jueves, 27 de noviembre de 2014

Empanada de hojaldre rellena de atún

La empanada es un plato muy fácil de preparar, incluso si hacemos nosotros la masa (aunque en la receta de hoy, vamos a utilizar masa prefabricada) y es muy socorrido. Hay a quien le gusta calentita, yo me la puedo comer recién salida del horno, y hay quien la prefiere fría.

Sin duda uan empanada será la estrella (junto a la tortilla de patata) en un picnic y comidas al aire libre, pero también es una opción perfecta para tener la cena preparada un dia que no tengas tiempo. Aguanta muy biene en la nevera de 3 a 5 días, aunque a mi no me duran un asalto.

Vamos con la videoreceta:

Y ahora por escrito.

Ingredientes
2 planchas de hojaldre precocinado
2 huevos
1 lata de pimiento morrón
2 latas de atún
1/2 bote de tomate
harina

Preparación

Lo primero será cocer uno de los huevos. Cuando esté cocido, lo pelamos y troceamos y lo mezclamos con el pimiento morrón cortado en tiras y escurrido, el atún (también bien escurrido) y el tomate frito.

En una bandeja de horno colocamos una hoja de papel vegetal y espolvoreamos un poco de harina. Colocamo una plancha de hojaldre y el extendemos el relleno cubriendo la plancha de hojaldre, dejando unos dos centímetros sin relleno para poder colocar la tapa. Una vez que hemos repartido el relleno, cubrimos con la otra tapa de hojaldre.

Utilizando los dedos cerramos las dos planchas y recortamos con un cuchillo una tira de hojaldre para que nos quede más igualada. Con esa tira podemos crear algún adorno que colocar sobre la empanada, un lazo, dos tiras cruzadas...deja volar la imaginación.

Antes de colocar las tiras de adorno, haz unos agujeros en la capa superior en forma de cruz o equis, después coloca el lazo.

Batimos el otro huevo y pintamos con el la empanada.

Ponemos el horno a 180 grados y colocamos la bandeja con la empanada durante unos 30-40 minutos.

Cuando esté bien doradita por la parte superior está lista.

Y una vez fuera del horno, va en gustos, comerla al momento o dejarla para el dia siguiente.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Niños envueltos

En mi memoria aparece mil veces la escena y mil veces me hará reir. Llegar corriendo a casa del colegio y preguntarle a mi madre ¿Qué hay para comer? y desde los fogones ella responder "Niños envueltos". Me acerqué al horno a ver a que niño de la familia había decidido cocinar mi madre... pero afortunadamente solo era un rico plato de ternera en salsa.

Y desde aquel momento de tensión (fue más brutal el dia que me dijo que había Ñitos y ya os traeré la receta) los niños envueltos han sido uno de mis platos favoritos. Los he comido en muchas partes con muchas variantes, en el relleno, en el rebozado, en la salsa...pero siguen siendo Niños envueltos.

Esta receta que os traigo hoy es una mezcla entre la que hacía mi madre y la que hace mi suegra, y como hemos juntado lo mejor de cada casa está de miedo.

Aquí va el vídeo:

Y aquí la receta, que advierto, es laboriosa.

Ingredientes
1 o 2 filetes de ternera por persona
1 par de lonchas de jamón serrano
2 dientes de ajo
1 pastilla de caldo
1 cebolla
1 o 2 pimientos
1 vaso de vino blanco
harina
perejil
sal
aceite de oliva

Preparación
Cortamos los filetes en tiras de unos tres dedos de anchura. Picamos el jamón en trocitos y hacemos un majado con un diente de ajo y el perejil.

Agregamos el majado con el jamón y mezclamos bien y con esta pasta de jamón y ajo rellenamos las tiras de ternera y las envolvemos sobre si mismas. Podemos sujetar con un palillo para que no se nos deshagan al dorarlos. Enharinamos bien los niños envueltos.

Picamos bien  la cebolla y el pimiento. 

En una sartén amplia ponemos un chorrito de aceite de oliva a calentar y doramos los niños. Después apartamos y reservamos.

En la misma sartén hacemos un sofrito con la cebolla, el ajo y el pimiento. Cuando ya está bien tierna la verdura, agregamos la pastilla de caldo y un vaso de vino blanco, y dejamos reducir.

Cuando el vino se ha evaporado un poquito añadimos los niños de nuevo y dejamos que se empapen y se cocinen con la salsa . Cuando la salsa se haya reducido están listos para comer. También puedes pasarla por la batidora como hago yo, para poder mojar pan. Y listos.




jueves, 13 de noviembre de 2014

Fajitas rellenas a mi manera

Alguna vez he comido en un restaurante mexicano. Vaya por delante, que ya quisieran aquellas fajitas que me comí parecerse a las que preparo yo; es lo malo de algunos restaurantes, que pertenecen a franquicias donde todo está demasiado prefabricado y las recetas pecan de ser demasiado impersonales.

También he de decir, que algún conocido mexicano ha probado mis fajitas y me aseguró que no tienen nada que ver con las fajitas mexicanas, que las de allende los mares, entre otras, pican más. Así que definitivamente se puede decir que esta receta que publico hoy, y por todo lo expuesto, no pueden ser llamadas mexicanas, por lo tanto, quedan bautizadas como fajitas a mi manera.

Desde un punto de vista nutricional hay que destacar que todos los grupos principales de alimentos están presentes en esta receta, llevamos hidratos de carbono, verduras y proteinas, así que, en si mismas, pueden ser perfectamente un plato único o un contudente segundo plato, también depende de la cantidad de fajitas que seamos capaces de tomar sin llegar al reventón.

Venga, ya no me demoro más, aquí está la videoreceta:

Y aquí la preparación:

Ingredientes
1 paquete de fajitas (entre 8-12 unidades, dependiendo de la marca)
2 filetes de ternera
2 filetes de cerdo
2 filetes de pollo
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
1 cebolla
400 gramos de pisto casero o fritada
1 cucharadita de salsa de soja
aceite de oliva

Preparación
Vamos a lavar bien las verduras, a pelar la cebolla y a cortarlo todo en tiras finas. Cortamos también la carne en tiras.

En una sartén amplia, ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar y vamos a dorar la carne, lo justo hasta que tome un bonito color, después retiramos la carne y la reservamos. En la misma sartén, agregamos un chorrito más de aceite de oliva y sofreimos la cebolla, y cuando empiece a dorarse añadimos los pimientos. Cuando el pimiento está blandito, agregamos la carne los 400 gramos de pisto y la salsa de soja, y lo dejamos todo junto unos cinco minutos. Ya tenemos el relleno

Forramos una bandeja de horno con papel vegetal o papel de aluminio y ponemos el horno a calentar.

En cada fajita iremos poniendo un par de cucharadas del relleno y las enrollamos sobre si mismas. Las colocamos en la bandeja de horno, y cuando las tengamos todas las metemos en el horno a 180 grados entre 10 y 15 minutos.

Cuando la torta esté crujiente, si queremos darle un punto de color a la fajita le ponemos el grill un par de minutos y estarán listas para servir. Y para chuparse los dedos.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Patatas a la riojana

Cuando yo era niña mi madre preparaba este plato sin llamarlo patatas a la riojana. De hecho, lo llamaba Patatas a lo pobre. Le gustaba escuchar programas de radio (en aquellos tiempos lejanos, cuando se escuchaba la radio) en los que se hablase de recetas de cocina, que ella, muy atenta, copiaba en un cuadernito de notas. Un día, después de copiar la receta de patatas a la riojana, miró su libreta sorprendida y exclamó ¡pero si estas son mis patatas a lo pobre! Y desde entonces en casa se les cambió el nombre y muy orgullosa mi madre hacía sus patatas a la riojana, que una vez establecido el vínculo con una comunidad autónoma de tanta tradición gastronómica, habían sido elevadas de estatus.

