevera para que el chocolate se solidifique, y después ya podemos servirlo, en la merienda o en el desayuno, cada cuál a su gusto.



martes, 21 de noviembre de 2017

Patatas cocidas en microondas

Seguro que te ha pasado: te compras un microondas porque lo ves superpráctico y luego sólo lo usas para calentar la leche y para recalentar los platos que has cocinado en la vitro.

 Pero ¿en serio se puede cocinar con el microondas? La verdad es que yo soy bastante novata en ello (como en otras cosas) pero hace unos días al comentarle a una conocida que yo lo utilizaba para cocer las patatas de forma rápida me dijo "eso ya, es usar el microondas a nivel dios" me hizo tanta gracia que dije, hombre esto hay que compartirlo.


Seguro que te ha pasado, te apetece una ensaladilla rusa como no te ha apetecido nada en mucho tiempo, pero no tienes la hora que se necesita para cocer las patatas.

¡Pues aquí aparece esa bendición que es saber como cocer patatas con un microondas!
Aquí os dejo el truquillo:
Instrucciones
Necesitas
Papel Film
Patatas
Microondas

Lava las patatas y secalas concienzudamente.

Envuelve cada patata en papel film y cierra ambos extremos de los paquetitos.

Haz cuatro o cinco pinchazos alrededor de la patata con un palillo.

Mete la patata envuelta en papel film tres minutos a máxima potencia del microondas.

Cuando hayan pasado los tres minutos, la sacas y con cuidado de no quemarte retiras el papel film.

¡Ya tienes patata cocida para esa ensaladita o esa guarnición que hoy se te resistía!



sábado, 18 de noviembre de 2017

Judías verdes salteadas con jamón

Bueno, después de muchas semanas publicando unicamente recetas de bizcochos y dulces, hoy por fin, traemos algo salado. No es un plato de alta cocina ni mucho menos, es un básico de esos que todo estudiante universitario debería saber hacer, ya que además de nutritivo y rico te saca de un apuro en más de una ocasión. Un plato de judías verdes con jamón constituye un primer plato ideal, una cena ligera o una guarnición deliciosa.

Lo suyo es hacer esta receta con judías verdes naturales, pero claro, ¿quien tiene tiempo de andar limpiando judías? así que nos conformamos con hacerla con judías en conserva (yo prefiero las conservas en tarro de vidrio a las envasadas en latas o las congeladas) y resulta también muy apañado.

Venga, vamos allá:

Ingredientes para dos personas
400 grs de judías verdes en conserva
3 dientes de ajo
100 gramos de jamón serrano
aceite de oliva
sal

Preparación
Escurrimos las judías verdes del líquido de la conserva y las ponemos debajo del grifo para lavarlas y quitarle todo resto del líquido conservante.

Pelamos los ajos, les quitamos el germen y los troceamos en láminas.

Picamos el jamón en tiras anchas.

En una sartén ponemos 3 cucharadas de aceite de oliva a calentar. Cuando la temperatura del aceite empieza a elevarse, doramos el ajo picadito y el jamón, y a continuación las judías.

Salteamos a fuego medio todos los ingredientes unos diez minutos. Si te gusta que la verdura quede más cocida, saltealo durante cinco minutos más, o hasta que las judías alcancen el punto que a ti te gustan.

Rectificamos el punto de sal dos minutos antes de terminar el salteado.

Y listo para llevar a la mesa. No puede ser más rápido ni más sencillo.


jueves, 16 de noviembre de 2017

Salsa rosa rápida y mínima

Hoy más que una receta, os traigo un truquillo muy socorrido.

En casa somos muy salseros, nos gusta la mayonesa, el ketchup, la salsa rosa, vinagretas, salsa de yogur, ali-oli y todo lo que podáis imaginar. Pero nuestros paladares son muy distintos, por ejemplo, para una ensalada césar, yo prefiero salsa de yogur, mientras que los otros miembros de la familia prefieren salsa rosa o una vinagreta simple.

Y claro, cuando tienes que hacer muchas salsas, optas por las versiones más simples y socorridas (normalmente prefabricadas). Pero a la peque la salsa rosa "de bote" no le gusta, le gusta la de mamá, y la de mami tiene el problema de que lleva un chorrito de brandy, y claro, ni de broma se la dejo tomar.

