martes, 23 de julio de 2019

Bocadillo de tomate y queso crema

Con este tiempo y los peques de vacaciones necesitamos numerosos recursos para preparar comidas fresquitas, transportables y si es posible además sanas. Por eso es frecuente que cuando salimos al río, a la piscina o la playa, o cuando vamos de paseo por el monte, haga diferentes tipos de bocadillos.

El que describimos hoy es uno de esos bocadillos que suelo echar sólo para mi, y que puedo comer a cualquier hora. Lo que más me gusta es su sencillez y la rapidez con la que lo preparo. Ya vereis lo sencillo que es.

Ingredientes
Pan integral
Queso crema light
Tomate kumato
Crema de vinagre de Módena

Preparación

Abrimos el pan por la mitad. Lo tostamos (en tostadora o plancha). Una vez tostado untamos las mitades de pan con el queso crema.

Lavamos el tomate, lo secamos, quitamos el tallo central y lo cortamos en rodajas finitas. Colocamos estas rodajas sobre el queso y rematamos con unas gotas de vinagre de Módena. Ponemos la tapa y ya tenemos nuestro bocadillo listo.

Lo guardamos en un recipiente o con un papel adecuado (bolsa para bocadillos, papel film, papel de aluminio) y a la mochila. Que la actividad del verano no te impida seguir una alimentación sana. 

martes, 9 de julio de 2019

Ensalada de tomate, atún, huevo y cebolla morada

Las vacaciones escolares han empezado y estamos inmersos en las actividades veraniegas. A nosotros, el tiempo que no podemos ir fuera, nos gusta ir a la piscina a pasar el día, o la mañana, o la tarde...vamos a estar en remojo y tener la sensación de veraneo aunque estemos trabajando. Además a los peques siempre les viene bien estas actividades "compatibles" con las responsabiliades adultas.

¿Compatibles? No tener vacaciones laborales y tener que ocuparse de los peques y además mantener una alimentación saludable...¡no siempre se puede! Por eso me gustan  estas recetas que son fáciles de preparar, sanas, fresquitas (como conviene a la estación estival) y que puedes meter en un recipiente hermético y comer en cualquier lado...como mo ¡hablamos de una ensalada!

Aquí va la propuesta ensaladera de esta semana, nutritiva, saludable, baja en calorías, económica y transportable.

Ingredientes
Tomate para ensalada
Huevo
cebolla morada
Atún en conserva (en aceite vegetal o al natural)
Aceite al ajillo o al aceite de oliva
orégano
vinagre de módena ( o al gusto)
sal

Preparación
Ponemos agua a hervir en un cazo y cocemos un huevo (unos diez minutos ). Dejamos enfrias o enfriamos con agua fría. Quitamos la cáscara, y partimosen rodajas o gajos (como más nos guste) y reservamos.


Lavamos bien los tomates, los cortamos en gajos y los colocamos en forma de flor en el plato.

Escurrimos el atún en conserva y lo colocamos en el centro de la flor de tomate.

Pelamos y lavamos la cebolla, la partimos muy fina en rodajas o tiras, y repartimos sobre la ensalada.

Por último colocamos  el huevo partido que teníamos reservado.

Aderezamos la ensalada con una emulsión relaizada con el aceite de oliva, el vinagre, la sal y el orégano.

¡Y lista para comer o para llevar!


martes, 25 de junio de 2019

Ensalada de pimiento asado, atún y huevo

Las dos últimas semanas de junio son muy estresantes para todos aquellos que tenemos peques en la casa. Entre festivales, recogidas de notas, vacaciones inminentes de los reyes de la casa, y fines de curso variados, ¡no paramos! así que tengo que tener previsto que no todos los días voy a poder cocinar, y el domingo decidí dejarme preparados los ingredientes de esta variante de la ya típica ensalada de pimientos asados. Te dejas los pimientos preparados el día anterior, y es llegar a casa y montarte una fantástica ensalada con lo que tengas por la nevera. Como nosotros hoy, con una lata de atún y un huevo cocido, apañamos una ensalada para compartir en cinco minutos...¡y está deliciosa!.

