sábado, 24 de junio de 2017

Polos tricolor de yogur

Por fin encontramos tiempo para traeros una receta, y va a resultar  bien fresquita.

He de decir que el invento es idea de principio a fin de la minichef, y el resultado fue espectacular. ¿Y que puede ser en verano? Pues claro, unos politos refrescantes para el calor.

Estamos haciendo experimentos de que cosas quedan bien convertidas en polo directamente. Adquirimos un molde para helados y por supuesto hay que darle uso. Y más con este calor, que casi no apetece nada que no lleve hielo.

Pues bien, minichef, que está en todas, decidió que grabásemos esta receta y ya la tenemos aquí, lista para compartir y disfrutar todos juntos.

Aquí os dejo la videoreceta:
Y a continuación la receta por escrito:

Ingredientes (para cuatro polos)
3 yogures de sabores, por ejemplo plátano, macedonia y fresa (elegid vuestros sabores de yogur favoritos)
3 tubos de colorante alimentario para repostería de vuestros colores favoritos (en nuestro caso, rojo, azul y amarillo)
Molde para hacer polos

Preparación
En un bol mezclamos el yogur de fresa con el colorante rojo. Y repartimos un poco en cada uno de los huecos del molde.

En otro bol mezclamos el yogur de plátano con el colorante amarillo, Y repetimos la operación.

Y por último mezclamos el yogur de macedonia con el colorante azul y terminamos de rellenar los moldes.

Ponemos la tapa/palo y metemos en el congelador un mínimo de seis horas.

Y ya tenemos listos unos riquísimos polos caseros de yogur, sanos y divertidos.



 

martes, 13 de junio de 2017

Hoy usamos aplicaciones de comida a domicilio



Hoy no traigo receta, pero al menos intento traer una solución (de todas las posibles) a la pregunta ¿Qué hago hoy para comer?. La verdad es que llevo unas semanas de infarto con el final de curso, entre excursiones, cumpleaños adelantados, festivales, torneos, exhibiciones, graduaciones, meriendas campestres y días de la familia, este mes es un no parar…en casa.

Y mira que me gusta cocinar pero nada, que este mes no hay manera de salir del bocadillo rápido. Así que no queda más remedio: hacer uso de la tan socorrida comida a domicilio, o acercarnos a algún restaurante de la zona, (o sucumbir al pan con lo que sea y patentar una nueva dieta del bocadillo) al fin y al cabo cuando acabe el mes, podré dedicarme tranquilamente a recuperar menús y recetas para guardar en el blog.

La cuestión fundamental a resolver viene siendo la económica, porque seamos sinceros, comer todos los días de restaurante resulta un pelín caro incluso para los bolsillos más desahogados, y más si vamos toda la familia casi a diario. La comida a domicilio suele ser algo más asequible, abundante y tiene la ventaja de ofrecer más variedad.

Por lo tanto, que no cunda el pánico, para grandes males siempre existen grandes remedios, y es que ahora, con las miles de aplicaciones que tenemos para el teléfono, podemos ahorrarnos viajes y hacer uso de algunos descuentos, además de conseguir la comida que más se ajusta a nuestro gusto y presupuesto.

Hace no muchos años, aún acumulábamos las publicidades en papel que ofrecían los distintos puestos hosteleros cercanos que te ofertaban llevarte la comida preparada a casa, ahora, utilizamos apps con el móvil para conseguir que nos traigan la cómida, y en este aspecto es toda una ventaja, porque nos hemos liberado de la acumulación innecesaria de papel.

De todas estas empresas que nos facilitan la llegada de la comida a la mesa sin apenas más que un par de movimientos con los dedos, siempre procuro buscar las que tienen webs que ofrezcan listados de cupones, así, muchas veces, podemos obtener una rebaja considerable por diferentes motivos; podemos llegar a obtener entre un 5 y un 20 por ciento de descuento en nuestro pedido.

Sin duda la aplicación pionera en este sentido es Just eat; una de las ventajas que más me convencen de esta app es la rapidez con la que localizamos todos los restaurantes que ofrecen comida a domicilio cerca de donde estás. 

