martes, 6 de noviembre de 2018

Bizcocho de plátano y frutos secos con cobertura de chocolate

Si, ya ha vuelto el frío, no hay vuelta atrás. Y cuando esto ocurre, cuando el otoño deja notar lo que nos espera en el invierno, a todas las que cocinamos nos entran una necesidad terrible: encender el horno. ¿Y que mejor para prenderlo que un buen bizcocho?

Pero cada temporada nos exigimos a nosotras mismas que esos bizcochos sean distintos, y si es posible más suculentos y sabroso que el último que hicimos. Pues bien, aquí está mi nuevo sabor de bizcocho: con plátano y nueces. Sabía que el sabor del bizcocho iba a cautivar a los adultos de la casa, pero ¿cómo hacerlo más atractivo para los peques? Pues con una deliciosa cobertura de chocolate.

¿Que tal si lo probáis y me decís que os ha parecido? Os dejo el vídeo y la receta por escrito; así si prefieres ver a leer (o viceversa) tienes las dos opciones diponibles.

Ingredientes
Para el bizcocho
1 yogur (125 ml de yogur, utilizamos el vaso de yogur como medida para los otros ingredientes)
1 plátano
1 sobre de levadura (10-15 grs)
30-40 grs de frutos secos (nueces, almendras, pasas, o aquellos que más te gusten)
1 medida de aceite de girasol (125 ml de aceite)
2 medidas de azúcar (200 grs)
3 medidas de harina (225 grs)
3 huevos

Para la cobertura
200 gr de chocolate
25-30 grs de mantequilla
1 dl de leche
1 plátano para adornar (opcional)

Preparación

Pelamos el plátano y lo trituramos con un tenedor. Lo ponemos en un bol junto con los frutos secos, la levadura y el yogur. Lo mezclamos bien todo. Añadimos el aceite y el azúcar y seguimos batiendo. Por último incorporamos la harina y los huevos y batimos de forma manual hasta que tegamos una masa homogénea. No os preocupeis por los grumitos, recordad que el bizcocho tiene frutos secos.

Ponemos el horno a calentar a 180º. Mientras dejamos la masa reposar engrasamos un molde con mantequilla y cubrimos con papel de hornear. Una vez que tenemos el molde preparado repartimos en él la mezcla con cuidado. Y metemos al horno durante 35-40 minutos.

Cuando el bizcocho esté hecho, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar.

Una vez que el bizcocho esta frío, lo desmoldamos y preparamos la cobertura. Ponemos en un cazo agua a calentar y en otro recipiente ponemos el decilitro de leche, la mantequilla y el chocolate partido en trozos. Lo derretimos al baño maría y cuando está bien derretido y mezclado lo repartimos sobre el bizcocho con ayuda de una espátula o una lengua para que quede bien cubierto.

Lo dejamos enfriar en el frigorífico un par de horas (para que el chocolate solidifique) y antes de servir, lo adornamos con unas rodajitas de plátano.

Y está listo para servirlo en el desayuno, la merienda o de postre.

martes, 23 de octubre de 2018

Espárragos blancos con mayonesa.

Vale, lo reconozco, esta preparación no merece el nombre de receta ni en su elaboración se puede decir que cocinemos nada (a no ser que seas un virtuoso de la mayonesa y te metas en harina). Sin embargo, es una opción ideal para cuando no tienes tiempo de nada (el plato está listo en tres minutos), para poder ofrecer un primer plato fresquito y sano, o simplemente para presentarlo como entrante.

Como anécdota quiero contar que trabajando en una casa rural que servían comidas, me di cuenta que tenían el almacén con un par de cajas de espárragos de Navarra, espárragos a los que no se daba salida. Se me ocurrió preguntarle al hostelero el motivo de que esos espárragos estuviese ahí muertos de risa y me dijo que no se le ocurría como sacarlos. "¿Porqué no los ofreces en la carta? Con salsa mayonesa, vinagreta o dos salsas...es una opción rápida de preparar y daría más variedad a los primeros". Hay que decir que la carta de este establecimiento era realmente corta con una precaria presencia de primeros platos. El gerente del refugio me tomó la palabra y, durante unos años al menos, encontró la manera de rentabilizar los espárragos en conserva.