Hace poco tiempo, comiendo con unos amigos, (uno de ellos orihundo de  de La Rioja),  en el menú aparecía este plato, y cuando el que no era riojano preguntó que ingredientes llevaban estas patatas, el de la rioja dijo "si son a la riojana,  llevarán chorizo y pimiento; ahora le echan chorizo y pimiento a todo y ya les llaman a la riojana". En parte parecía dolido, como si se hubiese reducido el campo gastronómico de La Rioja al chorizo y el pimiento (dos ingredientes imprescindibles en toda cocina, por otro lado) y en parte condescendiente, como si realmente el plato no fuese típico de La Rioja.

Dicho esto, yo reflexiono y pienso ¿y que más dá que se llamen a la riojana o a lo pobre? ¡La cuestión es que están buenísimas, y además son muy baratitas de preparar!

A la Riojana o a lo Pobre...¡allá vamos con la videoreceta!


Y después con la receta escrita, tal y como las hacía mi madre.

Ingredientes:

1 diente de ajo
1 lata pequeña de pimiento morrón
1 sarta de chorizo (no la usaremos entera)
1 cebolla
1 zanahoria
pimentón dulce
aceite de oliva
1 pastilla de caldo
4 o 5 patatas de tamaño mediano

Preparación

Pelamos y lavamos las patatas, las triscamos y las reservamos en agua fría. Cortamos un palmo de chorizo, le quitamos la piel y lo troceamos en rodajas. Pelamos  también la cebolla y la picamos muy menudita, y hacemos lo mismo con el ajo. El pimiento después de escurrirlo lo troceamos en tiras y la zanahoria en rodajas. Todo muy bien lavado y pelado.

En una olla ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar y hacemos un sofrito con la cebolla y el ajo al que después añadiremos la zanahoria y el pimiento rehogándolo todo un par de minutos. Incorporamos el chorizo y sofreimos. Añadimos una cucharadita de pimentón, y por último  las patatas y la pastilla de caldo y volvemos a rehogar un par de minutos.

Cubrimos las patatas con agua y ponemos a cocer. Cuando la patata esté blandita y el caldo haya espesado considerablemente  (lo que ocurrirá en unos cuarenta minutos) tendremos listo nuestro plato de cuchara. ¡Y a disfrutar!


jueves, 30 de octubre de 2014

Salchichas frescas al vino blanco

Esta receta es el colmo de la simplicidad. Los ingrediente son muy asequibles, por lo que apenas notarás en la cesta de la compra que estás incluyendo una comida proteica, la preparación es básica y el tiempo de elaboración mínimo, en unos veinte minutos lo tendrás, y eso, con el acompañamiento incluido.

Hay que decir que para esta receta es aconsejable usar salchichas frescas blancas. Si habéis comprado estas salchichas, sabéis que las hay también rojas, y aunque el sabor es bueno deja mucho que desear si las comparamos con las blancas (ojo, para esta receta)...y ya de mezclarlas ni hablamos. Tampoco valen las salchichas tipo frankfurt, o vienesas, lo suyo es salchicha fresca y blanca.

Pero, venga vamos allá, lo primero la videoreceta:
Y ahora la receta escrita.

Ingredientes
4 o 5 salchichas frescas blancas por persona
1 vaso de vino blanco
1 pastilla de caldo concentrado
2 cucharada de aceite de oliva

Preparación
Con un tenedor o con un palillo de brocheta, pinchamos cada salchicha dos o tres veces  por ambos lados.

En una sartén amplia ponemos dos cucharadas de aceite de oliva a calentar, y freímos en él las salchichas. Cuando estén bien doraditas por todas partes disolvemos la pastilla de caldo en el aceite y añadimos el vino blanco.

Dejamos hervir todo junto hasta que el vino haya reducido y los jugos se hayan mezclados. La salsa debe ligeramente espesa y bien emulsionada. Y estarán listas para comer.

Trucos

Puedes acompañarlas con puré de patatas (es lo que mejor le va) o unas patatas fritas y una ensalada para completar los grupos de alimentos, y tendrás el menú listo


jueves, 23 de octubre de 2014

Calabacines rellenos

Sin duda, después del arroz, lo que más me cuesta es encontrar formas atractivas de preparar las verduras y las hortalizas.

Como ya se por las berenjenas, que rellenitas les gustan, se me ocurrió una vez que los calabacines, así rellenos y al horno podían estar muy buenos. Los calabacines los suelo rellenar con una pasta de bechamel y carne, y la verdad es que quedan de muerte. Venga, os cuento como los preparo y luego cada uno que decida si le gustan o no.

Esta vez hemos hecho vídeo, para los que tengan el ojo vago para leer:

Ingredientes
1 calabacín por persona
1/2 kilo de ternera picada
queso rallado
aceite de oliva
1 cebolla
1 ajo
leche
harina
1 pastilla de caldo

Preparación
Lavamos los calabacines y los cortamos longitudinalmente en dos mitades. Vaciamos la pulpa formando una barquita y reservamos, tanto la pulpa de calabacín, como las barquitas.

Cortamos la pulpa del calabacín en trocitos, Pelamos la cebolla y la picamos finita, hacemos lo mismo con el ajo.

En un sartén ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva y doramos la cebolla, añadimos el calabacín y cuando está medio hecho añadimos el ajo. Despés añadimos la carne y la doramos junto al calabacín y la cebolla. Cuando la carne esté cogiendo ya color, añadimos desecha, la pastilla de caldo y una cucharada de harina, mezclamos bien y vamos añadiendo chorritos de leche hasta tener una pasta con la consistencia del yogur más o menos.

Rellenamos las barcas de calabacín con esta masa y los colocamos en una fuente refractaria con una gota de aceite de oliva en el fondo. Lo metemos al horno a 180-200 grados, cuando veamos que el calabacín ya está blandito espolvoreamos con queso rallado y gratinamos un par de minutos más. Después sacamos la fuente y servirmos.

Ya me dirás si están buenos.

jueves, 16 de octubre de 2014

Chuletas de pavo asadas

De vez en cuando compro pavo. A veces las pechugas, otros los muslos, y en ocasiones esas chuletas tan bien preparaditas que encontramos en bandejas en los supermercados (con menos frecuencia las veo en la carnicería). Las puedes encontrar adobadas o frescas, y hasta que se me ocurrió meterlas en el horno las hacía a la plancha.

El problema es que si son muy gordas, al cocinarlas a  la plancha pueden quedarse un poco crudas y a mi las aves crudas no me gustan, me gustan bien cociditas, de hecho prefiero que estén un pelín pasadas de cocción a que estén un pelín crudas, así que asarlas es la mejor opción para mi familia. También se ennegrecen mucho si ya están adobadas y tampoco me gusta llevar los platos a la mesa con carbonilla.

Ingredientes
2 chuletas de pavo por persona
3 patatas
2 zanahorias
1 pastilla de caldo
2 dientes de ajo
1 cucharada de perejil
1 cucharada de tomillo
1 cucharada de romero
1 vasod e vino blanco
aceite de oliva

Preparación
Pelamos y lavamos las patatas, las cortamos en láminas y las colocamos en una fuente refractaria haciendo una cama para las chuletas. Las regamos con un poquito de aceite de oliva, una pizca de sal y metemos al horno a 180 grados para que se vayan asando.

Pelamos y lavamos las zanahorias y las cortamos en bastoncitos, las colocamos sobre la cama de patatas, y encima ponemos las chuletas de pavo.

Preparamos  un majado con los ajos, el perejil, el tomillo, el romero y la pastilla de caldo. Mezcalmos todo con un vaso de agua caliente y añadimos el vino blanco. Regamos con es te caldo las chuletas y las patatas cada 15-20 minutos, dándole la vuelta a las chuletas para que se hagan por todas partes igual.

