martes, 6 de marzo de 2018

Sopa Pastor

¿Hiciste cocido el fin de semana y estás dándole vueltas a como aprovecharlo hoy? Pues aquí tienes una rápida y socorrida solución. La verdad es que yo lo comí así muchas veces cuando era niña, sin saber que esta forma particular de comer el cocido tenía nombre, y me gustaba tanto como cuando lo comía disociado en dos platos, porque básicamente la sopa pastor viene a ser la conjunción de los dos platos del clásico cocido completo.

Fue en un restaurante en el que trabaje cuando era estudiante universitaria donde aprendí que si unes una sopa de fídeos hecha con caldo de cocido, junto a los garbanzos, las verduras y la carne, te estabas tomando una Sopa Pastor, o sopa del pastor, que de las dos formas la pedían y la tomábamos.

Aquí va el vídeo de una preparación que no tiene mucha ciencia pero que se come con mucho gusto.

Ingredientes
Fideos cabellín
caldo de cocido
garbanzos del cocido
zanahoria, patata, repollo...etc del cocido
Pollo, gallina. chorizo, morcilla, falda de ternera...etc del cocido.

Preparación

En una cacerola ponemos medio vaso de caldo, los garbanzos, las verduras y la carne a calentar a fuego lento.

En otra cacerola ponemos a calentar caldo en abundancia (aproximadamente un vaso de caldo por ración), y cuando llegue al punto de ebullición echamos un puñadito de fideos cabellín por cada ración que vayamos a servir. Dejamos hervir los fideos cinco minutos.

Una vez que el fideo está en su punto se puede montar la sopa y servir: en un plato ponemos un par de cacitos de sopa de fideos y agregamos garbanzos, verdura y carne, procurando que haya un poquito de todo.

Y ya está lista para servir nuestra sopa del pastor, que perfectamente puede hacer las veces de plato único dada su contundencia.



sábado, 3 de marzo de 2018

Fresas con nata

Estamos otra vez en plena temporada de fresas y ya se ven por las redes sociales, y por las que no son sociales, todo tipo de ricas recetitas que tienen como ingrediente principal la fresa. Por mi parte, estoy atravesando una fase de reivindicación de la sencillez gastronómica, motivo por el cuál mi aportación será una de las formas más sencillas y habituales de preparar las fresas. Y sin tener que ir a Aranjuez a probarlas, aunque si tienes tiempo y puedes, es una experiencia que, cuando la climatología acompañe no deberías dejar de hacer: ¡En ningún sitio saben las fresas como en Aranjuez!

Aquí el vídeo por si tenéis dudas visuales de como prepararlo.
Y la preparación por escrito, siguiendo la estructura habitual de este blog:

Ingredientes
Fresas (125-200 grs por ración)
Nata montada (en espray, helado, o si te atreves y lo prefieres, montada en casa)

Toque de actualidad: unos fideos de chocolate o caramelo, sirope, barquillos...cualquier cosas con la que quieras adornar siempre en muy pequeñas cantidades

 Preparación

Lavamos las fresas, les quitamos el pedúnculo (las hojitas) y las partimos en láminas finas o en rodajitas, como más nos guste.

Repartimos las láminas de fresas en boles, copas o el recipiente que hayamos elegido a tal fin.

Cuando tenemos 1/3 de la copa repleta de fresas, completamos con nata montada por encima.

Y adornar con la filigrana elegida.

Y están listas para servir.



martes, 20 de febrero de 2018

Caramelo líquido casero

Es indiscutible, cualquier preparación casera supera con creces al preparado de fábrica, y es curioso como alguna de ellas, por ejemplo el sirope de caramelo, es tán fácil de hacer que apenas necesitas ingredientes. ¿Y cuantas veces no has dejado de hacer tortitas, o un flan porque te faltaba el caramelo? Pues ya no hay excusa, sigue los pasos y aplica el truco final y tendrás siempre caramelo casero listo para usar.  No me demoro más en las explicaciones.