Así que hemos eliminado todo lo superfluo y todo lo sofisticado, y hacemos la "salsa rosa mínima" que preparamos con otras dos salsas ya prefabricadas.
Mirad que sencillo:
Ingredientes
Salsa mayonesa
Salsa Ketchup

Preparación
En un bol mezclamos dos partes iguales de ketchup y mayonesa, hasta lograr una salsa homogénea de color rosa.
Y ya la podemos usar para lo que queramos, y además es apta para el consumo infantil (¡ojo! siempre que no se tengan alergias o intolerancias a alguno de los ingredientes de estas salsas que adquirimos ya preparadas).

martes, 14 de noviembre de 2017

Bizcocho de mandarina

No podía faltar esta semana un sabor nuevo para hacer un bizcocho casero, y como estamos en plena temporada ¿qué mejor que utilizar mandarinas para darle un sabor cítrico, pero al mismo tiempo suave?

Así que no lo he demorado más y esta semana en el desayuno tenemos bizcocho de mandarina. A ver si os gusta tanto como a nosotros.

Os dejo, como es habitual, la receta en vídeo, y después por escrito:
Ingredientes
1 vaso de 250 cl de zumo de mandarina (dependiendo del calibre de la mandarina, necesitarás 4, 5 o 6 mandarinas)
1 yogur natural (el vaso nos servirá como medida para otros ingredientes)
1 sobre de levadura
1 medida de aceite de girasol
2 medidas de azúcar
3 medidas de harina
3 huevos
1 nuez de mantequilla o margarina para engrasar el molde

Preparación

En un bol tamizamos la harina y la levadura, y les añadimos los huevos, el aceite, el azúcar y el zumo de mandarina. Lo batimos todo junto hasta obtener una masa homogénea.

Engrasamos el molde y ponemos a precalentar el horno a 180º.

Repartimos la mezcla por el molde e introducimos en el horno 30 o 35 minutos.

Cuando ya está bien cocido, lo sacamos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos.

Y a disfrutar de un rico bizcocho con un suave toque de mandarina.








sábado, 11 de noviembre de 2017

Plátano frito con miel

Hoy no vamos a hacer bizcochos ni guisos, hoy traemos un postre. La verdad es que está receta empezamos a hacerla tras haberla probado en un restaurante chino, y nos gustó mucho más cuando lo versionamos en casa.

Es un postre muy fácil de hacer, pero también es altamente calórico, ya que su base es el plátano rebozado, y como sabeis el plátano es una fruta rica en carbohidratos y proteína vegetal. Pero si no tienes problemas de dietas adelgazantes, lo disfrutarás seguro.

Aquí va la preparación en vídeo:

Y aquí os dejo en letra como se hace:

Ingredientes
1 plátano por persona
1 huevo
harina
miel
aceite de girasol o de oliva

Preparación
Pelamos los plátanos y los cortamos en cuatro cuartos.

Pasamos los cuartos de plátanos por harina.

Batimos el huevo y rebozamos los  trozos de plátano.

Ponemos aceite a calentar en una sartén y freimos las porciones de plátano hasta que estén bien doraditos por todas partes.

Una vez que los tenemos fritos, los dejamos sobre papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite.

Por último, colocamos en un plato y regamos con miel al gusto. Y ya están listos para degustar.

Es un postre que a mi personalmente, me gusta más comer en caliente, pero hay quien lo prefiere en frio, y las veces que lo he tomado frío también estaba muy bueno. ¡Tu decides!

jueves, 2 de noviembre de 2017

Bizcocho de plátano

Ultimamemente, como en casa  la bollería casera en general no me dura ni un asalto, lo que más hago  son bizcochos.

Llevaba tiempo queriendo probar el sabor del bizcocho de plátano sólo, ya que con chocolate se diluye mucho el aroma y sabor de la fruta, así que ni corta ni perezosa me puse manos a la obra. Y la verdad, el sabor es delicioso.

Aquí os dejo vídeo:



Y aquí va la receta:

Ingredientes
1 yogur natural (o sabor plátano)
1 sobre de levadura
1 medida (vaso de yogur) de aceite
2 plátanos maduros
2 medidas de azúcar
3 huevos
3 medidas de harina

Preparación
Quitamos la piel a los plátanos y los trituramos.
En un bol mezclamos los ingredientes: el yogur, la levadura, los plátanos triturados, los huevos, el aceite, el azúcar y la harina,  hasta obtener una masa homogénea.

Engrasamos con una nuez de mantequilla el molde y ponermos el horno a precalentar a 180º.