Subimos al horno a 200 grados y vamos vigilando, las chuletas estarán listas en 40-50 minutos, pero puedes dorarlas un poco más si te gustán más pasadas.

Servimos en un plato con unas patatitas y la salasa del asado. Y listas para saborear.


jueves, 9 de octubre de 2014

Tarta de obleas y crema de cacao y avellanas

Bueno, os traigo hoy esta receta que es de lo más visto por la red. No es nada innovadora, pero ya sabéis que yo soy más de preparar cosas fáciles, a ser posible tradicionales y que no salgan del ámbito de la comida casera. Que si, que a mi también me gusta la alta cocina...pero verla por la tele.

Hecha esta reflexión, os tengo que decir que a pesar de sus ventajas, a mi esta tarta no me convence. El problema es que a quien manda en casa si que le gusta (¡y mucho!), así que habrá que repetirla en más ocasiones.

Yo he realizado dos versiones de la receta, la primera vez la hice adornándola con conguitos, pero sinceramente, la tarta, ya es de por si bastante crujiente, si encima le añadimos conguitos lo único que tienes es crujido en tu boca. La segunda, que es la que os traigo, tiene le adorno muy simplificado y también fallé, ya que le eché virutitas de chocolate negro y tendría que haber utilizado chocolate blanco para darle más contraste. Queda pendiente ese cambio para la próxima.

Por lo demás vais a ver que es hipersencilla de realizar, sin horno y con un par de ingredientes;  puede hacerse con los niños, que disfrutan muchísimo poniéndose hasta arriba de crema de chocolate y luego la cogen con más ganas, ya que ayudaron a prepararla.


Último comentario antes de poner la receta: la llaman tarta huesitos pero a mi no me sabe a huesito, sin embargo si que hubo en casa quien dijo al probarla "esto parece un huesito gigante", pero lo dijo por la textura más que por el sabor...y ya hemos hecho más propaganda gratuita de la que deberíamos, así que al lio:

Ingredientes
1/2 paquete de obleas para tartas
1 bote de crema de cacao y avellanas de 400 gramos
virutas de chocolate

Preparación
Calentamos al baño maría la crema de chocolate para que sea más fácil untarla, y cuando ya la tenemo semi liquida vamos untando obleas y colocándolas una encima de otra. Capa de crema, oblea, capa de crema, oblea. Yo sólo utilizo medio paquete de obleas porque ponerlo todo se me hace demasiado empalagoso.

Cuando hayas puesto la última capa vierte el resto del bote de crema dejando que caiga y cubra bien los laterales, y ya está lista. La metemos en la nevera un ratito para que la crema se ponga un poco dura y adornamos. La volvemos a meter al frigorífico y la dejamos dos o tres horas, y ya está lista para comer.

Y ya vereis vosotros si es lo que esperábais o no.

jueves, 2 de octubre de 2014

Pechugas rellenas


En casa nos gusta mucho el pollo, empanado, frito, guisado, en salsa, asado...cualquier variante es buena cuando se trata de pollo. En especial a los peques de la casa les encanta tipo cachopo así que hoy les he preparado esta variante, a la que hemos llamdo simplemente pechugas rellenas.Tienen un sabor más suave que el cachopo de pollo pero la técnica es la misma. Veámos como se hacen.

Como siempre, para los que la lectura se les hace un poquito cuesta arriba, aquí os dejo el vídeo de la receta:



Ingredientes:
2 filetes de pollo por cabeza
1 loncha de jamón york por fliete
1/2 loncha de queso por filete
huevo
pan rallado
sal
aceite de oliva

Preparación
Lo primero que vamos a hacer es rellenar las pechugas, para ello las extendemos bien, colocamos una loncha de jamón york, 1/2 loncha de queso y doblamos sobre si misma. Para que no se nos descoloque la sujetamos con uno o dos palillos.

Una vez tengamos rellenas todos los filetes, lo empanamos: primero pasamos por el huevo batido con una pizca de sal y después por el pan rallado.

Por último ponemos en una sartén aceite a calentar y freimos nuestras pechugas rellenas hasta que estén doradas. Las sacamos y las dejamos en papel de cocina para eliminar el aceite y grasa sobrante, eliminamos los palillos y estarán listas para servir.

Y en menos de media hora tienes un rico plato de pechuga rellena para llevar a la mesa.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Ternera en salsa de naranja

Ya advertí que vendría con esta receta cuando publiqué en el blog la receta de Ternera en salsa de zanahoria. Y lo prometido es deuda, aquí viene una receta de ternera con una salsa un poco dulce pero no demasiado.

Como ya dije, esta receta es una vulgarización del plato que preparaba mi madre. Ella asaba una pieza de redondo y según la ocasión lo servía con salsa de zanahoria, con salsa de naranja, y si, la ocasión era realmente especial, la servía con las dos salsas. La verdad es que es un plato muy vistoso y rico, pero no todos los días podemos estar asando un redondo, así que yo lo hago con los filetes fritos y queda muy rica también.



Ingredientes

2 o 3 filetes de redondo de ternera por comensal
harina
aceite
1 cebolla
1 ajo
1 zanahoria
3 naranjas de zumo
1/2 vaso de vino blanco
1/2 vaso de caldo o 1 pastilla 
sal
pimienta

Preparación

Pelamos la cebolla, la zanahoria y el ajo y lo picamos, lo guardamos para realizar la salsa a posteriori.

Salpimentamos los filetes, los enharinamos y los freimos. Una vez dorados los reservamos.

En el mismo aceite de los filetes sofreimos la cebolla hasta que está dorada, añadimos el ajo y la zanahoria y lo rehogamos hasta que la zanahoria está blandita, añadimos el vino blanco y lo dejamos reducir.

Exprimimos las naranjas y guardamos el zumo.

Cuando el vino ha reducido incorporamos el caldo y el zumo de naranja y lo dejamos hervir todo junto unos cinco minutos. Pasado este tiempo sacamos la salsa del fuego y la pasamos por la batidora hasta tenr una salsa fina. Si nos queda algún grumito y la queremos aun más fina, la pasaremos por pasapurés.

Después volvemos a incorporar en la sartén la salsa de naranja y los filetes de carne y lo dejamos hacer chup chup a fuego lento unos diez o quince minutos, moviendo con frecuencia. Pasado este tiempo estará listo para servir, y resulta ideal si está acompañado de unas patatas fritas o un poco de arroz hervido.


miércoles, 30 de julio de 2014

Estofado de ternera con vino tinto

Desde que seguí las instrucciones de Tomasa para realizar el ragoût de ternera, le he perdido el miedo a la olla rápida y ahí estoy cada dos por tres haciendo experimentos a ver que tal salen. Uno de los estofados que más me gustaba de mi madre es el de ternera con vino tinto, que además lo hacia en su olla expres, pero que a mi se me había resistido por al cuestión de los tiempos.

Aquí os dejo el vídeo para que veais lo sencillo que es:


Y aquí os dejo la receta:

Ingredientes
1/2 kilo de ternera troceada
3 patatas
1 zanahoria
1 cebolla
1 ajo
harina
1 vaso de vino tinto
1 vaso de caldo o una pastilla de caldo
sal
pimienta
aceite de oliva

Preparación

Salpimentamos la carne, la enharinamos y la doramos en la olla con un par de cucharadas de aceite de oliva.

Pelamos la cebolla, la lavamos y la picamos bien pequeña. Pelamos la zanahoria y la cortamos en rodajas. Pelamos el ajo y lo picamos.

Cuando la carne esté dorada la sacamos y la reservamos. En el mismo aceite doramos la cebolla y cuando ya está con un olor bonito añadimos las zanahorias y rehogamos un par de minutos. Añadimos los ajos y dejamos un minutillo más e incorporamos la carne. Lo dejamos un par de minutos y añadimos un vaso de vino tinto (cuanto mejor sea la calidad del vino más rico estará el guiso). Dejamos reducir el vino, hasta que se nos haya formado una salsa espesa y el líquido se haya reducido a la mitad. Añadimos el vaso de caldo, o en su defecto disolvemos una pastilla de caldo en agua caliente y lo agregamos. Removemos y añadimos agua hasta cubrir la carne un poquito.

