martes, 12 de febrero de 2019

Salsa alioli falsa

Uno de los manjares gastronómicos de la cocina española es la salsa ali-oli. No vamos a entrar en la polémica sobre su origen por muy tentador que sea, baste decir que la salsa ali-oli es un imprescindible de nuestra gastronomía y un referente en los bares de tapas, porque ¿que es un bar de tapas que no tenga sus patatas ali-oli o sus patatas bravas?

Sobre la forma de preparar la ali-oli también encontraremos variantes y polémicas que tampoco van a ser nuestro centro de atención; de nuevo sólo apuntaremos que los expertos señalan que la auténtica ali-oli sólo lleva dos ingredientes ajo y aceite de oliva.

Pero seamos realistas ¿quién tiene tiempo de hacer una ali-oli casera y tradicional, sobre todo cuando no tenemos ni idea? Para estos casos es para los que os traigo este truquillo para preparar una ali-oli casera aunque sea falsa, pero que cuando la probeis tendreis la certeza de que en muchos de esos bares de tapas donde sirven las patatas ali-oli, tampoco siguen la receta tradicional sino una variante de la que os voy a contar.


Ingredientes
Mayonesa (en conserva o casera)
dientes de ajo
perejil picado (fresco mejor, pero deshidratado vale también) 
sal al gusto

Preparación

Pelar los ajos y ponerlos en un mortero. Hacer un majado con el perejil y el ajo.

Mezclar en un bol la mayonesa con el majado de ajo y perejil. Probar y añadir mayonesa hasta encontrar el punto que nos gusta. Sazonar al gusto.

Y lista para utilizar, en menos de cinco minutos tendrás una ali-oli deliciosa (aunque sea falsa o sucedánea) para acompañar el plato que te apetezca.

martes, 5 de febrero de 2019

Champiñones con jamón al ajillo

Mi relación con las setas, hongos y champiñones no fue demasiado buena durante la niñez/adolescencia. Y seamos sinceros, tampoco me volvían loca durante mi primera etapa de adulta. En realidad, a mi los champiñones, las setas, níscalos y demás autótrofos otoñales me empezaron a gustar cuando me quedé embarazada, cosa extraña porque años después leí que las embarazadas suelen aborrecer las setas. Bueno, cosa de las hormonas. Lo mismo me pasó con el mango. Y como muchas otras cosas.


Desde entonces hasta hoy esa relación va mejorando. Al principio compraba champiñones o setas envasadas y siempre las hacía con más miedo que vergüenza y postergando el momento, ahora, sólo compro champiñones y setas que pueda escoger yo misma en la pequeña frutería donde suelo abastecerme. Y se cocinan en el día, cuanto más frescas, más ricas y menos sucias.

Y ahora que ya he confesado este cambio, podemos arrancar con la receta, unos clásicos champiñones con jamón al ajillo que son para chuparse los dedos.
Ingredientes
1/2 kilo de champiñones frescos
150 gramos de jamón serrano o ibérico
aceite de oliva
2 o 3 dientes de ajo
sal (al gusto)
cebolla


Preparación
Lo primero que debemos hacer es limpiar bien los champiñones, con ayuda de papel de cocina o un trapo húmedo, vamos retirando la tierra. Si está muy incrustada en la copa del hongo podemos retirar la primera capa de piel para dejarlo más limpio. Cuando estén bien limpios los troceamos en láminas.

Pelamos la cebolla, la lavamos bien y las picamos muy menudita.
Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos.
Cortamos el jamón en cuadraditos no muy grandes.

En una cacerola pondremos 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva a calentar, y pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse, añadimos el ajo fileteado y el jamón y salteamos todo junto un par de minutos. Por último, añadimos los champiñomes y rehogamos a fuego lento hasta que el champiñón de haya cocinado (unos 10-15 minutos). Sabrás que está hecho cuando el champiñón haya reducido todo su volumen.

Y lo tendrás listo para servir, comer y deleitarte con una tradicional receta de champiñones.

martes, 29 de enero de 2019

Carrilleras al vino tinto

Cada vez que se me ocurre poner este plato en casa, indefectiblemente se producen dos hechos: uno de tipo verbal: la clásica discusión sobre si carrillera y carrillada denominan a la misma parte del cerdo o no. La segunda cosa que ocurre es que me dejan los platos limpios y se comen todo el pan que haya por casa.

La primera vez que guisé carrilleras, tuve que adaptar una receta de internet a mis particularidades. He de decir que sigo haciéndolas a fuego lento, en olla convencional, pero no me resistí a probarlas con vino tinto, a ver en que cambiaban basicamente. La salsa es más oscura y con un sabor un poco más fuerte, pero por lo demás riquísimas.

No me entretengo que esta receta tiene mucho que hacer. Os dejo tanto el vídeo como la receta por escrito para que os pongáis manos a la obra:


Ingredientes
1 kilo de carrilleras de cerdo
1 puerro
1 cebolla
2 zanahorias
2 dientes de ajo
1/2 litro de caldo
1 vaso de vino tinto
aceite de oliva
harina
sal y pimienta

tomillo
romero

Preparación

1. Se lavan bien todas las verduras y se limpian y pelan (zanahorias, cebolla y el puerro). Se pelan también los dientes de ajo. Se pica todo muy bien y  se reserva.