Cuando tengamos el molde preparado, se vierte la mezcla con cuidado para dejarla bien repartida y se mete el molde al horno durante 30-35 minutos.

Comprobamos la cocción del bizcocho con la prueba del palillo (introducimos un palillo en la masa, y si este sale sin restos húmedos es que el bizcocho está listo). En caso de que penseis que aún no ha teminado de cuajar, se deja entre 5 y diez minutos más.

Cuando está listo lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar. Lo desmoldamos y ya lo tenemos listo para acompañar desayunos y meriendas.

martes, 24 de octubre de 2017

Magdalenas de chocolate

Lo dicho, empezamos esta temporada con ganas de de hacer bollería casera, que así nos aseguramos que el aceite  de palma está eliminado, y para que excusas donde esté una magdalena casera, que se quiten todas las bollerías industriales. En este caso y para darles un sabor diferente las hemos hecho con sabor chocolate, de forma que sean irresistibles para pequeños y mayores.

Aquí tenéis ya disponible el vídeo:


Y a continuación la receta en negro sobre blanco.

Ingredientes
3 huevos
ralladura de piel de naranja
1 sobre de levadura
1/4 l. leche
1/4 l. aceite girasol
300 grs de harina
75 grs de cacao en polvo
200 grs de azúcar
moldes de papel
molde de metal


Preparación
En un bol mezclamos todos los ingredientes, tamizando cacao, levadura y harina. Una vez que tenemos una mezcla homogénea, la dejamos reposar entre 10 y 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180º y colocamos moldes de papel dentro del molde metálico.

Llenamos los moldes 2/3 de su capacidad y horneamos durante 20-25 minutos. Pasado este tiempo sacamos las magdalenas y las dejamos enfriar, y seguimos horneando (colocando  moldes de papel y rellenando hasta acabar con la masa) hasta finalizar.

Como resultado de estos ingredientes obtendremos una media de 30 magdalenas. ¡A disfrutar de sanos desayunos!


sábado, 21 de octubre de 2017

Bizcocho de naranja y cobertura de chocolate

¡Hola! Después de cuatro largos meses sin poder subir recetas nuevas (vamos a decir que lo han impedido ciertos problemas técnicos) por fin puedo publicar de nuevo. Y lo hacemos con uno de nuestros clásicos ¡nueva versión del bizcocho de yogur! Os advierto de antemano que la combinación de sabores en este bizcocho es explosiva, tanto que ya me piden que repita y les haga otro en casa.

Tras este largo tiempo sin dar noticias no me voy a poner pesada ¡vamos directamente con la receta!
Aquí al vídeo, por si eres de los que prefieren el audiovisual:
Y aquí va la receta, con las equivalencias en gramos y centilitros para cada ingrediente.

Ingredientes
Para el bizcocho
1 yogur natural, de sabor limón o macedonia (125 cl de yogur) -recordad, vaso de yogur como medida para el resto de los ingredientes
1 naranja
1 sobre de levadura (10-15 grs)
1 medida  de aceite (125 cl de aceite)
2 medidas de azúcar (200 grs de azúcar aprox.)
3 medidas de harina (225 grs de harina en total, 1 medida equivale a unos 75 grs)
mantequilla (para engrasar el molde, una cucharada serámás que suficiente)

Para la cobertura
200 grs de chocolate negro
1 dl de leche
1 nuez de mantequilla

Como complemento
Perlas de caramelo, fideos de chocolate, corazones de azúcar...cada uno a su gusto.

Preparación
Bizcocho
Rallamos la piel de la naranja y reservamos. Exprimimos la naranja y reservamos su zumo.

En un bol mezclamos los huevos, la levadura tamizada, el yogur, el zumo, la ralladura de naranja y la harina también tamizada, hasta que tengamos una pasta homogénea.

Ponemos el horno a calentar a 180º. Mientras, embadurnamos el molde con mantequilla (podemos usar también una hoja de papel de hornear para que sea más fácil desmoldarlo).

Repartimos la mezcla por el molde, y metemos en el horno durante 30 min. aprox. Probamos con una varilla de madera y comprobamos que está bien hecho.

Dejamos enfriar y desmoldamos.

Cobertura de chocolate

Poonemos un recipiente al baño maría y derretimos en el el chocolate, mezclandolo con la mantequilla y la leche. Cuando ya tenemos una mezcla líquida, lo repartimos con ayuda de una espátula por toda la superficie del bizcocho.

