miércoles, 23 de julio de 2014

Alitas de pollo fritas con salsa de ajillo y vino

Las alitas de pollo fritas eran un clásico en mis veranos infantiles. Recuerdo cenar en terrazas de bares al fresquito de la noche enorme bandejas de alitas fritas. También en casa nos las ponían y siempre me encantaron.

Como se supone que tienen mucho colesterol del malo en la piel, (lo dicho, se supone, exactamente no se cuanto colesterol aportan) pues no las pongo mucho, pero de vez en cuando se nos cuela este pecado venial en casa.


Ingredientes

4 o cinco alitas enteras por persona
2 o 3 ajos
1/2 vaso de vino blanco
perejil picado
aceite abundante

Preparación

Freímos las alitas en una sartén con abundante aceite y caliente. Ojo, es habitual que el aceite salte un poco así que no está de más extremar las precauciones.

Partímos el ajo en filetitos y cuando tenemos casi todas las alitas fritas (lo normal es que no entre más de cuatro en la sartén así que tendremos que hacer un par de rondas) empezamos a preparar la salsa.

En una sartén pequeña ponemos a dorar los ajos, y cuando empiezan a coger color añadimos el perejil y el vino blanco con mucho cuidado de no quemarnos con el chisporroteo (se puede hacer a fuego lento y así no salta tanto). Dejamos reducir el vino hasta 1/3 parte.

En una fuente o plato colocamos las alitas, les espolvoreamos un poco de sal y regamos con la salsa (procurando que todas se mojen por igual). Podemos acompañar la fuente con unos gajos de limón por si alguien quiere ponerle el toque ácido, y listas para disfrutar.

miércoles, 16 de julio de 2014

Bizcocho de yogur y dos chocolates

Intentar mejorar la receta del bizcocho de yogur es bastante complicado. Algo tan sencillo y tan rico no se puede mejorar, así que yo, como ejercicio en la cocina, me dedico a hacer variantes sobre la misma receta.

Unas variantes están mejor, y terminan en las páginas de este blog, y otras se quedan archivadas en la memoria en busca de una mejor combinación y resultado. En este caso, el experimento resultó delicioso, así que lo comparto aquí por si alguien quiere servir una versión distinta del bizcocho de yogur.

Vídeo va:

Ingredientes

1 vaso de yogur natural
1 tableta de chocolate negro o chocolate con leche (75 grs)
1 tableta de chocolate blanco (75 grs)
1 sobre de levadura
1 medida de aceite
2 medidas de azúcar
3 medidas de harina
3 huevos

Preparación
Batimos todos los ingredientes a excepción de las tabletas de chocolate. Cuando tengamos realizada la masa madre, la dividimos en en dos partes iguales en distintos recipientes, incorporando en cada unos de ellos una de las tabletas de chocolate previamente fundidas (yo fundo el chocolate al baño maría, que en el microondas no suele quedarme bien) y batimos cada mezcla por separado.

Untamos abundante mantequilla en el molde para bizcochos y ponemos primero la capa de chocolate oscuro y acontinuación la capa de chocolate blanco. Lo metemos en el horno a 180º durante unos 45 minutos.

Hacemos la prueba del palillo y cuando el interior esté cocido, lo sacamos, lo dejamos reposar, lo desmoldamos y lo servimos una vez que se haya enfriado. Un bizcocho casero con un toque especial para golosos.

miércoles, 9 de julio de 2014

Merluza a la romana

Probablemente es una de las formas más sencillas de preparar la merluza. Y de las más típicas. En casa hay divisiónde opiniones con el pescado en general, pero lo cierto es que con unas rodajitas de merluza a la romana acierto siempre. Se preparan en un santiamén y acompañadas de una ensaladita siempre son una cena ideal o un segundo plato muy saludable.

¿Qué cómo se hace? Pues aquí os dejo el vídeo, y más abajo teneis descrito completo el proceso para realizarlo.


Ingredientes

2 o 3 rodajas de merluza
1 huevo
sal
harina
aceite

Preparación

Secamos bien las rodajas con papel absorbente, y las enharinamos. Batimos el huevo y rebozamos las rodajas.

Ponemos aceite a calentar y freimos las rodajas en el aceite hasta que estén bien doraditas por ambos lados. Y ya están, listas para comer y disfrutar.

Fácil ¿eh?

Puedes acompañarlas con una ensalada, con un poco de mayonesa y con un trocito de limón, para que cada uno la tome como más le guste.


miércoles, 2 de julio de 2014

Tallarines con carne y verduras

Los platos de pasta tienen la ventaja de que suelen ser muy rápidos de preparar. En este caso, además de ser una receta muy fácil y rápida contamos con la ventaja añadida de que es muy completo, pasta, proteína y verdura. Si le sumas un pieza de fruta y un poco de pan tendrás una perfecta comida.