He pensado que quizás a alguno os pase esto mismo, tener una conserva y no saber como darle uso; pues bien, aquí va la idea más simple del mundo, pero muy apañada y rica: Espárragos blancos con mayonesa.


Ingredientes
1 conserva de espárragos blancos (en lata o bote)
1 bote de mayonesa

Preparación
Servimos en los platos una ración de espárragos (si son de calibre medio, cuatro son una dosis más que aceptable) y acompañamos con la salsa mayonesa. También puedes disponer los espárragos en una fuente y la mayonesa en una salsera, para que, cada comensal, decida cual es su ración ideal.

Y ya está. Sin misterio.

PD: Este truquillo es ideal para los estudiantes, cuya dieta suele estar compuesta por pasta y arroz. Con esta preparación podrán además equilibrar esas dietas ricas en hidratos de carbono, al menos, un poquito.

martes, 9 de octubre de 2018

Bombones de chocolate y nuez

Después de un largo parón por causas justificadas (laborales, familiares y de cualquier tipo que se os pueda ocurrir) voy a intentar de nuevo otra temporada de recetitas fáciles de preparar. Y para recibir al otoño y las fiestas venideras, voy a empezar con unos bombones con nueces y frutos secos que están de chuparse los dedos, repetir y abandonar las dietas.

La elaboración es muy sencilla (es una de esas recetas ideales para que los niños nos ayuden en la cocina) y los ingredientes tampoco tienen misterio como vais a ver.


Ingredientes
200 grs de chocolate negro
50/60 gramos de nueces o de tu fruto seco favorito
Moldes de silicona

Preparación
Fundimos el chocolate (en el microondas o al baño maría, según prefieras)
Una vez que tenemos el chocolate bien derretido, lo repartimos en los moldes de silicona, de forma que queden láminas finas.
En el centro colocamos una nuez entera (o el fruto seco que más nos apetezca) .
Dejamos enfriar en la nevera durante 3/4 horas. Y desmoldamos.

Y nos quedan unos deliciosos bombones de chocolate con nueces.

*DERRETIR CHOCOLATE AL BAÑO MARIA: Para derretir el chocolate al baño maría ponemos un cazo con agua a calentar. En otro recipiente ponemos el chocolate troceado. Cuando el agua del primer recipiente esté caliente introducimos el segundo recipiente, que contiene el chocolate, sin dejar que este (el chocolate) llegue a mojarse ni entre en contacto con el agua. Mover hasta derretir completamente.

martes, 6 de marzo de 2018

Sopa Pastor

¿Hiciste cocido el fin de semana y estás dándole vueltas a como aprovecharlo hoy? Pues aquí tienes una rápida y socorrida solución. La verdad es que yo lo comí así muchas veces cuando era niña, sin saber que esta forma particular de comer el cocido tenía nombre, y me gustaba tanto como cuando lo comía disociado en dos platos, porque básicamente la sopa pastor viene a ser la conjunción de los dos platos del clásico cocido completo.

Fue en un restaurante en el que trabaje cuando era estudiante universitaria donde aprendí que si unes una sopa de fídeos hecha con caldo de cocido, junto a los garbanzos, las verduras y la carne, te estabas tomando una Sopa Pastor, o sopa del pastor, que de las dos formas la pedían y la tomábamos.

Aquí va el vídeo de una preparación que no tiene mucha ciencia pero que se come con mucho gusto.

Ingredientes
Fideos cabellín
caldo de cocido
garbanzos del cocido
zanahoria, patata, repollo...etc del cocido
Pollo, gallina. chorizo, morcilla, falda de ternera...etc del cocido.

Preparación

En una cacerola ponemos medio vaso de caldo, los garbanzos, las verduras y la carne a calentar a fuego lento.

En otra cacerola ponemos a calentar caldo en abundancia (aproximadamente un vaso de caldo por ración), y cuando llegue al punto de ebullición echamos un puñadito de fideos cabellín por cada ración que vayamos a servir. Dejamos hervir los fideos cinco minutos.

Una vez que el fideo está en su punto se puede montar la sopa y servir: en un plato ponemos un par de cacitos de sopa de fideos y agregamos garbanzos, verdura y carne, procurando que haya un poquito de todo.