Podemos adornar con unos fideos de colores o unos corazoncitos de azúcar.

Dejamos enfriar en la nevera un par de horas, hasta que la capa de chocolate se solidifique, y ya lo tenemos listo para servir.

Y ya tenemos un complemento buenísimo para desayunos y meriendas. 





sábado, 1 de julio de 2017

Bombones Dos chocolates

La verdad es que el veranito no es la mejor época para hacer esta receta, porque el chocolate no aguanta nada bien las altas temperaturas a las que nos enfrentamos, pero también es una buena excusa para dar cuenta de estos bombones caseros que os traemos hoy, por cortesía de la minichef de la casa.

Y como además de verano hay vacaciones, pues apetece invertir estos ratitos de tiempo en dar rienda suelta a los caprichos gastronómicos de la peque, a la que además, cada vez se le da mejor esto de explicar las recetitas que le gusta preparar.

Os dejo el vídeo y juzgar vosotros mismos.
Ingredientes:
125 grs de chocolate blanco
125 grs de chocolate negro
1 molde para bombones

Preparación:
Derretir el chocolate blanco al baño maría, y cuando esté muy líquido repartir en los huecos del bolde para bombones. Llenar hasta la mitad de cada hueco aproximádamente.

Derretir el chocolate negro al baño maría, y cuando esté bien líquido completar los huecos de los moldes.

Retirar con ayuda de una espátula el chocolate sobrante.

Meter en la nevera en una superficie plana el molde para bombones con el chocolate y dejar enfriar al menos 4 horas.

Pasado el tiempo, desmoldar y... ¡degustar!

sábado, 24 de junio de 2017

Polos tricolor de yogur

Por fin encontramos tiempo para traeros una receta, y va a resultar  bien fresquita.

He de decir que el invento es idea de principio a fin de la minichef, y el resultado fue espectacular. ¿Y que puede ser en verano? Pues claro, unos politos refrescantes para el calor.

Estamos haciendo experimentos de que cosas quedan bien convertidas en polo directamente. Adquirimos un molde para helados y por supuesto hay que darle uso. Y más con este calor, que casi no apetece nada que no lleve hielo.

Pues bien, minichef, que está en todas, decidió que grabásemos esta receta y ya la tenemos aquí, lista para compartir y disfrutar todos juntos.

Aquí os dejo la videoreceta:
Y a continuación la receta por escrito:

Ingredientes (para cuatro polos)
3 yogures de sabores, por ejemplo plátano, macedonia y fresa (elegid vuestros sabores de yogur favoritos)
3 tubos de colorante alimentario para repostería de vuestros colores favoritos (en nuestro caso, rojo, azul y amarillo)
Molde para hacer polos

Preparación
En un bol mezclamos el yogur de fresa con el colorante rojo. Y repartimos un poco en cada uno de los huecos del molde.

En otro bol mezclamos el yogur de plátano con el colorante amarillo, Y repetimos la operación.

Y por último mezclamos el yogur de macedonia con el colorante azul y terminamos de rellenar los moldes.

Ponemos la tapa/palo y metemos en el congelador un mínimo de seis horas.

Y ya tenemos listos unos riquísimos polos caseros de yogur, sanos y divertidos.



 

martes, 13 de junio de 2017

Hoy usamos aplicaciones de comida a domicilio



Hoy no traigo receta, pero al menos intento traer una solución (de todas las posibles) a la pregunta ¿Qué hago hoy para comer?. La verdad es que llevo unas semanas de infarto con el final de curso, entre excursiones, cumpleaños adelantados, festivales, torneos, exhibiciones, graduaciones, meriendas campestres y días de la familia, este mes es un no parar…en casa.

Y mira que me gusta cocinar pero nada, que este mes no hay manera de salir del bocadillo rápido. Así que no queda más remedio: hacer uso de la tan socorrida comida a domicilio, o acercarnos a algún restaurante de la zona, (o sucumbir al pan con lo que sea y patentar una nueva dieta del bocadillo) al fin y al cabo cuando acabe el mes, podré dedicarme tranquilamente a recuperar menús y recetas para guardar en el blog.

La cuestión fundamental a resolver viene siendo la económica, porque seamos sinceros, comer todos los días de restaurante resulta un pelín caro incluso para los bolsillos más desahogados, y más si vamos toda la familia casi a diario. La comida a domicilio suele ser algo más asequible, abundante y tiene la ventaja de ofrecer más variedad.