Los tallarines con verdura y carne son un plato muy versatil, ya que igual da que los tomes como plato único, como primero o como segundo. Para mi, este plato, por el equilibrio de ingredientes, es un buen plato único, pero hay a quien su estómago no le perdonaría que hiciese una comida compuesta de un solo plato de pasta, así que en el gusto y voluntad de cada cual queda el complementarlos de una forma u otra.

Yo os dejo aquí el vídeo:


Y aquí la receta:

Ingredientes (para 2/3 personas)

1 filete de pechuga de pollo
1 o 2 filetes de redondo de ternera
1 zanahoria
1 cebolla
1 calabacín
1/2 vaso de caldo o una pastilla de caldo
salsa de soja
200-300 gramos de tallarines
aceite de oliva

Preparación

En una olla ponemos abundante agua a calentar, añadimos una gota de aceite de oliva y una pastilla de caldo y cuando rompa a hervir ponemos tantas raciones de tallarines como personas vayan a comer (100 grs por persona es una buena ración). La pasta estará cocida y en su punto en unos 9 minutos.

Pelamos, lavamos y cortamos las verduras, la cebolla en rodajas muy finas y la zanahoria y el calabacín en tiras no muy gruesas, pero tampoco tan finas que pueda parecer que las hemos rallado.

Partimos la carne en tiras de un dedo de ancho aproximadamente.

En una sartén ponemos aceite a calentar y doramos la carne. Cuando esté bien doradita la sacamos, la reservamos y en la misma sartén ponemos la cebolla a dorar. na vez dorada la cebollaañadimos la zanahoria, la dejamos un par de minutos y añadimos el calabacín, haciendo un sofrito con las verduras. Por último añadimos la carne y lo dejamos rehogar todo junto  durante unos minutos.

Cuando la pasta esté cocida la escurriremos y lavaremos con agua fría para que quede bien suelta, ponemos otra vez a calentar las verduras y la carne y añadimos la pasta. Regamos todo con un par de cucharadas de soja, y lo dejamos calentar todo junto, removiendo con frecuencia entre cinco y diez minutos. No dejes que se pegue.

Y ya está, listos unos tallarines con carne y verdura.

miércoles, 25 de junio de 2014

Batido de plátano y chocolate

Con el verano apetecen cosas frías, sobre todo para merendar. En casa no nos apetecen ni tés, ni cafés ni ninguna bebida caliente, así que nos da por los zumos, horchatas, refrescos y batidos en todas sus variantes.
De vez en cuando...¡hasta nos preparamos un batido casero!


Para preparar este batido de plátano y chocolate apenas necesitas 4 ingredientes, una batidora de mano o de vaso (cada uno según sus posibilidades y gustos), un poquito de tiempo y mucho amor.

No me enrollo más, aquí tenéis la receta.

(Y el vídeo)


Ingredientes (para 3 batidos)

2 plátanos, preferiblemente frios de la nevera
1 vaso de leche desnatada fría
1 cucharada de azúcar
2 o 3 cucharadas de cacao soluble

Preparación

Pelamos el plátano, le quitamos las hebras y lo troceamos, echándolo en el recipiente en el que vayamos a batirlo. Añadimos el azúcar, la leche y el cacao. Batimos todos los ingredientes con la batidora, hasta que el plátano se haya fundido completamente y no queden grumos. Repartimos en vasos, ponemos una caña y a disfrutar.

Apunte
Este batido tiene muchas proteínas y azúcares, así que utilizo leche desnatada para rebajarlo un poquito, pero podría hacerse con cualquier tipo de leche.
Es aconsejable tomarlo justo después de hacerlo, y de ahí que los ingredientes ya tengan que estar fríos.

domingo, 15 de junio de 2014

Pollo estofado con verduras

Soy de plato único.

Cuando salgo a comer a restaurantes a veces me parece excesivo lo de comer un primer plato y un segundo - y ya si es en Asturias con esos menús de tres platos más postre acabo fartuca-.

Así que procuro que las cosas que preparo, suelan tener todos los grupos de alimentos principales. El hidrato de carbono lo tienes asegurado con el pan, de postre, fruta, así que ya sólo falta la proteína y la verdura.

El plato de hoy se puede acompañar también con unas patatas fritas o con un poco de arroz como guarnición y ya lo tenemos redondo.