Ingredientes
Pimiento asado
Huevo cocido
Aceite al ajillo
Atún en conserva

Preparación


Asar pimientos: (Se puede hacer con un par de días de antelación y se conserva en la nevera en un tape cerrado perfectamente).

Lavamos y secamos bien los pimientos rojos, los embadurnamos con aceite de oliva y los asamos a 180º, durante 25-30 minutos. Cuando estén asados, los sacamos del horno y los dejamos enfriar. Una vez fríos los limpiamos, retirando la piel, las semillas y el tallo. Se cortan en tiras, se sazonan y se aliñan con aceite al ajillo. Y se guardan en un recipiente hermético en la nevera para usarlos cuando sea necesario.

Para montar la ensalada necesitamos también un huevo cocido (se cuece en diez minutos en agua hirviendo), al que se le quita la cáscara y se trocea en gajos o en rodajas, según nos guste más.

El atún lo preparamos escurriendo el aceite de la lata.

En un bol, en el mismo plato o en una ensaladera ponemos el pimiento asado, el atún y el huevo, y si queremos, lo podemos aliñar con aceite de oliva y vinagre, pero como el pimiento va aliñado con aceite al ajillo, no es necesario.

¡Solucionado un primer plato!

martes, 11 de junio de 2019

Ensalada de tomate, atún y cebolla

El plato de hoy, es una de esas preparacionesque tenemos listas en cinco minutos, son fresquitas y nos vienen bien para acompañar cualquier menú o para alegrar una cena a base de bocadillos. Y cómo no se trata de una ensalada.

Y es que ya la primavera está avanzada, los días son más largos y más calurosos, y a estas alturas para mi es absolutamente necesario introducir un plato de estas características, que me permita aprovechar el día al máximo posible y me asegure de cubrir una parte importante de los nutrientes necesarios de la familia. Dejo de hablar de las bondades de esta sencillísima ensalada para contar cómo se prepara. No tiene misterio porque todo va en crudo.
Ingredientes
Tomate para ensalada
Cebolla morada
Atún o bonito en conserva (en aceite o al natural)
Aceite de oliva o aceite al ajillo
vinagre de módena (opcional)
orégano
sal (al gusto)

Preparación
Lavamos y secamos bien los tomates y los cortamos en gajos. Los colamos en una fuente o plato en forma de flor.

Escurrimos el atún en conserva y lo colocamos en el centro de la flor de tomate.

Pelamos y lavamos muy bien la cebolla y la cortamos en tiras o rodajas muy finas. Colocamos sobre los otros ingredientes.

Preparamos una emulsión con el aceite de oliva, la sal, el vinagre de módena y el orégano, y regamos con ella la ensalada. ¡Y la tenemos lista para servir!

martes, 21 de mayo de 2019

Ensalada de pimiento, atún, huevo y cebolla

En los últimos meses, os he hablado de una ensalada que hacemos en casa con distintas variantes y hoy toca otra versión a partir de la misma base: la ensalada de pimiento asado y atún. Esta vez con dos ingredientes más veremos como se crece el plato y nos aparece como un acompañamiento la mar de apetitoso y refrescante. Esta vez complementamos la ensalada de pimiento asado y atún con huevo y cebolla.

Os dejo vídeo para que veais lo fácil que es prepararla.

Ingredientes
Pimiento asado
Cebolla
Atún en conserva
Huevo
Aceite de oliva
sal
Aceite al ajillo

Preparación
En primer lugar se asan los pimientos: se lavan y se secan bien, embadurnándolos a continuación con aceite de oliva. Se meten al horno durante 20-30 minutos (depende de la cantidad de pimientos que asemos y de su tamaño) a 180º volteando los pimientos de vez en cuando para que se asen uniformemente.