Por lo tanto, que no cunda el pánico, para grandes males siempre existen grandes remedios, y es que ahora, con las miles de aplicaciones que tenemos para el teléfono, podemos ahorrarnos viajes y hacer uso de algunos descuentos, además de conseguir la comida que más se ajusta a nuestro gusto y presupuesto.

Hace no muchos años, aún acumulábamos las publicidades en papel que ofrecían los distintos puestos hosteleros cercanos que te ofertaban llevarte la comida preparada a casa, ahora, utilizamos apps con el móvil para conseguir que nos traigan la cómida, y en este aspecto es toda una ventaja, porque nos hemos liberado de la acumulación innecesaria de papel.

De todas estas empresas que nos facilitan la llegada de la comida a la mesa sin apenas más que un par de movimientos con los dedos, siempre procuro buscar las que tienen webs que ofrezcan listados de cupones, así, muchas veces, podemos obtener una rebaja considerable por diferentes motivos; podemos llegar a obtener entre un 5 y un 20 por ciento de descuento en nuestro pedido.

Sin duda la aplicación pionera en este sentido es Just eat; una de las ventajas que más me convencen de esta app es la rapidez con la que localizamos todos los restaurantes que ofrecen comida a domicilio cerca de donde estás. 

Lo que más me gusta es la variedad, que puedas elegir no sólo la típica pizza o hamburguesa, sino que puedes optar a recetas de restaurante tradicionales y de una oferta que generalmente desconocemos a pesar de lo cerquita que tenemos estos restaurantes.

Así que ya veis, hoy no os puedo decir que vamos a comer, porque dependerá de lo que encontremos en nuestra aplicación, pero no os preocupéis, estamos preparando nuevas y fresquitas recetas para este verano prematuro y podréis verlas en breve.

Y mientras para abrir boca, si te apetece probar la aplicación de Just eat, puedes conseguir 5 euros de descuento en este link.

Seguimos con el estrés de junio y ya os iré contando.

jueves, 1 de junio de 2017

Chuletas de cerdo con salsa española y puré de patatas casero.

Hoy vamos a ver como podemos preparar  un plato delicioso con alguna de las preparaciones de las que ya hemos dejado la receta por aquí, en concreto como podemos combinar la salsa española y el puré de patata casero. Como ya dije en su momento, la salsa española le va bien a las carnes a la brasa, a la parrilla, plancha y asadas, y especialmente le viene bien a la carne de cerdo, o al menos así me lo parece. Si además acompañamos con puré de patata hecho en casita, pues el resultado es un plato muy resultón.

Aquí el vídeo:

Y ahora las distintas preparaciones.

Ingredientes

Una o dos chuletas de cerdo por cada comensal.
Dos dientes de ajo.
Perejil picado

Para el puré de patata:
3 patatas
1 cucharadita de matequilla
aceite
agua
sal

Para la salsa española:
3 Zanahorias
 1 cebolla
laurel
1 cucharada de harina
1 vasito de vino blanco
3/4 litro de caldo de carne
perejil picado
dos dientes de ajo
aceite de oliva.

Preparación

Empezamos preparando la salsa española:
Pelar y lavar las zanahorias, y cortar en rodajas. Hacemos lo mismo con la cebolla. Las reservamos. También dejamos pelados los dientes de ajo y les quitamos el germen.

En una sartén o cacerola calentamos un  par de cucharadas de aceite de oliva, y cuando esté caliente doramos la cebolla, añadiendo la zanahoria cuando haya tomado color. Rehogar todo junto unos cinco minutos. Añadir  los dientes de ajo, el perejil, el laurel y la harina, y cocinar todo junto un par de minutos.

Incorporamos el vaso de vino blanco y dejamos reducir completamente el alcohol, y agregamos el caldo de carne que teniamos reservado. Dejamos hervir unos 30 minutos a fuego medio.

Cuando ya ha pasado el tiempo de cocción retiramos del fuego, eliminamos las hojas de laurel y los dientes de ajo, y la trituramos. Reservamos la salsa procurando mantenerla caliente.


Seguimos con el puré de patata.
Pelamos, lavamos y triscamos las patatas. las ponemos en una olla con agua y sal hasta que hiervan y estén bien blanditas. Después retiramos del fuego, y trituramos la patata con una cucharadita de mantequilla y sal al gusto.


