sábado, 9 de febrero de 2013

Fricandó de Ternera con truco.

Actualización de la entrada (9-02-2013):
 * La primera vez que hice esta receta el aceite en el que freí los filetes quedó muy sucio. Esto se debió a dos errores, el primero utilizar el fuego muy fuerte y el segundo pasar mucho la carne. Si haces la carne a fuego medio y la dejas simplemente dorar, podrás hacer el sofrito en el mismo aceite y ganará mucho sabor.

*Últimamente estoy haciendo vídeos de mis recetas favoritas y aquí os dejo mi versión del Fricandó de Ternera, esta vez hecho con tomate triturado, espero que os guste:




Ayer, como cosa excepcional, me levanté cocinillas premeditadamente. Entre las viandas que tenía pensado cocinar había unos filetes de ternera. ¿Y que hago ahora con ellos? Me puse a buscar entre los libros y recetas de cocina que tenía y al final salió esto, Fricandó de Ternera con Truco para dos personas. El plato es bastante consistente así que yo personalmente he prescindido de guarnición.




Hay variaciones en esta receta y yo he introducido las mías. Tal y como yo lo hice es un plato ideal para calentar y comer al día siguiente de prepararlo. Creo que aguantaría hasta un congelado.

Mis ingredientes:
2 filetes de ternera cortados en trozos grandes
harina
orégano
tomillo
pimienta
perejil
sal
2 tomates maduros
1/2 tetra brick pequeño de tomate frito
1 bote pequeño de champiñones laminados
1 cebolla
aceite
2 dedos de agua de un vaso pequeño (como los de la nocilla)



Bien y ahora vamos con la preparación:
Se espolvorean las especias y la sal sobre los filetes cortados y se enharinan. Se fríen con fuego fuerte y se reservan. En una de las recetas que vi la carne utilizada era redondo de ternera en filetes, pero yo lo que tenía a mano eran filetes de ternera.

Se corta la cebolla y el tomate en cuadraditos y se hace un sofrito con ellos, primero se dora la cebolla, (o como dicen los expertos culinarios se carameliza), cuando el sofrito está ya bien hecho (lo que quiere decir que el tomate natural está deshecho) se añade el tomate frito y se mezcla todo bien, a fuego lento, unos minutos. Vale, en una receta decía que se utilizase la "misma sartén" para hacer el sofrito que para freír los filetes. Yo la verdad, después de ver como quedaba el aceite de freír los filetes no me atreví a tal guarrada.


En una cazuela se colocan los filetes cubiertos por el sofrito y se añade la lata de champiñones. Según varios expertos aquí tendría que haber un caldo que consumir junto con los champiñones. Supuestamente se echan los champiñones, se deja reducir el caldo y se sirve....¿caldo? ¿que caldo?, al plato le faltaba la cocción con los champiñones. Pero creo que con un par de deditos de agua puede solucionarse

He aquí el "truco", que probablemente solo pueda realizarse en vitrocerámicas u otros aparatos que conserven el calor.

Se apaga la vitrocerámica y se tapa (es necesario usar las cazuelas esas que cocina con el vapor de la comida) y se deja que el plato se termine de cocinar con el vapor pero sin encender la vitro. Lo dejas enfriar y lo guardas en la nevera.

Al día siguiente llegas a casa, tienes solo una hora para comer antes de volver al tajo ¿y que haces? sacas tu fricando con truco de la nevera, enciendes la vitro, no muy fuerte, añades un dedín de agua y con la tapa puesta lo dejas calentar. Menear de vez en cuando para evitar que se queme et voilá...ni de restaurante.

¿Sabes que es lo malo? Que no se que hacer de cena...




Publicar un comentario