Ponemos la tapa a la olla, a fuego fuerte hasta que empiece a pitar  y la dejamos a fuego medio  veinte minutos desde que empiece a pitar.

Pelamos las patatas, las lavamos bien y las triscamos, y las dejamos sumergidas en agua hasta que les llegue su momento.

Transcurridos los veinte minutos de cocción en la olla rápida, y siempre teniendo en cuenta las medidas de seguridad necesarias, abrimos la olla e incorporamos las patatas, volvemos a cubrir con agua si fuese necesario, tapamos la olla y repetimos el proceso 15 minutos.

Una vez pasado el tiempo volvemos a abrir la olla y lo tendremos listo para comer.



miércoles, 23 de julio de 2014

Alitas de pollo fritas con salsa de ajillo y vino

Las alitas de pollo fritas eran un clásico en mis veranos infantiles. Recuerdo cenar en terrazas de bares al fresquito de la noche enorme bandejas de alitas fritas. También en casa nos las ponían y siempre me encantaron.

Como se supone que tienen mucho colesterol del malo en la piel, (lo dicho, se supone, exactamente no se cuanto colesterol aportan) pues no las pongo mucho, pero de vez en cuando se nos cuela este pecado venial en casa.


Ingredientes

4 o cinco alitas enteras por persona
2 o 3 ajos
1/2 vaso de vino blanco
perejil picado
aceite abundante

Preparación

Freímos las alitas en una sartén con abundante aceite y caliente. Ojo, es habitual que el aceite salte un poco así que no está de más extremar las precauciones.

Partímos el ajo en filetitos y cuando tenemos casi todas las alitas fritas (lo normal es que no entre más de cuatro en la sartén así que tendremos que hacer un par de rondas) empezamos a preparar la salsa.

En una sartén pequeña ponemos a dorar los ajos, y cuando empiezan a coger color añadimos el perejil y el vino blanco con mucho cuidado de no quemarnos con el chisporroteo (se puede hacer a fuego lento y así no salta tanto). Dejamos reducir el vino hasta 1/3 parte.

En una fuente o plato colocamos las alitas, les espolvoreamos un poco de sal y regamos con la salsa (procurando que todas se mojen por igual). Podemos acompañar la fuente con unos gajos de limón por si alguien quiere ponerle el toque ácido, y listas para disfrutar.

miércoles, 16 de julio de 2014

Bizcocho de yogur y dos chocolates

Intentar mejorar la receta del bizcocho de yogur es bastante complicado. Algo tan sencillo y tan rico no se puede mejorar, así que yo, como ejercicio en la cocina, me dedico a hacer variantes sobre la misma receta.

Unas variantes están mejor, y terminan en las páginas de este blog, y otras se quedan archivadas en la memoria en busca de una mejor combinación y resultado. En este caso, el experimento resultó delicioso, así que lo comparto aquí por si alguien quiere servir una versión distinta del bizcocho de yogur.

Vídeo va:

Ingredientes

1 vaso de yogur natural
1 tableta de chocolate negro o chocolate con leche (75 grs)
1 tableta de chocolate blanco (75 grs)
1 sobre de levadura
1 medida de aceite
2 medidas de azúcar
3 medidas de harina
3 huevos

Preparación
Batimos todos los ingredientes a excepción de las tabletas de chocolate. Cuando tengamos realizada la masa madre, la dividimos en en dos partes iguales en distintos recipientes, incorporando en cada unos de ellos una de las tabletas de chocolate previamente fundidas (yo fundo el chocolate al baño maría, que en el microondas no suele quedarme bien) y batimos cada mezcla por separado.

Untamos abundante mantequilla en el molde para bizcochos y ponemos primero la capa de chocolate oscuro y acontinuación la capa de chocolate blanco. Lo metemos en el horno a 180º durante unos 45 minutos.

Hacemos la prueba del palillo y cuando el interior esté cocido, lo sacamos, lo dejamos reposar, lo desmoldamos y lo servimos una vez que se haya enfriado. Un bizcocho casero con un toque especial para golosos.

miércoles, 9 de julio de 2014

Merluza a la romana

Probablemente es una de las formas más sencillas de preparar la merluza. Y de las más típicas. En casa hay divisiónde opiniones con el pescado en general, pero lo cierto es que con unas rodajitas de merluza a la romana acierto siempre. Se preparan en un santiamén y acompañadas de una ensaladita siempre son una cena ideal o un segundo plato muy saludable.

¿Qué cómo se hace? Pues aquí os dejo el vídeo, y más abajo teneis descrito completo el proceso para realizarlo.


Ingredientes

2 o 3 rodajas de merluza
1 huevo
sal
harina
aceite

Preparación

Secamos bien las rodajas con papel absorbente, y las enharinamos. Batimos el huevo y rebozamos las rodajas.

Ponemos aceite a calentar y freimos las rodajas en el aceite hasta que estén bien doraditas por ambos lados. Y ya están, listas para comer y disfrutar.

Fácil ¿eh?

Puedes acompañarlas con una ensalada, con un poco de mayonesa y con un trocito de limón, para que cada uno la tome como más le guste.


miércoles, 2 de julio de 2014

Tallarines con carne y verduras

Los platos de pasta tienen la ventaja de que suelen ser muy rápidos de preparar. En este caso, además de ser una receta muy fácil y rápida contamos con la ventaja añadida de que es muy completo, pasta, proteína y verdura. Si le sumas un pieza de fruta y un poco de pan tendrás una perfecta comida.

Los tallarines con verdura y carne son un plato muy versatil, ya que igual da que los tomes como plato único, como primero o como segundo. Para mi, este plato, por el equilibrio de ingredientes, es un buen plato único, pero hay a quien su estómago no le perdonaría que hiciese una comida compuesta de un solo plato de pasta, así que en el gusto y voluntad de cada cual queda el complementarlos de una forma u otra.

Yo os dejo aquí el vídeo:


Y aquí la receta:

Ingredientes (para 2/3 personas)

1 filete de pechuga de pollo
1 o 2 filetes de redondo de ternera
1 zanahoria
1 cebolla
1 calabacín
1/2 vaso de caldo o una pastilla de caldo
salsa de soja
200-300 gramos de tallarines
aceite de oliva

Preparación

En una olla ponemos abundante agua a calentar, añadimos una gota de aceite de oliva y una pastilla de caldo y cuando rompa a hervir ponemos tantas raciones de tallarines como personas vayan a comer (100 grs por persona es una buena ración). La pasta estará cocida y en su punto en unos 9 minutos.

Pelamos, lavamos y cortamos las verduras, la cebolla en rodajas muy finas y la zanahoria y el calabacín en tiras no muy gruesas, pero tampoco tan finas que pueda parecer que las hemos rallado.

Partimos la carne en tiras de un dedo de ancho aproximadamente.

En una sartén ponemos aceite a calentar y doramos la carne. Cuando esté bien doradita la sacamos, la reservamos y en la misma sartén ponemos la cebolla a dorar. na vez dorada la cebollaañadimos la zanahoria, la dejamos un par de minutos y añadimos el calabacín, haciendo un sofrito con las verduras. Por último añadimos la carne y lo dejamos rehogar todo junto  durante unos minutos.

Cuando la pasta esté cocida la escurriremos y lavaremos con agua fría para que quede bien suelta, ponemos otra vez a calentar las verduras y la carne y añadimos la pasta. Regamos todo con un par de cucharadas de soja, y lo dejamos calentar todo junto, removiendo con frecuencia entre cinco y diez minutos. No dejes que se pegue.