Por último preparamos la carne. Pelamos y picamos los dientes de ajo y hacemos un majado con el ajo y el perejil picado. Untamos las chuletas con este preparado y freímos (o  hacemos en una parrilla o plancha) en aceite de oliva, hasta que estén doradas por ambos lados.


Cuando ya lo tenemos todo preparado servimos en el plato las chuletas, con el puré de patata, y salsa española. Y ya tenemos un plato delicioso  para comer.





martes, 30 de mayo de 2017

Bizcocho de plátano, chocolate y yogur.

¡Lo que nos gusta en casa probar un sabor nuevo del bizcocho de yogur! Y a este, ya le teniamos el ojo echado desde hace meses y había  ganas de probar a ver como quedaba, que de aspecto, la verdad, no conseguimos que nos salga muy bien pero de sabor...¡que sabor!.

Llevamos tiempo viendo por las redes que una buena forma de aprovechar los plátanos maduros es usándolos para hacer bizcocho; en casa, el bizcocho por excelencia es el bizcocho de yogur, y además  somos adictos al chocolate, y antes que probar solo de plátano, por si nos resultaba demasiado afrutado,  quise probarlo con mezcla, dos sabores que sabemos que combinan maravillosamente entre ellos y la verdad, estoy muy satisfecha con el sabor.

El resultado, visualmente, no quedó muy allá (es mejorable). Pero os animo a probarlo; eso si, este bizcocho es de los que requiere hacer ejercicio y del fuerte, para poder quemarlo. Nocompatible con dietas bajas en azúcares, proteínas o hidratos de carbono.

La videoreceta por aquí:


Ingredientes
1 yogur natural o sabor plátano (guardar el vaso para utilizarlo como medidor)
1 sobre de levadura
1 medida de aceite (oliva o girasol preferiblemente)
2 plátanos
2 medidas de azúcar
3 huevos
3 medidas de harina
75 grs de chocolate negro
1 nuez de mantequilla
1 dl de leche

Preparación
Hacemos la masa base del bizcocho, batiendo juntos los siguientes ingredientes: yogur, levadura, 1 medida de aceite, 2 medidas de azúcar, 3 medidas de harina y 3 huevos.

Separamos la masa en dos mitades de igual cantidad.

Pelamos los plátanos y los trituramos y lo añadimos a una de las partes de masa reservada y mezclamos bien.Volvemos a reservar hasta poder montar el bizcocho.

Derretimos el chocolate con la nuez de mantequilla y el la leche, y lo añadimos a la otra parte de masa reservada.

Engrasamos con un poquito de mantequilla el molde, y echamos primero la masa con chocolate y después la masa de plátano.

Precalentamos el horno unos 180º y metemos en el horno entre 30 y 35 minutos (algunas veces necesitará unos minutos más). Comprobamos con la prueba del palillo si el bizcocho está hecho, si no lo dejamos cinco minutos más, hasta que se cuaje bien por dentro.

Y una vez esté listo, retiramos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos.

Y a disfrutar de una merienda con un intenso sabor a plátano y a chocolate.

martes, 23 de mayo de 2017

Escalopines al cabrales

Supongo que ya se habrá notado que soy fan absoluta de la cocina asturiana (bueno, y de la cocina regional española, en general).

La gastronomía asturiana tiene muchas peculiaridades, entre ellas una surtida variedad de quesos de todo tipo, desde el famosísimo cabrales, hasta el más desconocido -pero que es mi absoluta debilidad- Afuega'l pitu, un queso picante de color rosado que combina exquisitamente con el dulce de manzana, todo ello, entre una variedad de más de 60 tipos distintos de quesos.

Pero el cabrales, por su parecido con el queso azul  y de roquefort, se ha convertido en el representante de los quesos asturianos a nivel internacional y el toque perfecto para muchos de los platos que ofrecen habitualmente los restaurantes. Uno de estos manjares en los que interviene, de forma decisiva el queso de cabrales, porque le da toda la personalidad al plato, es la receta que os traigo hoy.

Ingredientes
Filete de ternera cortado en escalopines (por persona)
huevo
harina
50 grs de mantequilla
200 ml de nata
75 grs de queso de cabrales o crema de cabrales (En el caso de usar crema de cabrales, hay que procurar elegir una que tenga un alto porcentaje de queso y poco porcentaje de nata, la que yo utilizo tiene una proporción de 99% cabrales -1% nata).
aceite de oliva
sal


Preparación
Preparamos los escalopines espolvoreando un poco de sal. Los enharinamos suavemente.
Batimos el huevo y rebozamos en el los escalopines enharinados.

