miércoles, 5 de marzo de 2014

Potaje de Vigilia

Tradicionalmente, en los hogares católicos se comía este delicioso plato los viernes de las semanas de cuaresma, y muy especialmente en Semana Santa. La principal función de este plato era suprimir la carne de la dieta, y lo cierto es que no creo que nadie lo echara en falta con la contundencia que tiene la receta.

Vaya por delante que soy una apasionada de los guisos de legumbres y sobre todo de garbanzos y por si acaso, os pasa como a mi, os cuento cómo lo hago.

Lo primero, os dejo el vídeo, y como siempre, a continuación podéis leer toda la receta:
Ingredientes

300 grs (aprox) de Garbanzos, puesto en remojo el día anterior
2 cebollas
2 dientes de ajo
1 tomate
100 o 150 grs de pan
150 grs de espinacas
1 Zanahoria
2 huevos cocidos
pimentón
harina
cominos
clavo

Preparación 

Ponemos en remojo los garbanzos 24 horas antes de preparar el guiso.

Cocemos los dos huevos y reservamos.

Lo primero de todo es poner a cocer los garbanzos mientras preparamos el resto de los ingredientes. Picamos una cebolla, un ajo y el tomate muy picadito y cortamos el pan en daditos.

Añadimos a la olla con los garbanzos la zanahoria y 1 ajo entero.  Limpiamos la cebolla y le pinchamos varios clavos (se entiende que el condimento llamado clavo, no me vayáis a llenar la cebolla de puntas de hierro), y la añadimos también.

En una sartén  ponemos aceite de oliva a calentar (una cucharada) y  hacemos picatostes con el pan.

Vamos a poner en un mortero un poco de comino, la mitad del pan frito (reservamos la otra mitad) y una yema de huevo y lo machacamos bien. Sofreímos la otra cebolla, junto con el otro ajo, el pimentón y el tomate (los ingredientes que  habíamos picado previamente) y añadimos el majado de comino, huevo y pan.

Cuando los garbanzos llevan cerca de hora y media cociendo, añadimos el bacalao, el sofrito y las espinacas y lo dejamos hervir a fuego lento otras dos horas.

Partimos el huevo en cuartos, y cuando ya está listo el guiso, lo servimos con unos picatostes y un cuartito de huevo por encima. Y a disfrutar de la Semana Santa.







Publicar un comentario