Y ya está, listos unos tallarines con carne y verdura.

miércoles, 25 de junio de 2014

Batido de plátano y chocolate

Con el verano apetecen cosas frías, sobre todo para merendar. En casa no nos apetecen ni tés, ni cafés ni ninguna bebida caliente, así que nos da por los zumos, horchatas, refrescos y batidos en todas sus variantes.
De vez en cuando...¡hasta nos preparamos un batido casero!


Para preparar este batido de plátano y chocolate apenas necesitas 4 ingredientes, una batidora de mano o de vaso (cada uno según sus posibilidades y gustos), un poquito de tiempo y mucho amor.

No me enrollo más, aquí tenéis la receta.

(Y el vídeo)


Ingredientes (para 3 batidos)

2 plátanos, preferiblemente frios de la nevera
1 vaso de leche desnatada fría
1 cucharada de azúcar
2 o 3 cucharadas de cacao soluble

Preparación

Pelamos el plátano, le quitamos las hebras y lo troceamos, echándolo en el recipiente en el que vayamos a batirlo. Añadimos el azúcar, la leche y el cacao. Batimos todos los ingredientes con la batidora, hasta que el plátano se haya fundido completamente y no queden grumos. Repartimos en vasos, ponemos una caña y a disfrutar.

Apunte
Este batido tiene muchas proteínas y azúcares, así que utilizo leche desnatada para rebajarlo un poquito, pero podría hacerse con cualquier tipo de leche.
Es aconsejable tomarlo justo después de hacerlo, y de ahí que los ingredientes ya tengan que estar fríos.

domingo, 15 de junio de 2014

Pollo estofado con verduras

Soy de plato único.

Cuando salgo a comer a restaurantes a veces me parece excesivo lo de comer un primer plato y un segundo - y ya si es en Asturias con esos menús de tres platos más postre acabo fartuca-.

Así que procuro que las cosas que preparo, suelan tener todos los grupos de alimentos principales. El hidrato de carbono lo tienes asegurado con el pan, de postre, fruta, así que ya sólo falta la proteína y la verdura.

El plato de hoy se puede acompañar también con unas patatas fritas o con un poco de arroz como guarnición y ya lo tenemos redondo.

Tenemos vídeo:
Y aquí va la receta:

Ingredientes
3/4 k de pollo troceado (con o sin piel, eso a tu gusto)
1 calabacín
1 zanahoria
1 cebolla
2 tomates
1 ajo
aceite de oliva
harina
1 vaso de caldo
1 vaso de vino blanco
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de pimiento
pimienta

Preparación 

Enharinamos  y salpimentamos el pollo. En una olla ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar, y doramos el pollo a fuego medio.

Mientras se está dorando, preparamos las verduras. Lavamos y pelamos el calabacín y la zanahoría y los cortamos en cubitos. Pelamos y lavamos la cebolla y la picamos finita. Lavamos los tomates y los rallamos. Picamos bien el ajo.

Cuando el pollo está bien doradito, lo sacamos y en el mismo aceite hacemos un sofrito con la cebolla, y el ajo. Incorporamos el pollo a este sofrito, mezclamos bien y añadimos la zanahoria. Lo rehogamos todo bien unos cinco minutos e incorporamos el vaso de vino. Dejamos reducir a la mitad y añadimos el orégano, el tomillo y  el vaso de caldo.

Tapamos la olla y lo dejamos hacer chup chup durante veinte minutos o hasta que el caldo se espese. Lo servimos y a comer.

Rápido, fácil, sano y nutritivo ¿qué más se puede pedir?









domingo, 8 de junio de 2014

Tortilla Española (Tortilla de patata con cebolla)

Si hay algo típico, tradicional y característico de la cocina española, eso es la tortilla de patata. La hacemos en todas las comunidades autónomas, en todas las regiones, en todas las ciudades y en todos los pueblos. La hacemos con verduras, con jamón, rellenas y cubiertas, con cebolla y sin cebolla...¡y en todas sus variantes es un manjar absoluto!

Eso si, que sea una receta tradicional y con unos ingredientes tan básicos y sencillos no significa en absoluto que sea un plato fácil de cocinar. Decía mi padre, que para aprender a freir huevos fritos, había que freir huevos mil veces, y que al mil diez, o mil veinte, ya te salían bien.

Pues con la tortilla de patata pasa tres cuartos de lo mismo. Es un plato que requiere mucha práctica para que quede doradita por fuera y en su punto por dentro (ni demasiado cuajada ni demasiado cruda). A mi, después de tantos años cocinándola, aun hay veces que no me queda en su punto. El que es un maestro es mi suegro. Como me digan que van a hacer tortilla allí que me planto con cara de nuera buena.

La receta que traigo yo hoy es la básica, la tortilla de patata con cebolla de toda la vida. Y al que no le guste con cebolla que no se la eche.


Ingredientes

4 o 5 patatas
1 cebolla
4 huevos
aceite de oliva
2 pellizcos de sal

Preparación

Lavamos y pelamos las patatas y las cortamos en rodajas muy finas (yo suelo usar un rallador de esos que te hacen láminas como para hacer patatas chip). Pelamos también una cebolla y la picamos también en rodajas muy finas.

En una sartén pondremos abundante aceite a calentar y añadimos, primero la cebolla y cuando esté bien doradita, añadimos la patata. Ojo, es importante echar primero la cebolla, si no se cocerá y el resultado no será igual de rico. Si no te gusta la cebolla, echa la patata en aceite bien caliente.

Es necesario moverlas frecuentemente para que no se peguen y se separen y se frían bien. Hay quien dice que deben quedar más cocidas que fritas, pero a mi eso tampoco me convence. En cuanto veas que están fritas (no doradas, eso no), las sacamos, escurrimos bien el aceite y dejamos enfriar. Si todo ha salido bien tendremos unos hilos de cebolla bien doraditos entre las patatas.

Batimos  los huevos muy bien, que queden muy homogéneos. Añadimos la patata, uno o dos pellizcos de sal, y lo mezclamos todo bien.

En una sartén que no se pegue  (¡muy importante que no se pegue!) ponemos una cucharadita de aceite de oliva a calentar y cuando está bien caliente y bien extendida por la sartén incorporamos la mezcla. Haremos movimientos circulares con la sartén para que coja forma. La cuajamos unos tres minutos por cada lado, e iremos dando la vuelta a la tortilla hasta que adquiera el color dorado que nos guste.

Si la quieres más cuajada, pon el fuego muy lento, tardará más en dorarse y el huevo se cuajará por completo. Si te gusta un poco jugosa, manten el fuego alto pero no demasiado fuerte, o se dorará por fuera muy rápido y el interior quedará crudo.

Y después de un rato de paciencia, tendrás tu tortilla de patata.

Si es la primera vez que la haces no te desanimes, como digo, es un plato más dificil de lo que parece.

domingo, 1 de junio de 2014

Lentejas guisadas

Las lentejas son fantásticas para cocinar legumbre si no te acordaste de dejar ninguna otra en remojo. Mi variedad favorita, ya lo he dicho alguna vez, es la lenteja pardiña, pero la pequeña, que me parece más tierna y con más sabor.

Ya apunté una vez la receta de mis lentejas estofadas, bueno pues hoy os voy a dar la receta de mis lentejas guisadas. La diferencia radical es que las primeras apenas necesitan atención, pero en este caso debemos prestar un poco más de cariño al guiso. El resultado es igual de bueno, o más.

¡Ah si! Hay video:

Y ahora la receta:

Ingredientes
1 cuarto de pollo
1 morcilla
1 chorizo
1 o 2 patatas
1 zanahoria
2 o 3 puñaditos de lentejas por persona
1 ajo
1/2 cebolla
aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón dulce
1 vaso de caldo, o en su defecto 1 pastilla 


Preparación

Ponemos las lentejas en remojo una hora antes de cocinarlas (es suficiente con 30 minutos). Apartamos todas aquellas que floten.