Lo que más me gusta es la variedad, que puedas elegir no sólo la típica pizza o hamburguesa, sino que puedes optar a recetas de restaurante tradicionales y de una oferta que generalmente desconocemos a pesar de lo cerquita que tenemos estos restaurantes.

Así que ya veis, hoy no os puedo decir que vamos a comer, porque dependerá de lo que encontremos en nuestra aplicación, pero no os preocupéis, estamos preparando nuevas y fresquitas recetas para este verano prematuro y podréis verlas en breve.

Y mientras para abrir boca, si te apetece probar la aplicación de Just eat, puedes conseguir 5 euros de descuento en este link.

Seguimos con el estrés de junio y ya os iré contando.

jueves, 1 de junio de 2017

Chuletas de cerdo con salsa española y puré de patatas casero.

Hoy vamos a ver como podemos preparar  un plato delicioso con alguna de las preparaciones de las que ya hemos dejado la receta por aquí, en concreto como podemos combinar la salsa española y el puré de patata casero. Como ya dije en su momento, la salsa española le va bien a las carnes a la brasa, a la parrilla, plancha y asadas, y especialmente le viene bien a la carne de cerdo, o al menos así me lo parece. Si además acompañamos con puré de patata hecho en casita, pues el resultado es un plato muy resultón.

Aquí el vídeo:

Y ahora las distintas preparaciones.

Ingredientes

Una o dos chuletas de cerdo por cada comensal.
Dos dientes de ajo.
Perejil picado

Para el puré de patata:
3 patatas
1 cucharadita de matequilla
aceite
agua
sal

Para la salsa española:
3 Zanahorias
 1 cebolla
laurel
1 cucharada de harina
1 vasito de vino blanco
3/4 litro de caldo de carne
perejil picado
dos dientes de ajo
aceite de oliva.

Preparación

Empezamos preparando la salsa española:
Pelar y lavar las zanahorias, y cortar en rodajas. Hacemos lo mismo con la cebolla. Las reservamos. También dejamos pelados los dientes de ajo y les quitamos el germen.

En una sartén o cacerola calentamos un  par de cucharadas de aceite de oliva, y cuando esté caliente doramos la cebolla, añadiendo la zanahoria cuando haya tomado color. Rehogar todo junto unos cinco minutos. Añadir  los dientes de ajo, el perejil, el laurel y la harina, y cocinar todo junto un par de minutos.

Incorporamos el vaso de vino blanco y dejamos reducir completamente el alcohol, y agregamos el caldo de carne que teniamos reservado. Dejamos hervir unos 30 minutos a fuego medio.

Cuando ya ha pasado el tiempo de cocción retiramos del fuego, eliminamos las hojas de laurel y los dientes de ajo, y la trituramos. Reservamos la salsa procurando mantenerla caliente.


Seguimos con el puré de patata.
Pelamos, lavamos y triscamos las patatas. las ponemos en una olla con agua y sal hasta que hiervan y estén bien blanditas. Después retiramos del fuego, y trituramos la patata con una cucharadita de mantequilla y sal al gusto.


Por último preparamos la carne. Pelamos y picamos los dientes de ajo y hacemos un majado con el ajo y el perejil picado. Untamos las chuletas con este preparado y freímos (o  hacemos en una parrilla o plancha) en aceite de oliva, hasta que estén doradas por ambos lados.


Cuando ya lo tenemos todo preparado servimos en el plato las chuletas, con el puré de patata, y salsa española. Y ya tenemos un plato delicioso  para comer.





martes, 30 de mayo de 2017

Bizcocho de plátano, chocolate y yogur.

¡Lo que nos gusta en casa probar un sabor nuevo del bizcocho de yogur! Y a este, ya le teniamos el ojo echado desde hace meses y había  ganas de probar a ver como quedaba, que de aspecto, la verdad, no conseguimos que nos salga muy bien pero de sabor...¡que sabor!.