Ingredientes
175 grs de Azúcar
el zumo de 1/2 limón
2 cucharadas soperas de agua

Preparación:
Pon en un recipiente el azúcar el agua y el limón y disuelvelos. Ponlo a calentar  y remueve con paciencia. Cuando se haya disuelto y esté todo mezclado llevalo a ebullición y dejalo hervir, removiendo de vez en cuando hasta que notes que cambia de color (a un color tostadito, dorado) y de textura.

Separa del fuego y ya tienes el caramelo listo para usar.

Y aquí viene el truco final: si quieres que no se endurezca y poder conservarlo líquido, cambialo al recipiente donde lo vayas a guardar y añade un par de  cucharadas de agua hirviendo, y lo remueves bien, verás que se quedá líquido y no se endurece.

Y si se endureciera, sólo tienes que echarle un poco de agua hirviendo cuando quieras que vuelva a estar líquido.

sábado, 10 de febrero de 2018

Naranjas princesita

Ya os traje por aquí una receta para darles a los peques fruta preparada, aunque hay que reconocer que hay algunos niños más sibaritas a los que no convencerás con esta sencilla fórmula; niños más sofisticados que necesitan sentir que te lo has currado un poco más. Esto ocurre con la peque de casa, que el día que se siente especial o con ganas de aprender cosas en la cocina, no se conforma con lo sencillo y necesita presentaciones más barrocas y que parezcan más dificiles, aunque en el fondo, he de deciros, que tienen una dificultad mínima.

Y vamos sin más con ello, como digo es una forma de presentar la fruta más que una receta, y podeis dejarla preparada hasta el momento de servir y añadir en el último momento el sirope. Ya vereis como a más de uno que no les gustaba la naranja empiezan a gustarle.
Ingredientes

Naranjas
sirope de chocolate
frutos secos chocolateados
coco rallado

Preparación

Pelar las naranjas y cortarlas en rodajitas finas. Se colocan en un plato en forma de estrella o flor.

Ponemos unos cuantos frutos secos chocolateados en el centro de cada rodajita de naranja. Regamos con sirope de chocolate al gusto del consumidor y espolvoreamos coco rallado sobre el conjunto.

Y ya están listas para servir. Y si en lugar de princesitas, las van a comer príncipitos, las rebautizas.

¡Y solucionada una de las raciones diarias de fruta!




jueves, 8 de febrero de 2018

Truco: cómo pelar una cabeza de ajo sin tocarlos en 5 minutos

Juro que la primera vez que yo vi este truco (hace ya unos añitos), creí que era un montaje, que no era verdad, así que pocos dias después lo puse en práctica y me sorprendió. Tenía en la cabeza dedicarle un post y hacer vídeo del mismo para uso de cualquiera que lo necesitase y siempre lo voy postergando, pero de hoy no pasa.

Cuando hacemos alguna receta o preparación que necesita muchos dientes de ajo peladitos (por ejemplo un aceite de ajillo), podemos acabar hartos de esta tarea, y con los dedos bien perfumados de ajo. Con este sencillo truco, te ahorrarás pelarlos a cuchillo. No mantendré el suspense más, os dejo vídeo y el truco por escrito.

Necesitas:
1 cabeza de ajo entera
1 bote de vidrio (reciclado de alguna conserva anterior) con su tapa
Ritmo y música al gusto

Cómo pelar ajos sin tocarlos:

Mete la cabeza de ajo en el bote de vidrio y cierra la tapa.

Agita con ritmo y vigor el bote durante cinco minutos, haciendo chocar la cabeza de ajo contra paredes y tapa del bote. Después, abre el bote y separa los ajos pelados de las cáscaras.

¿Que no te ha salido? Mira el vídeo para ver como lo hago yo.