En una olla ponemos agua a calentar. Cuando este a punto de romper a hervir añadimos una cucharada de aceite de oliva. Incorporamos el pollo, el chorizo y la morcilla.

Escurrimos las lentejas y las incorporamos también. Desespumamos cada vez que sea necesario.

Pelamos la patata y la zanahoria y la incorporamos al guiso. Añadimos otro chorrito de aceite de oliva y el vaso de caldo (o en su defecto la pastilla de caldo). Dejamos hervir unos 30 minutos.

Durante ese tiempo pelaremos la media cebolla y la picamos muy chiquitita. Hacemos lo mismo con el ajo.

En una sartén calentamos una cucharadita de aceite de oliva y hacemos un sofrito con la cebolla y el ajo. Cuando la cebolla esté bien pochadita, añadimos una cucharadita de pimentón dulce, rehogamos unos segundos e incorporamos este sofrito al guiso. Dejamos hervir otros 30 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que el caldo de las lentejas adquiera el espesor que te guste.

Servimos con un trozo de patata, zanahoria, pollo, chorizo y morcilla bien calentitas, y ya están listas para degustar.




domingo, 25 de mayo de 2014

Mousakka de carne a mi estilo

Ya se que no soy muy ortodoxa con las recetas, y con esta menos aun. La primera vez que hice mousakka, siguiendo una receta supuestamente tradicional, el resultado fue muy bueno, pero no conseguí que en casa me diesen un diez. El motivo es que el gratinado superior llevaba huevo, yogur y queso feta, siendo un sabor demasiado fuerte. Como además somos pocos, tratar de aprovechar (mediante recalentón) los restos, tampoco funcionó demasiado bien.

Así que, como en otras ocasiones, fuí adaptando ingredientes, cantidades y capas para amoldarme al gusto de los míos. El resultado final es algo distinto de aquella primera receta, pero igualmente delicioso. El inconveniente que tiene es que es muy laborioso y vamos a necesitar nuestra buena mañana para cocinarlo.

Aquí os dejo el vídeo:



Y aquí la receta.

Ingredientes
1/2 kilo de carne de ternera picada
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
2 cebollas
1 berenjena
1 calabacín
2 o 3 patatas
leche
harina
mantequilla
2 quesitos
1 bote de tomate triturado
queso rallado
1 pastilla de caldo concentrado
aceite de oliva

Preparación

Lavamos bien las verduras y las hortalizas. Pelamos las patatas y una cebolla y las picamos en rodajas no muy gordas. Picamos la berenjena, el calabacín y los pimientos también en rodajas.

En una fuente refractaria colocamos la primera capa de patatas, cubriendo bien todo el fondo, espolvoreamos una pizca de sal y un chorrito de aceite. Ponemos el horno a 200 grados e introducimos la bandeja con las patatas. 5 o 10 minutos después sacamos al bandeja y colocamos la capa de berenjena sobre la patata. Volvemos a hornear cinco  minutos y volvemos a sacar, colocando la capa de calabacín. Repetimos la operación con la cebolla, el pimiento rojo y el pimiento verde y dejamos en el horno mientras preparamos la capa de carne.

Pelamos la otra cebolla (que sea pequeñita) y la picamos en trocitos pequeñitos. Necesitaremos la mitad para el sofrito de tomate y la otra mitad para la carne.

En una sartén ponemos un par de cucharadas de aceite a calentar y doramos una parte de la cebolla. Cuando ya esté con un color apetitoso se añade 3/4 partes del tomate triturado y la pastilla de caldo concentrado bien deshecha. Se sofrie muy bien unos cinco minutos. Apartamos del fuego y reservamos.

Por otro lado hacemos un sofrito con la otra mitad de la cebolla y la carne, añadiendo el 1/4 restante del tomate triturado.

Después, sacaremos nuestras verduras del horno (llevarán entre 10 y 15 minutos) y ponemos la capa de tomate (bien repartido por toda la superficie) y la capa de carne procurando que quede todo uniforme, y volvemos a meter al horno.

La última capa es una bechamel con quesitos. Pondremos a derretir una buena cucharada de mantequilla y cuando esté caliente tostaremos tres cucharadas de harina. Incorporaremos poco a poco leche hasta ir formando una masa semilíquida y sin grumos. Salpimentamos y añadimos los dos quesitos. Cuando todo esté bien ligado, sacamos la fuente del horno y esparcimos la última capa de bechamel de forma uniforme. Volvemos a meter en el horno otros 20-30 minutos aproximadamente.

Cuando veamos que todos los ingredientes están bien cocinados, espolvoreamos abundante queso rallado por encima y gratinamos 5 o 10 minutos.

Y ya está lista para comer, deliciosa, que nuestro trabajito nos habrá costado.





domingo, 18 de mayo de 2014

Manzanas asadas

Lo sé, no tengo remedio. Y es que no puedo aguantar una oferta. ¿Qué hay una oferta de 3 kilos de manzanas? Pues allá que me vengo cargada del mercado con manzanas. Y da igual que sepa que la manzana no es precisamente la fruta favorita en casa, yo me las traigo. Así que después no me queda más remedio que inventar algo con esas ofertas si no quiero que el dinero, se vaya en forma de producto no consumido a la basura.

Para las manzanas tipo reineta, amarillas o verdes, suelo sacarme de la manga la receta de manzanas asadas de mi abuela, rápida, sencilla y que le da al postre un toque de sofisticación. Eso sí, si mi abuela viese que aso manzanas que no son reinetas yo creo que le daba un parraque.

Vamos allá con la receta, no sin antes dejaros el vídeo:


Ingredientes:
Manzanas tipo reineta o golden
Azúcar (250 grs aproximadamente)
1 copa de brandy

Preparación
Lavamos muy bien y a conciencia las manzanas.

Preparamos el almibar disolviendo cuatro cucharadas soperas de azúcar en la copa de brandy y añadimos y 1/2 vaso de agua. Si no tiene brandy puedes utilizar jerez (más de la tierra) o ron dulce.

Vaciamos el corazón de las manzanas sin llegar a quitarlo del todo, creando un hueco en el centro de la manzana. Colocamos las manzanas en una bandeja apta para el horno y rellenamos los huecos con el almíbar. Regamos las manzanas con el sobrante y añadimos azúcar en cada manzana espolvoreando también por encima.

Metemos las manzanas en el horno a 180º durante unos 40-45 minutos.

Una vez asadas, reservamos y dejamos enfriar, y estarán listas para comer, aunque a mi me gusta comerlas calentitas, casirecién salidas del horno.



miércoles, 16 de abril de 2014

Tarta Tren de plumcake y chuches


La primera vez que vi esta tarta, a una amiga de facebook, me enamore de ella, y desde entonces deseé que llegase el momento de poder hacerla. Hace unos días con ocasión del cumple de mi retoño hice por primera vez la Tarta Tren de plumcake y chuches. Yo la miraba y veía un camión más que un tren, pero los peques reconocieron mejor que yo lo que era. Dicho sea de paso, he consultado unas cuantas versiones en internet, y aunque estaría genial aventurar más la próxima vez haciendo yo misma los plumcakes, sólo tenía tiempo para ejercer de albañil, es decir, para pegar las piezas.

Ingredientes

2 plumcakes de chocolate cubiertos de chocolate (como mínimo, luego añade todos los vagones que necesites según el número de invitados que vayas a tener).
crema de cacao y avellana (como pegamento)
1 paquetes de galletas tipo filipino blancas
1 paquete de mikados
chucherías y golosinas variadas

Preparación

Corta uno de los plumcakes en dos trozos, uno más largo, que será la maquinaria de  la locomotora, y otro más corto, que hará las veces de cabina. Pegalas para que parezcan la locomotora.

Yo hice las vías con regaliz rojo del gordo pero las he visto con nubes, bizcochos, barritas de kitkat, en fin que lo que más te apetezca.