En una sartén grande ponemos aceite a calentar y cuando esté caliente doramos los escalopines a fuego medio por ambos lados.

En otra sartén o cazo, derretimos la mantequilla con el queso de cabrales, cuando ya está derretido añadimos la nata, Dejamos cocer lentamente hasta que la crema espese, removiendo de vez en cuando para que ligue bien.

Cuando tenemos los escalopines dorados y la crema de cabrales preparada, disponemos en el plato y a disfrutar.

Consejo
El queso de Cabrales, tiene un sabor muy potente, por lo que conviene no regar los escalopines con la crema, para que cada comensal elija la cantidad de sabor que quiere añadirle al escalopín.

sábado, 20 de mayo de 2017

Puré de patata casero

Nos acostumbramos a utilizar productos preparados como el puré de patata de sobre, hasta el punto que nos olvidamos del auténtico sabor de algunas cosas. La primera vez que me dió por poner el puré de patata casero en casa las caras lo reflejaban todo, de antemano creían que no les iba a gustar.

Pero rara vez las recetas caseras, tan sencillas y fáciles como esta, están condenadas. No sólo les gustó sino que, ahora, me resulta imposible convencerles de que no tengo tiempo para hacerlo. Probadlo, y si os gusta, ya me lo haréis saber por alguno de los infinitos canales de la red.

Lo mejor de esta receta sin duda es lo económica que es, tan sólo necesitamos tres ingredientes básicos para que esté de rechupete.
Allá van la videoreceta y la preparación por escrito.


Ingredientes 
Tres o cuatro patatas
aceite
1 nuez de mantequilla
sal
agua

Preparación
Lavamos, pelamos y volvemos a lavar las patatas. Si queremos acelerar el proceso, las cortamos en trozos grandes.

En una cacerola ponemos agua a calentar, añadimos las patatas, una pizca de sal y un poquito de aceite de oliva.

Cuando la patata ya está bien cocida, retiramos del fuego, trituramos con un poco de su propia agua, una nuez de mantequilla y ya lo tenemos listo para servir.

Fácil, económico, sencillo, rápido y más bueno que el de sobre.



jueves, 18 de mayo de 2017

Salsa española

Son muchas las ocasiones en las que las prisas nos impiden preparar un menú diario para la familia con un plato que requiera mucha elaboración, por ello es conveniente el día que tienes un poquito más de tiempo ir adelantando alguna elaboración que luego sirva para acompañar y enriquecer por ejemplo, un triste filete. Es por eso que hoy os traigo la receta de la llamada salsa española.

En realidad esta receta es una interpretación de la que seguía mi madre, a partir de la receta que tenía en un libro de tapas rojas (y ni una sola ilustración) en el que cada receta ocupaba poco más de un párrafo. Con esta salsa, acompañabamos chuletas y filetes de todo tipo.

Como en casa tengo una minichef muy salsera, pues conviene tener alguna de estas delicias siempre preparadas, yo suelo preparar 3/4 de litro y tengo para varias ocasiones. Una vez hecha se puede congelar en raciones y utilizarla cuando convenga.

Os dejo video y receta por escrito.

Ingredientes
1 cebolla
3 o 4 zanahorias
laurel
750 cl de caldo  de carne
dos dientes de ajo
1 cucharada sopera de harina
perejil picado
1 vaso de vino blanco
aceite de oliva


Preparación
Pelamos y lavamos las zanahorias, y las cortamos en rodajas. Hacemos lo mismo con la cebolla. Las reservamos. También dejamos pelados los dientes de ajo y les quitamos el germen.

En una sartén honda o cacerola, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar. Cuando el aceite ya está caliente, doramos la cebolla y añadimos la zanahoria cuando ya haya tomado color. Lo rehogamos todo junto unos cinco minutos. Añadimos los dientes de ajo, el perejil, el laurel y la harina, y cocinamos todo junto un par de minutos.

Incorporamos el vaso de vino blanco y dejamos reducir completamente el alcohol, y agregamos el caldo de carne que teniamos reservado. Dejamos hervir unos 30 minutos a fuego medio.

Cuando ya ha pasado el tiempo de cocción retiramos del fuego, eliminamos las hojas de laurel y los dientes de ajo, y la trituramos.

Y ya tenemos lista la salsa española. Preparada para acompañar nuestras carnes favoritas.