martes, 13 de diciembre de 2016

Chuletas de cerdo con salsa de cebolla y mostaza



¿Os ha pasado alguna vez que os de pereza cocinar lo de siempre, incluso cuando es un plato que bordas y que te sale bien hasta mirando el whatsapp?. Eso exactamente me pasó a mi con las chuletas de cerdo; tenía dos o tres formas de preparar las chuletas -variaciones suficientes para mis degustadores oficiales- pero estaba bastante aburrida de repertirlas sistemáticamente, así que un día me puse a hojear mis libros y revistas, en busca de una nueva delicia culinaria que ofrecer en mi mesa. Y hete aquí que encontre una receta que me gustó bastante, en el clásico libro de la sin par  Simone Ortega, 1080 recetas de cocina.



Y ni corta ni perezosa me puse a probarla. Desde entonces hasta ahora, han pasado ya unos meses, y como todas las recetas de prestado, termina no siendo fiel al original y conteniendo sus propios truquillos. Aquí os dejo mi adaptación de las Chuletas de cerdo con salsa de cebolla y mostaza.

Primero, vídeo:



Ahora lectura:

Ingredientes

1 o 2 chuletas de cerdo por persona (dependiendo del tamaño)
1 cebolla
2 cucharadas soperas y generosas de mostaza
1 vaso de vino blanco
1 vaso de caldo
aceite de oliva
1 cucharada de harina
1 cucharadita de miel


Preparación

En una cacerola ponemos aceite a calentar y doramos las chuletas muy bien por ambos lados. Cuando estén doradas las sacamos de la cacerola y las reservamos.

Pelamos, lavamos y picamos la cebolla. La sofreimos en el mismo aceite que hemos hecho las chuletas. Cuando está dorada, agregamos la cucharada de harina y cocinamos con la cebolla. Añadimos el vaso de vino y dejamos que hierva hasta que se consuma.

Cuando el vino ya se ha evaporado añadimos  la mostaza, la miel y el caldo y mezclamos todo muy bien. Pasamos por la batidora para dejar la salsa bien fina y volvemos a poner chuletas y salsa, todo junto, y dejamos hervir que se cocine todo junto a fuego lento durante unos cinco o diez minutos.

Después podemos servir.

Prepara pan, porque te van a dejar los platos limpios.

Publicar un comentario