Los ejes de las ruedas son Mikados, y las ruedas las hice pegando dos galletas tipo filipin con un poco de crema de cacao y avellana. Una vez colocados los ejes en los plumcakes se introducen las ruedas y se pegan un poco al bizcocho para que no se caigan.

Después echa a volar la imaginación para poner la chimenea y lo que transportan los vagones, en mi caso era un mercancías cargadito de chuches.

miércoles, 9 de abril de 2014

Ternera en salsa de zanahoria

Mi madre hacía dos versiones de este plato, una dulce y una salada. Otro día os cuento la dulce, hoy vamos con la versión más sabrosa.

Lo cierto es que yo he vulgarizado el plato, mi madre solía asar una buena pieza de redondo, y nos ponía este plato en ocasiones muy especiales. Yo he suprimido el proceso de asado para agilizar la receta y que pueda ser un plato en entresemana.

Aquí está el vídeo:
Y vamos allá con la receta

Ingredientes
3 filetes de redondo de ternera o 3 escalopines pequeños en su defecto por persona
harina
5 o 6 zanahorias
1 cebolla
1 vaso de caldo o 1 pastilla de caldo + 1 vaso de agua
aceite de oliva

Preparación
Enharinamos los filetes y los doramos  en aceite de oliva a fuego medio. Una vez dorados los reservamos.

Pelamos, lavamos y picamos la cebolla y la doramos en el mismo aceite en el que hemos hecho los filetes. Lavamos, pelamos y picamos en rodajas la zanahoria. Cuando la cebolla esté dorada, añadimos la zanahoria y lo rehogamos todo junto hasta que la zanahoria esté blandita.

Incorporamos el vino blanco y el caldo, dejamos hervir todo junto unos cinco minutos y pasamos la salsa por la batidora hasta que nos quede suave y fina.

Después incorporamos de nuevo a la cacerola la carne y la salsa y lo dejamos hervir a fuego lento durante unos diez o quince minutos. Y ya está. Listo para disfrutar.

Como acompañamiento puedes poner unas patatas fritas o un risotto, ambas cosas le van muy bien.

miércoles, 2 de abril de 2014

Bizcocho de yogur y limón

¿He dicho ya que he probado diversas variantes del bizcocho de yogur? Hoy os traigo mi versión al limón. Este bizcocho les gustará a aquellos que no les gustan los dulces demasiado dulces.

Os traigo por una parte, el vídeo:
Y por otra la receta.

Ingredientes
Un yogur de limón (guardamos el vasito del yogur que utilizaremos como medida)
3 huevos
3 medidas de harina
1 limón
2 medidas de azúcar
1 medida de aceite
1 sobre de levadura
1 nuez de mantequilla

Preparación
En primer lugar rallaremos la cáscara del limón, procurando no llegar a la parte blanca, porque amargaría el bizcocho. Por otro lado exprimimos el limón.

En un bol mezclamos bien todos los ingredientes (excepto la mantequilla), hasta tener una masa semi-líquida y  homogénea.

Engrasamos el molde con la mantequilla, rellenamos con la  masa, ponemos el horno a calentar a 200 grados  y metemos el bizcocho durante unos 50 minutos a 180 grados.

Comprobamos que está bien horneado con la prueba del palillo de madera (pinchamos el bizcocho, y si el palillo sale limpio es que ya está cocido, si no, habrá que dejarlo un porquito más).

Y ya está, ya tienes una nueva versión del clásico bizcocho de yogur.



miércoles, 26 de marzo de 2014

Calderillo de Arguiñano

Al menos han pasado diez años desde que me compre el libro de Karlos Arguiñano, 1069 recetas de cocina, libro que uso al menos cinco o seis veces por temporada en busca de nuevas preparaciones.

Hace un par de años empecé a buscar una nueva forma de hacer un guiso con carne y encontré una receta llamada Calderillo. La primera vez que la hice me sorprendió la diferencia de sabor con un ragout, usando unos ingredientes tan parecidos, así que la añadí a los guisos habituales que hacemos en casa.

Aquí tenéis el vídeo:
Y aquí va la receta, no es exactamente igual que la original, he adaptado las proporciones y los ingredientes al gusto de mis comensales:

Ingredientes (para 2/3 raciones)
3 patatas
1 zanahoria
1 guindilla
1 tomate
1 lata de pimiento morrón
2 cucharaditas de vinagre de jerez
1 ajo
sal
1 cebolla
1/2 kilo de carne de ternera en dados (ragout, morcillo, etc)
aceite de oliva
perejil
pimienta


Preparación
Lavamos todas las verduras y hortalizas. Pelamos las patatas, las triscamos en trozos no muy grandes y las reservamos en agua.

Pelamos la zanahoria, la cortamos en cuadraditos. Hacemos lo mismo con la cebolla y el ajo.
Eliminamos el líquido de la conserva de los pimientos, los lavamos y los partimos en trozos pequeñitos.
Picamos el tomate también en trozos pequeños.

En una olla ponemos un par de cucharadas soperas de aceite de oliva y rehogamos la cebolla, el ajo, la zanahoria, el tomate y el pimiento, y encima ponemos la carne. Salpimentamos, añadimos la guindilla, el vinagre y agregamos un vaso de agua, dejamos hervir todo junto cerca de una hora, a fuego medio y con la olla tapada.

Por otro lado freímos las patatas y las reservamos. Cuando el guiso lleve unos cincuenta minutos añadimos las patatas, una pizca de perejil picado y lo dejamos todo junto otros 10 minutos.

Y ya está listo para servir. A ver si os gusta tanto como a nosotros la receta del Sr. Arguiñano.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Salsa de manzana

Esta salsa es la misma que hago para hacer el Lomo de cerdo con prisas, pero que puede acompañar muy bien otras carnes bien asadas, bien a la plancha. Principalmente la recomiendo con cerdo pero también le va bien a la ternera.

Es muy fácil y rápida de preparar.
 Ingredientes:
3 o 4 manzanas
1 cucharada de aceite o 1 nuez de margarina o mantequilla
agua
sal
azúcar

Preparación
Lavamos y pelamos las manzanas y las partimos en trozos grandes que incorporamos a una cazuela. Añadimos el aceite o la mantequilla, una pizca de sal y una pizca de azúcar y cubrimos con agua las manzanas. Ponemos a cocer y cuando casi se haya evaporado el agua, apartamos del fuego y lo pasamos todo por la batidora. Y ya esta lista, a la salsera y servir junto a la carne de nuestra elección.


miércoles, 12 de marzo de 2014

Magro con tomate

De niña siempre creí que el magro con tomate se preparaba con unas latas que de vez en cuando veía por casa de mi abuelo, hasta que fuí a Murcia y probé este plato, donde al parecer es tradicional. Desde entonces siempre quise aprender a cocinarlo, pero nunca me atreví.

Años después fui a Huesca a visitar a unos amigos, y resultó que el magro con tomate también es allí plato tradicional, así que ni cortos ni perezosos el grupo de amigos nos decidimos a preparar este delicioso plato. Salió tan rico que desde entonces se ha convertido un habitual entre lo que hago para comer en casa.

Aquí va el vídeo:
Ingredientes:
(para 2 personas aproximadamente)

1/2 kilo de magro de cerdo (cuanto más libre de grasa, mejor)
1 cebolla
2 ajos
aceite de oliva
1/2 kilo de tomate triturado
sal
pimienta
dos dedos de vino blanco
1 pimiento rojo

Preparación
Lavamos bien el pimiento, le quitamos el centro, las pepitas y lo bordes blancos. Partimos en trocitos pequeños. Pelamos la cebolla, la lavamos y la partimos en trozos. También pelamos el ajo y lo picamos.

En una sartén o cacerola hacemos un sofrito con la cebolla, los ajos y el pimiento. Agregamos la carne y lo rehogamos todo junto hasta que la carne coja color.