Llevamos tiempo viendo por las redes que una buena forma de aprovechar los plátanos maduros es usándolos para hacer bizcocho; en casa, el bizcocho por excelencia es el bizcocho de yogur, y además  somos adictos al chocolate, y antes que probar solo de plátano, por si nos resultaba demasiado afrutado,  quise probarlo con mezcla, dos sabores que sabemos que combinan maravillosamente entre ellos y la verdad, estoy muy satisfecha con el sabor.

El resultado, visualmente, no quedó muy allá (es mejorable). Pero os animo a probarlo; eso si, este bizcocho es de los que requiere hacer ejercicio y del fuerte, para poder quemarlo. Nocompatible con dietas bajas en azúcares, proteínas o hidratos de carbono.

La videoreceta por aquí:


Ingredientes
1 yogur natural o sabor plátano (guardar el vaso para utilizarlo como medidor)
1 sobre de levadura
1 medida de aceite (oliva o girasol preferiblemente)
2 plátanos
2 medidas de azúcar
3 huevos
3 medidas de harina
75 grs de chocolate negro
1 nuez de mantequilla
1 dl de leche

Preparación
Hacemos la masa base del bizcocho, batiendo juntos los siguientes ingredientes: yogur, levadura, 1 medida de aceite, 2 medidas de azúcar, 3 medidas de harina y 3 huevos.

Separamos la masa en dos mitades de igual cantidad.

Pelamos los plátanos y los trituramos y lo añadimos a una de las partes de masa reservada y mezclamos bien.Volvemos a reservar hasta poder montar el bizcocho.

Derretimos el chocolate con la nuez de mantequilla y el la leche, y lo añadimos a la otra parte de masa reservada.

Engrasamos con un poquito de mantequilla el molde, y echamos primero la masa con chocolate y después la masa de plátano.

Precalentamos el horno unos 180º y metemos en el horno entre 30 y 35 minutos (algunas veces necesitará unos minutos más). Comprobamos con la prueba del palillo si el bizcocho está hecho, si no lo dejamos cinco minutos más, hasta que se cuaje bien por dentro.

Y una vez esté listo, retiramos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos.

Y a disfrutar de una merienda con un intenso sabor a plátano y a chocolate.

martes, 23 de mayo de 2017

Escalopines al cabrales

Supongo que ya se habrá notado que soy fan absoluta de la cocina asturiana (bueno, y de la cocina regional española, en general).

La gastronomía asturiana tiene muchas peculiaridades, entre ellas una surtida variedad de quesos de todo tipo, desde el famosísimo cabrales, hasta el más desconocido -pero que es mi absoluta debilidad- Afuega'l pitu, un queso picante de color rosado que combina exquisitamente con el dulce de manzana, todo ello, entre una variedad de más de 60 tipos distintos de quesos.

Pero el cabrales, por su parecido con el queso azul  y de roquefort, se ha convertido en el representante de los quesos asturianos a nivel internacional y el toque perfecto para muchos de los platos que ofrecen habitualmente los restaurantes. Uno de estos manjares en los que interviene, de forma decisiva el queso de cabrales, porque le da toda la personalidad al plato, es la receta que os traigo hoy.

Ingredientes
Filete de ternera cortado en escalopines (por persona)
huevo
harina
50 grs de mantequilla
200 ml de nata
75 grs de queso de cabrales o crema de cabrales (En el caso de usar crema de cabrales, hay que procurar elegir una que tenga un alto porcentaje de queso y poco porcentaje de nata, la que yo utilizo tiene una proporción de 99% cabrales -1% nata).
aceite de oliva
sal


Preparación
Preparamos los escalopines espolvoreando un poco de sal. Los enharinamos suavemente.
Batimos el huevo y rebozamos en el los escalopines enharinados.

En una sartén grande ponemos aceite a calentar y cuando esté caliente doramos los escalopines a fuego medio por ambos lados.

En otra sartén o cazo, derretimos la mantequilla con el queso de cabrales, cuando ya está derretido añadimos la nata, Dejamos cocer lentamente hasta que la crema espese, removiendo de vez en cuando para que ligue bien.