Y ya está lista para servir nuestra sopa del pastor, que perfectamente puede hacer las veces de plato único dada su contundencia.



sábado, 3 de marzo de 2018

Fresas con nata

Estamos otra vez en plena temporada de fresas y ya se ven por las redes sociales, y por las que no son sociales, todo tipo de ricas recetitas que tienen como ingrediente principal la fresa. Por mi parte, estoy atravesando una fase de reivindicación de la sencillez gastronómica, motivo por el cuál mi aportación será una de las formas más sencillas y habituales de preparar las fresas. Y sin tener que ir a Aranjuez a probarlas, aunque si tienes tiempo y puedes, es una experiencia que, cuando la climatología acompañe no deberías dejar de hacer: ¡En ningún sitio saben las fresas como en Aranjuez!

Aquí el vídeo por si tenéis dudas visuales de como prepararlo.
Y la preparación por escrito, siguiendo la estructura habitual de este blog:

Ingredientes
Fresas (125-200 grs por ración)
Nata montada (en espray, helado, o si te atreves y lo prefieres, montada en casa)

Toque de actualidad: unos fideos de chocolate o caramelo, sirope, barquillos...cualquier cosas con la que quieras adornar siempre en muy pequeñas cantidades

 Preparación

Lavamos las fresas, les quitamos el pedúnculo (las hojitas) y las partimos en láminas finas o en rodajitas, como más nos guste.

Repartimos las láminas de fresas en boles, copas o el recipiente que hayamos elegido a tal fin.

Cuando tenemos 1/3 de la copa repleta de fresas, completamos con nata montada por encima.

Y adornar con la filigrana elegida.

Y están listas para servir.



martes, 20 de febrero de 2018

Caramelo líquido casero

Es indiscutible, cualquier preparación casera supera con creces al preparado de fábrica, y es curioso como alguna de ellas, por ejemplo el sirope de caramelo, es tán fácil de hacer que apenas necesitas ingredientes. ¿Y cuantas veces no has dejado de hacer tortitas, o un flan porque te faltaba el caramelo? Pues ya no hay excusa, sigue los pasos y aplica el truco final y tendrás siempre caramelo casero listo para usar.  No me demoro más en las explicaciones.


Ingredientes
175 grs de Azúcar
el zumo de 1/2 limón
2 cucharadas soperas de agua

Preparación:
Pon en un recipiente el azúcar el agua y el limón y disuelvelos. Ponlo a calentar  y remueve con paciencia. Cuando se haya disuelto y esté todo mezclado llevalo a ebullición y dejalo hervir, removiendo de vez en cuando hasta que notes que cambia de color (a un color tostadito, dorado) y de textura.

Separa del fuego y ya tienes el caramelo listo para usar.

Y aquí viene el truco final: si quieres que no se endurezca y poder conservarlo líquido, cambialo al recipiente donde lo vayas a guardar y añade un par de  cucharadas de agua hirviendo, y lo remueves bien, verás que se quedá líquido y no se endurece.

Y si se endureciera, sólo tienes que echarle un poco de agua hirviendo cuando quieras que vuelva a estar líquido.

sábado, 10 de febrero de 2018

Naranjas princesita

Ya os traje por aquí una receta para darles a los peques fruta preparada, aunque hay que reconocer que hay algunos niños más sibaritas a los que no convencerás con esta sencilla fórmula; niños más sofisticados que necesitan sentir que te lo has currado un poco más. Esto ocurre con la peque de casa, que el día que se siente especial o con ganas de aprender cosas en la cocina, no se conforma con lo sencillo y necesita presentaciones más barrocas y que parezcan más dificiles, aunque en el fondo, he de deciros, que tienen una dificultad mínima.

Y vamos sin más con ello, como digo es una forma de presentar la fruta más que una receta, y podeis dejarla preparada hasta el momento de servir y añadir en el último momento el sirope. Ya vereis como a más de uno que no les gustaba la naranja empiezan a gustarle.
Ingredientes

Naranjas
sirope de chocolate
frutos secos chocolateados
coco rallado

Preparación

Pelar las naranjas y cortarlas en rodajitas finas. Se colocan en un plato en forma de estrella o flor.

Ponemos unos cuantos frutos secos chocolateados en el centro de cada rodajita de naranja. Regamos con sirope de chocolate al gusto del consumidor y espolvoreamos coco rallado sobre el conjunto.

Y ya están listas para servir. Y si en lugar de princesitas, las van a comer príncipitos, las rebautizas.

¡Y solucionada una de las raciones diarias de fruta!