Cuando ya estén asados, se sacan del horno y se dejan enfriar. Se limpian retiranddo la piel, el tallo y las pepitas, se cortan en tiras y se aliñan con sal y aceite al ajillo; se reservan hasta el momento de montar la ensalada.

Preparamos el atún escurriendo el aceite en el que esté en conserva. Se cuece el huevo (10 minutos) y cuando esté frio se quita la cáscara y se parte en gajos o rodajas. Quitamos la primera capa de la cebolla y partimos unos cuantos aros finos.

Montamos la ensalada al gusto: unos pimientos de base, unos aros de cebolla por encima y completamos con el atún y el huevo. Si se quiere, se puede aliñar con aceite de oliv, sal y vinagre, pero recordando que los pimientos están previamente aliñados.



martes, 23 de abril de 2019

Ensalada mixta de pimiento asado y atún

Cuanto más largos son los días y mejor tiempo va haciendo nos apetecen cambios drásticos en las comidas que hacemos y van sucediéndose los distintos tipos de ensalada. A mi en primavera y verano me encanta ir haciendo variaciones sobre una ensalada de la que ya os he hablado por aquí: la ensalada de pimiento asado y atún.

Esta es quizás una de las variantes más completas ya que además de la proteína del atún y el huevo, tenemos también las bondades del tomate, el pimiento, el ajo y la cebolla morada. Además tiene la ventaja de que si asamos varios pimientos podremos hacer distintas variantes de la misma a lo largo de los días.

Basta de introducciones y vamos a por la ensalada.
Ingredientes
Pimiento rojo asado
Huevo cocido
Atún en aceite vegetal o al natural
Tomate para ensalada
Cebolla morada
aceite de ajillo
sal
aceite de oliva

Preparación
Lo primero es asar los pimientos. Lavamos y secamos bien los pimientos, los embadurnamos de aceite de oliva y se ponen en el horno durante 20-25 minutos a 180º, girando de vez en cuando para que se asen por todas partes igual. Cuando estén asados se sacan del horno y se dejan enfriar.

Una vez fríos les quitamos la piel, el tallo y las semillas interiores. Cortamos en tiras y aliñamos con sal y aceite al ajillo. Reservanos hasta el momento de montar la ensalada.


Ponemos un huevo a cocer en agua hirviendo durante 10 minutos y después enfriamos, se quita la cáscara, se corta en gajos o en rodajas, y se reserva.

Escurrimos el aceite o caldo de la conserva de aceite y reservamos el atún.

Lavamos bien el tomate y lo cortamos en gajos. Quitamos las dos primeras capas de la cebolla, se lava bien y se corta en aros muy finos.

Cuando queramos servir nuestra ensalada disponemos los distintos ingredientes como más nos guste: yo pongo una cama de pimientos y encima voy colocando los distintos ingredientes: el huevo, el atún la cebolla y el tomate.

Una vez montada, la puedes servir tal cuál o junto a una vinagrera para que cada uno la aliñe al gusto.

martes, 9 de abril de 2019

Bizcocho de yogur y manzana rallada con cobertura de chocolate

Hace unos pocos meses hicimos una variante del clásico bizcocho de yogur, añadiéndole manzana rallada a partir de la sugerencia de mi amiga Marisa. El experimento resultó ser una delicia, por lo esponjoso y jugoso que quedaba el bizcocho. y hemos repetido, pero esta vez añadiendo nuestro toque personal, algo que lo convierta irresistible incluso para los peques que tienen aborrecida la manzana como es mi caso.
¿Y cuál es ese ingrediente mágico que abre el apetito a muchos niños sólo con nombrarlo? Chocolate ¡Pues claro! Ha sido un éxitazo que no ha durado en casa más de un par de días.
Esta es la receta.
Ingredientes:
Para el bizcocho
1 yogur natural (125 grs) [Utilizamos el vasito de yogur como medidor]
1 sobre de levadura (10-15 grs)
1 medida de aceite de girasol
2 manzanas
2 medidas de azúcar (200 grs)
3 huevos
3 medidas de harina (225 grs)

Para la cobertura
200 grs de chocolate
25 grs de mantequilla
1 dl de leche

Preparación

En un recipiente mezclamos el yogur, el aceite, la levadura, el azúcar, la harina y los huevos hasta obtener una mezcla homogénea.