Cuando tenemos los escalopines dorados y la crema de cabrales preparada, disponemos en el plato y a disfrutar.

Consejo
El queso de Cabrales, tiene un sabor muy potente, por lo que conviene no regar los escalopines con la crema, para que cada comensal elija la cantidad de sabor que quiere añadirle al escalopín.

sábado, 20 de mayo de 2017

Puré de patata casero

Nos acostumbramos a utilizar productos preparados como el puré de patata de sobre, hasta el punto que nos olvidamos del auténtico sabor de algunas cosas. La primera vez que me dió por poner el puré de patata casero en casa las caras lo reflejaban todo, de antemano creían que no les iba a gustar.

Pero rara vez las recetas caseras, tan sencillas y fáciles como esta, están condenadas. No sólo les gustó sino que, ahora, me resulta imposible convencerles de que no tengo tiempo para hacerlo. Probadlo, y si os gusta, ya me lo haréis saber por alguno de los infinitos canales de la red.

Lo mejor de esta receta sin duda es lo económica que es, tan sólo necesitamos tres ingredientes básicos para que esté de rechupete.
Allá van la videoreceta y la preparación por escrito.


Ingredientes 
Tres o cuatro patatas
aceite
1 nuez de mantequilla
sal
agua

Preparación
Lavamos, pelamos y volvemos a lavar las patatas. Si queremos acelerar el proceso, las cortamos en trozos grandes.

En una cacerola ponemos agua a calentar, añadimos las patatas, una pizca de sal y un poquito de aceite de oliva.

Cuando la patata ya está bien cocida, retiramos del fuego, trituramos con un poco de su propia agua, una nuez de mantequilla y ya lo tenemos listo para servir.

Fácil, económico, sencillo, rápido y más bueno que el de sobre.



jueves, 18 de mayo de 2017

Salsa española

Son muchas las ocasiones en las que las prisas nos impiden preparar un menú diario para la familia con un plato que requiera mucha elaboración, por ello es conveniente el día que tienes un poquito más de tiempo ir adelantando alguna elaboración que luego sirva para acompañar y enriquecer por ejemplo, un triste filete. Es por eso que hoy os traigo la receta de la llamada salsa española.

En realidad esta receta es una interpretación de la que seguía mi madre, a partir de la receta que tenía en un libro de tapas rojas (y ni una sola ilustración) en el que cada receta ocupaba poco más de un párrafo. Con esta salsa, acompañabamos chuletas y filetes de todo tipo.

Como en casa tengo una minichef muy salsera, pues conviene tener alguna de estas delicias siempre preparadas, yo suelo preparar 3/4 de litro y tengo para varias ocasiones. Una vez hecha se puede congelar en raciones y utilizarla cuando convenga.

Os dejo video y receta por escrito.

Ingredientes
1 cebolla
3 o 4 zanahorias
laurel
750 cl de caldo  de carne
dos dientes de ajo
1 cucharada sopera de harina
perejil picado
1 vaso de vino blanco
aceite de oliva


Preparación
Pelamos y lavamos las zanahorias, y las cortamos en rodajas. Hacemos lo mismo con la cebolla. Las reservamos. También dejamos pelados los dientes de ajo y les quitamos el germen.

En una sartén honda o cacerola, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar. Cuando el aceite ya está caliente, doramos la cebolla y añadimos la zanahoria cuando ya haya tomado color. Lo rehogamos todo junto unos cinco minutos. Añadimos los dientes de ajo, el perejil, el laurel y la harina, y cocinamos todo junto un par de minutos.

Incorporamos el vaso de vino blanco y dejamos reducir completamente el alcohol, y agregamos el caldo de carne que teniamos reservado. Dejamos hervir unos 30 minutos a fuego medio.

Cuando ya ha pasado el tiempo de cocción retiramos del fuego, eliminamos las hojas de laurel y los dientes de ajo, y la trituramos.

Y ya tenemos lista la salsa española. Preparada para acompañar nuestras carnes favoritas.