Añadimos la pastilla de caldo y el vino blanco y removemos bien el fondo. Dejamos reducir el alcohol, y añadimos el tomate triturado. Si queremos darle más sabor podemos añadir también una hoja de laurel, y un pelín de orégano.

Bajamos el fuego y dejamos hervir todo junto una hora aproximadamente (hasta que la carne esté blandita) dando vueltas de vez en cuando para que no se pegue.

Una vez realizado este proceso, está listo para comer.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Potaje de Vigilia

Tradicionalmente, en los hogares católicos se comía este delicioso plato los viernes de las semanas de cuaresma, y muy especialmente en Semana Santa. La principal función de este plato era suprimir la carne de la dieta, y lo cierto es que no creo que nadie lo echara en falta con la contundencia que tiene la receta.

Vaya por delante que soy una apasionada de los guisos de legumbres y sobre todo de garbanzos y por si acaso, os pasa como a mi, os cuento cómo lo hago.

Lo primero, os dejo el vídeo, y como siempre, a continuación podéis leer toda la receta:
Ingredientes

300 grs (aprox) de Garbanzos, puesto en remojo el día anterior
2 cebollas
2 dientes de ajo
1 tomate
100 o 150 grs de pan
150 grs de espinacas
1 Zanahoria
2 huevos cocidos
pimentón
harina
cominos
clavo

Preparación 

Ponemos en remojo los garbanzos 24 horas antes de preparar el guiso.

Cocemos los dos huevos y reservamos.

Lo primero de todo es poner a cocer los garbanzos mientras preparamos el resto de los ingredientes. Picamos una cebolla, un ajo y el tomate muy picadito y cortamos el pan en daditos.

Añadimos a la olla con los garbanzos la zanahoria y 1 ajo entero.  Limpiamos la cebolla y le pinchamos varios clavos (se entiende que el condimento llamado clavo, no me vayáis a llenar la cebolla de puntas de hierro), y la añadimos también.

En una sartén  ponemos aceite de oliva a calentar (una cucharada) y  hacemos picatostes con el pan.

Vamos a poner en un mortero un poco de comino, la mitad del pan frito (reservamos la otra mitad) y una yema de huevo y lo machacamos bien. Sofreímos la otra cebolla, junto con el otro ajo, el pimentón y el tomate (los ingredientes que  habíamos picado previamente) y añadimos el majado de comino, huevo y pan.

Cuando los garbanzos llevan cerca de hora y media cociendo, añadimos el bacalao, el sofrito y las espinacas y lo dejamos hervir a fuego lento otras dos horas.

Partimos el huevo en cuartos, y cuando ya está listo el guiso, lo servimos con unos picatostes y un cuartito de huevo por encima. Y a disfrutar de la Semana Santa.







sábado, 1 de febrero de 2014

Arroz a la milanesa

El arroz no es mi punto fuerte, así que no suelo arriesgar mucho cuando quiero preparar un plato cuya base principal es el arroz. Esta receta de arroz a la milanesa, fue uno de los platos más recurrentes durante mis años en la universidad, es rápido, está muy rico y es fácil de preparar. Si no recuerdo mal leí la receta en el famoso libro de Simone Ortega, pero hace tantos años que igual fue en otro sitio.


Ingredientes

1 trozo de chorizo para guisar ( a mi me gusta especialmente el de sarta)
4 o 5 lonchas de jamón serrano
1 vaso de arroz
aceite
2 cucharadas de queso rallado
2 cucharadas de guisantes
1 cebolla pequeña
2 ajos
1 pastilla de caldo

Preparación

Pelamos los ajos y los partimos en trozos muy pequeños, y reservamos en dos mitades.Pelamos la cebolla y la partimos en trozos pequeños. También troceamos el chorizo y el jamón en trocitos.

En un cazo o cacerola ponemos un par de cucharadas de aceite y sofreímos el ajo unos segundos y sin que llegue a dorarse añadimos el arroz y la pastilla de caldo. Rehogamos todo junto un minuto o dos y añadimos 4 vasos de agua con la misma medida que utilizamos para el arroz. Lo dejamos hervir, removiendo de vez en cuando durante 15 minutos.

Mientras, en una sartén ponemos otro par de cucharadas de aceite, y cuando esté caliente sofreiremos la cebolla hasta que esté bien doradita, añadimos el jamón, sofreímos un minuto, añadimos el chorizo, y cuando esté bien hecho añadimos el ajo y los guisantes. Rehogamos todo junto un par de minutos, apartamos del fuego y reservamos.

Cuando el arroz esté hervido, lo aclaramos en el grifo y lo escurrimos bien. En la misma sartén en la que tenemos el sofrito mezclamos con el arroz y calentamos todo junto unos cuatro minutos, moviéndolo para que no se pegue.

Servimos caliente y adornamos con un poquito de queso rallado. Y está listo para disfrutar.

sábado, 25 de enero de 2014

Palitos de merluza

Muchas veces es un problema darle pescado a los niños (y algunas veces también a los adultos) En mi casa es más fácil que la peque coma pescado a que lo hagan los mayores, así que utilizo un remedio infalible: los palitos de merluza. Y como los precocinados saben a cualquier cosa menos a merluza, yo los hago caseros (como los sanjacobos) y así me aseguro el éxito.

Ingredientes

1 filete de merluza sin piel y sin espinas por persona
1 huevo
pan rallado
sal
aceite de oliva

Preparación

Cortamos los filetes de merluza en trozos más o menos iguales, si hay alguna espina que detectemos mientras los cortamos se retiran,y no está de mas dedicar unos minutos para eliminar todas las que encontremos. Venden unas bolsas de filetes de merluza congelados que vienen prácticamente limpios de espinas, pero aún así siempre se cuela alguna . Los secamos bien con papel absorbente y les echamos una pizca de sal.

Batimos el huevo y rebozamos los trozos de merluza.

En un plato echamos pan rallado y empanamos nuestros palitos de merluza.

Calentamos el aceite en una sartén y con el aceite caliente pero sin que esté a fuego muy fuerte los vamos friendo hasta que estén bien doraditos por ambos lados.

Y listos.

Puedes acompañarlos con una ensalada de tomate y cebolla por ejemplo.


sábado, 18 de enero de 2014

Flamenquines

Aprendí a hacer este plato hace muchos años y es uno de mis favoritos. Lleva un poco de tiempo prepararlo pero luego puedes reservarlo para el momento en que mejor te venga. Lo puedeshacer en grandes cantidades y congelarlo para usarlo en otras ocasiones.

Es un plato que va bien en invierno y en verano, y a los peques les suele gustar mucho, ya que es muy sabroso.

Antes os dejo vídeo:


Ingredientes

3 filetes de cinta de lomo adobada por persona
ajo
perejil
jamón serrano
huevo
pan rallado

Preparación

Picamos el jamón muy pequeñito, pelamos el ajo y lo picamos también casi diminuto. Mezclamos el jamón, el ajo y el perejil y reservamos.

Rellenamos cada filete de cinta con un par de cucharaditas de la mezcla que hemos preparado y lo enrollamos. Si no te aguanta enrollado puedes usar un par de palillos.

Batimos el huevo y preparamos una bandeja con pan rallado. Primero pasamos  los rollitos por el huevo y luego por el pan rallado.

Terminamos poniendo una sartén con aceite y freímos los rollitos hasta que estén bien doraditos. Si no lo has hecho ya, retira los palillos antes de servir. Nadie tiene porque saber tus truquillos.

Truquillos
Cuando aprendí la receta la señora a quien se lo vi hacer, utilizaba filites de cinta de lomo adobada cortada en forma de libro. Es más fácil hacer el rollo, pero también es verdad que es más fácil que se quede crudo, así que yo prefiero filetes normales.

Si no los vas a consumir todos puedes congelarlos y dejarlos preparados para otro día