¿Que no te lo crees? Pruébalo la próxima vez que tengas que pelar un montón de ajos y no te apetezca. Te sorprenderá como me sorprendió a mi. En menos de cinco minutos ajos completamente pelados.



martes, 6 de febrero de 2018

Salsa casera de tomate frito

Uno de los ingredientes que usamos a menudo en la cocina es la salsa de tomate frito, o al menos yo, la uso muchísimo. La falta de tiempo me obliga a utilizar en muchas ocasiones (más de las que me gustaria) tomate frito ya preparado. Pero a veces el tiempo llega para todo, y puedes lucirte preparando la salsa casera, que está muchísimo más rica, tiene más sabor...y dura menos que la preparada.

En cualquier caso es una salsa que conviene saber hacer para no depender de los preparados comerciales. Aquí os dejo el vídeo:
 Y ahora la receta por escrito:

Ingredientes (para obtener 1/4 de kilo de salsa aproximadamente)
1 kilo de tomates maduros (preferiblemente de rama o pera)
1 cebolla
1 diente de ajo
sal
azúcar
aceite de oliva


Preparación

Pelamos, lavamos y picamos la cebolla. Reservamos.

Pelamos el diente de ajo y lo picamos. Reservamos.

Lavamos los tomates, le quitamos el extremo del tallo, y si tuviera restos leñosos los eliminamos también. Cortamos los tomates en trozos grandes.

En una olla o sartén ponemos dos cucharadas de aceite de oliva a calentar y pochamos la cebolla. Cuando está doradita, agregamos el ajo y lo rehogamos con la cebolla uno o dos minutos. Agregamos el tomate y rehogamos todo junto. Añadimos una pizca de sal y una cucharadita de azúcar (para eliminar la acidez del tomate). Bajamos la intensidad del fuego y dejamos cocer a fuego lento todo junto unos 40 minutos.

Cuando haya pasado el tiempo de cocción, probamos, rectificamos el punto de sal y de acidez y cuando esté a nuestro gusto, trituramos con una batidora y con  un pasapurés o con un colador chino, para eliminar restos de semillas y pieles.

Y ya tenemos una salsa casera de tomate frito que será estupenda para acompañar un arroz a la cubana, o para preparar un magro con tomate.

sábado, 3 de febrero de 2018

Coliflor Rebozada

Que las verduras hay que prepararlas de mil formas distintas, es algo que nos pasa a muchos en casa. Tenemos que variar las preparaciones a ver si damos con aquella que le gusta a la peque, o al no tan peque. Recuerdo que mi madre se las veía y se las deseaba porque mi abuelo, que vivía con nosotros decía que el comía cualquier cosa con tal de que no fuese verde. Y cuando yo le preguntaba porqué me decía "la lechuga para las vacas!".Y me acuerdo muchas veces de esto, porque aquí la peque parece haber heredado esa aversión a todo lo que provenga de un huerto...o a casi todo.

La receta de hoy es muy sencilla de hacer, y va muy bien de primero de cualquier menú, Si la acompañas de un poco de salsa mayonesa, o alioli, no te dejarán ni un arbolito de esta coliflor rebozada.

Ingredientes (para 2/3 personas)

1 coliflor pequeña
harina
huevo
sal
pimienta
aceite para freir

Preparación

Limpiar muy bien la coliflor, quitándole las hojas que la envuelven. Ponemos una olla grande con agua a calentar y sumergimos la coliflor. Si lo hacemos en olla normal necesitamos cocer la coliflor entre 15 y 20 minutos. Si lo hacemos con una olla express con ocho minutos será suficiente.

Una vez cocida la dejamos enfriar y separamos los arbolitos o flores, desechamos el tronco.

Salpimentamos los arbolitos y los enharinamos, batimos el huevo y rebozamos cada porción.

Ponemos aceite abundante a calentar y freimos los arbolitos, hasta que estén bien doraditos por todas partes.

Se sirve con la salsa que más te guste y listos para disfrutar.