2. Se salpimentan  las carrilleras y se enharinan.
3.En una olla grande (de la que tengamos tapa)  ponemos dos cucharadas de aceite a calentar y doramos las carrilleras bien por ambos lados. Cuando estén bien doraditas retiramos del fuego y reservamos.

4. En la misma olla realizamos un sofrito con las verduras y cuando ya están bien pochadas, añadimos las carrilleras, espolvoreamos tomillo y romero, añadimos el vino, y dejamos reducir el vino a fuego medio, hasta que quede más o menos la mitad.

5.Cuando hayamos reducido el vino, agregamos el medio litro de caldo, y dejamos hervir a fuego lento durante 80 minutos aproximadamente, con la olla tapada (vigilar que el fuego no este muy fuerte y remover de vez en cuando).

6.Cuando hayan transcurrido aproximadamente una hora y cuarto (75-80 minutos), retirar del fuego, sacar las carrilleras y triturar el caldo y las verduras. Volver a poner a cocer las carrilleras con la salsa a fuego lento otros diez minutos. Y ya estarán listas para servir, supertiernas y con una salsa deliciosa.

martes, 22 de enero de 2019

Espárragos con vinagreta

Llevamos todo el mes comiendo lo más sano posible, para compensar el festival  de despropósitos que aún arrastramos desde las navidades. Así que hoy tomaremos de entrante un plato muy saludable y bajo en calorías: espárragos con vinagreta. Es un plato muy sencillo que viene muy bien en casos en los que no se dispone de mucho tiempo; es más sabroso que los espárragos solos en el plato y menos calórico que los espárragos con mayonesa. Y es una forma de tomar un par de las consabidas cinco raciones de frutas y verduras que nuestro cuerpo necesita cada día.

Aquí os dejo los pasos para preparar este plato rápidamente.


Ingredientes
Espárragos blancos en conserva (4 por ración).
Tomate
Pimiento rojo
Pimiento verde
Cebolla
Aceite
Vinagre
Sal


Preparación

Hacemos la vinagreta, lavamos y secamos bien los pimientos y los tomates. Limpiamos los pimientos quitándoles el tallo, las semillas y los nervios internos. Troceamos en cuadraditos y reservamos.

Lavamos el tomate, eliminamos el centro leñoso y cortamos en cuadraditos. Reservamos.

Quitamos la primera capa de la cebolla, la lavamos bien y la picamos muy menudita.

En un bol mezclamos todos los vegetales picados y lo aliñamos con aceite, vinagre y sal.

En cada plato serviremos una ración de espárragos con una buena dosis de vinagreta.

Y ya tenemos listo el plato de verduras para comer.

martes, 8 de enero de 2019

Pasta en blanco

Ya han acabado las fiestas y volvemos a la inmersión en la rutina de cole, extraescolares y demás. Y por supuesto volvemos a la pregunta diaria de que preparar en el menú. Hoy os traigo una propuesta muy facilita para que no haya que complicarse la vida con uno de los platos. Además de fácil es baja en calorías y parca en ingredientes por lo que resulta muy económica. Este plato fue muy habitual en mi dieta durante el embarazo, ya que debido a la diabetes gestacional, mi particular metabolismo y el no haber pasado la prueba de la toxoplasmosis limitaron mucho mi lista de ingredientes. Después se instaló para siempre en mis menús y ahí sigue, apareciendo en mi mesa de vez en cuando.

Bueno, no me extiendo mucho más, sólo un pequeño detalle:  receta simple donde las haya pero deliciosa, mi pasta en blanco recibe ese nombre porque no lleva salsa de tomate, ni de queso ni de ningún tipo como podreis ver.

Ingredientes
Pasta (Espaguetis, macarrones o tu preferida)
Cebolla morada
Jamón de pavo en bloque
Aceite de oliva
Sal

Preparación
Se pone a cocer la pasta con las indicaciones que figuran en el envase. Si te gusta hacerlo a tu aire, recomiendo poner abundante agua a hervir con una pastilla de caldo, sal al gusto y unas gotitas de aceite de oliva. Cuando el agua rompa a hervir añadimos la pasta y la movemos de vez en cuando para que quede bien suelta.

Pelamos la cebolla y la lavamos bien, y la picamos muy menuda. Picamos el jamón en cuadraditos también menudos. En una sartén ponemos una cucharada sopera de aceite de oliva y realizamos un sofrito con la cebolla y el jamón. Cuando esté listo lo reservamos.

Cuando la pasta esté cocida, la escurrimos y pondremos en el plato una buena cama de pasta que coronamos con el sofrito de cebolla y jamón.  Y ya está listo un rico plato de pasta en blanco, baja en calorías, dietética y adecuado para dietas en las que no es apto el azúcar ni las grasas.

¡Espero que os guste!