martes, 12 de febrero de 2019

Salsa alioli falsa

Uno de los manjares gastronómicos de la cocina española es la salsa ali-oli. No vamos a entrar en la polémica sobre su origen por muy tentador que sea, baste decir que la salsa ali-oli es un imprescindible de nuestra gastronomía y un referente en los bares de tapas, porque ¿que es un bar de tapas que no tenga sus patatas ali-oli o sus patatas bravas?

Sobre la forma de preparar la ali-oli también encontraremos variantes y polémicas que tampoco van a ser nuestro centro de atención; de nuevo sólo apuntaremos que los expertos señalan que la auténtica ali-oli sólo lleva dos ingredientes ajo y aceite de oliva.

Pero seamos realistas ¿quién tiene tiempo de hacer una ali-oli casera y tradicional, sobre todo cuando no tenemos ni idea? Para estos casos es para los que os traigo este truquillo para preparar una ali-oli casera aunque sea falsa, pero que cuando la probeis tendreis la certeza de que en muchos de esos bares de tapas donde sirven las patatas ali-oli, tampoco siguen la receta tradicional sino una variante de la que os voy a contar.


Ingredientes
Mayonesa (en conserva o casera)
dientes de ajo
perejil picado (fresco mejor, pero deshidratado vale también) 
sal al gusto

Preparación

Pelar los ajos y ponerlos en un mortero. Hacer un majado con el perejil y el ajo.

Mezclar en un bol la mayonesa con el majado de ajo y perejil. Probar y añadir mayonesa hasta encontrar el punto que nos gusta. Sazonar al gusto.

Y lista para utilizar, en menos de cinco minutos tendrás una ali-oli deliciosa (aunque sea falsa o sucedánea) para acompañar el plato que te apetezca.

martes, 5 de febrero de 2019

Champiñones con jamón al ajillo

Mi relación con las setas, hongos y champiñones no fue demasiado buena durante la niñez/adolescencia. Y seamos sinceros, tampoco me volvían loca durante mi primera etapa de adulta. En realidad, a mi los champiñones, las setas, níscalos y demás autótrofos otoñales me empezaron a gustar cuando me quedé embarazada, cosa extraña porque años después leí que las embarazadas suelen aborrecer las setas. Bueno, cosa de las hormonas. Lo mismo me pasó con el mango. Y como muchas otras cosas.


Desde entonces hasta hoy esa relación va mejorando. Al principio compraba champiñones o setas envasadas y siempre las hacía con más miedo que vergüenza y postergando el momento, ahora, sólo compro champiñones y setas que pueda escoger yo misma en la pequeña frutería donde suelo abastecerme. Y se cocinan en el día, cuanto más frescas, más ricas y menos sucias.

Y ahora que ya he confesado este cambio, podemos arrancar con la receta, unos clásicos champiñones con jamón al ajillo que son para chuparse los dedos.
Ingredientes
1/2 kilo de champiñones frescos
150 gramos de jamón serrano o ibérico
aceite de oliva
2 o 3 dientes de ajo
sal (al gusto)
cebolla


Preparación
Lo primero que debemos hacer es limpiar bien los champiñones, con ayuda de papel de cocina o un trapo húmedo, vamos retirando la tierra. Si está muy incrustada en la copa del hongo podemos retirar la primera capa de piel para dejarlo más limpio. Cuando estén bien limpios los troceamos en láminas.

Pelamos la cebolla, la lavamos bien y las picamos muy menudita.
Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos.
Cortamos el jamón en cuadraditos no muy grandes.

En una cacerola pondremos 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva a calentar, y pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse, añadimos el ajo fileteado y el jamón y salteamos todo junto un par de minutos. Por último, añadimos los champiñomes y rehogamos a fuego lento hasta que el champiñón de haya cocinado (unos 10-15 minutos). Sabrás que está hecho cuando el champiñón haya reducido todo su volumen.

Y lo tendrás listo para servir, comer y deleitarte con una tradicional receta de champiñones.