Tenemos vídeo:
Y aquí va la receta:

Ingredientes
3/4 k de pollo troceado (con o sin piel, eso a tu gusto)
1 calabacín
1 zanahoria
1 cebolla
2 tomates
1 ajo
aceite de oliva
harina
1 vaso de caldo
1 vaso de vino blanco
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de pimiento
pimienta

Preparación 

Enharinamos  y salpimentamos el pollo. En una olla ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar, y doramos el pollo a fuego medio.

Mientras se está dorando, preparamos las verduras. Lavamos y pelamos el calabacín y la zanahoría y los cortamos en cubitos. Pelamos y lavamos la cebolla y la picamos finita. Lavamos los tomates y los rallamos. Picamos bien el ajo.

Cuando el pollo está bien doradito, lo sacamos y en el mismo aceite hacemos un sofrito con la cebolla, y el ajo. Incorporamos el pollo a este sofrito, mezclamos bien y añadimos la zanahoria. Lo rehogamos todo bien unos cinco minutos e incorporamos el vaso de vino. Dejamos reducir a la mitad y añadimos el orégano, el tomillo y  el vaso de caldo.

Tapamos la olla y lo dejamos hacer chup chup durante veinte minutos o hasta que el caldo se espese. Lo servimos y a comer.

Rápido, fácil, sano y nutritivo ¿qué más se puede pedir?









domingo, 8 de junio de 2014

Tortilla Española (Tortilla de patata con cebolla)

Si hay algo típico, tradicional y característico de la cocina española, eso es la tortilla de patata. La hacemos en todas las comunidades autónomas, en todas las regiones, en todas las ciudades y en todos los pueblos. La hacemos con verduras, con jamón, rellenas y cubiertas, con cebolla y sin cebolla...¡y en todas sus variantes es un manjar absoluto!

Eso si, que sea una receta tradicional y con unos ingredientes tan básicos y sencillos no significa en absoluto que sea un plato fácil de cocinar. Decía mi padre, que para aprender a freir huevos fritos, había que freir huevos mil veces, y que al mil diez, o mil veinte, ya te salían bien.

Pues con la tortilla de patata pasa tres cuartos de lo mismo. Es un plato que requiere mucha práctica para que quede doradita por fuera y en su punto por dentro (ni demasiado cuajada ni demasiado cruda). A mi, después de tantos años cocinándola, aun hay veces que no me queda en su punto. El que es un maestro es mi suegro. Como me digan que van a hacer tortilla allí que me planto con cara de nuera buena.

La receta que traigo yo hoy es la básica, la tortilla de patata con cebolla de toda la vida. Y al que no le guste con cebolla que no se la eche.

Ingredientes

4 o 5 patatas
1 cebolla
4 huevos
aceite de oliva
2 pellizcos de sal

Preparación

Lavamos y pelamos las patatas y las cortamos en rodajas muy finas (yo suelo usar un rallador de esos que te hacen láminas como para hacer patatas chip). Pelamos también una cebolla y la picamos también en rodajas muy finas.

En una sartén pondremos abundante aceite a calentar y añadimos, primero la cebolla y cuando esté bien doradita, añadimos la patata. Ojo, es importante echar primero la cebolla, si no se cocerá y el resultado no será igual de rico. Si no te gusta la cebolla, echa la patata en aceite bien caliente.

Es necesario moverlas frecuentemente para que no se peguen y se separen y se frían bien. Hay quien dice que deben quedar más cocidas que fritas, pero a mi eso tampoco me convence. En cuanto veas que están fritas (no doradas, eso no), las sacamos, escurrimos bien el aceite y dejamos enfriar. Si todo ha salido bien tendremos unos hilos de cebolla bien doraditos entre las patatas.

Batimos  los huevos muy bien, que queden muy homogéneos. Añadimos la patata, uno o dos pellizcos de sal, y lo mezclamos todo bien.

En una sartén que no se pegue  (¡muy importante que no se pegue!) ponemos una cucharadita de aceite de oliva a calentar y cuando está bien caliente y bien extendida por la sartén incorporamos la mezcla. Haremos movimientos circulares con la sartén para que coja forma. La cuajamos unos tres minutos por cada lado, e iremos dando la vuelta a la tortilla hasta que adquiera el color dorado que nos guste.

Si la quieres más cuajada, pon el fuego muy lento, tardará más en dorarse y el huevo se cuajará por completo. Si te gusta un poco jugosa, manten el fuego alto pero no demasiado fuerte, o se dorará por fuera muy rápido y el interior quedará crudo.

Y después de un rato de paciencia, tendrás tu tortilla de patata.

Si es la primera vez que la haces no te desanimes, como digo, es un plato más dificil de lo que parece.