Lavamos las manzanas, las pelamos y las rallamos. Podemos también triturarlas o picarlas. Añadimos la manzana rallada a la masa del bizcocho y mezclamos para que quede repartida por toda la masa.

Ponemos el horno a calentar a 180º. Preparamos un molde engrasándolo con mantequilla o con papel sulfurizado. Cuando el molde esté preparado repartimos la mezcla por el molde y metemos al horno durante 35-40 minutos.

Cuando el bizcocho este listo lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar. Desmoldamos.

Preparamos la cobertura de chocolate fundiendo en un bol al baño María el chocolate y mezclando con la mantequilla y la leche. Cuando tengamos una pasta de chocolate homogénea la extendemos por el bizcocho con ayuda de una lengua.

Finalmente dejaremos enfriar en la nevera un par de horas para que la cobertura se solidifique y tendremos listo nuestro bizcocho.

¿Que os parece?

martes, 26 de marzo de 2019

Ensalada de pimiento asado y atún

Las ensaladas suelen tener muchas virtudes y los pocos defectos que podamos encontrarles dependerán más de nuestros propios gustos o de un aliño no adecuado. Son sencillas de hacer, generalmente incluyen alimentos muy sanos, nutritivos e hipocalóricos y suelen estar muy equilibradas en cuanto a nutrientes.

Esta ensalada que traigo hoy es muy, pero que muy básica, y se puede complementar perfectamente con otros ingredientes. Pero quiero exponerla de forma minimalista, ya habrá tiempo más adelante para ver las distintas variantes que yo ofrezco a la familia a partir de esta base. ¿No te está apeteciendo ya? A mi si.


Ingredientes
Pimiento rojo
Aceite al ajillo
Aceite de oliva
sal
Atún en aceite vegetal, al natural o en aceite de oliva

Preparación
En primer lugar asamos los pimientos. Los lavamos bien, los secamos y los untamos con unas gotas de aceite de oliva. Ponemos el horno a calentar a 180 grados y asamos los pimientos, volteando cada cierto tiempo para que se asen por todas partes por igual. En veinte minutos aproximadamente estarán asados.

Cuando estén asados, los sacamos del horno y los dejamos enfriar. Los limpiaremos retirándoles la piel, el tallo y las semillas internas. Una vez limpios los partimos en tiras y los reservamos en un bol rehogándolos con aceite de ajillo (si no sabes como hacerlo, pincha en el enlace) y sazonando al gusto.  Los dejamos macerar hasta el momento de montar la ensalada

Cuando vayamos a tomar la ensalada, escurrimos el atún de su aceite o jugo y reservamos. En una ensaladera, bol o plato, preapramos unos nidos con los pimientos y los terminamos con el atún. Y ya estará lista la ensalada.

Como ya va aliñada con el aceite de ajillo no es necesario añadirle nada más pero siempre puedes aderezarla a tu gusto.

Fácil, sencilla y nutritiva.







martes, 12 de marzo de 2019

Sandwich de tomate y queso crema

Muchos de nosotros y nosotras ya estamos cuidando nuestra alimentación de cara al verano, haciendo dietas unos, vigilando lo que comemos otros. Y hay propuestas que te lo ponen más fáciles que otras. Para unos y para otros, la preparación de hoy es ideal ya que se puede tomar como almuerzo, merienda e incluso cena, es muy bajo en calorías y sano porque lleva al menos tres de los grupos de alimentos necesarios para una alimentación equilibrada: Cereales, vegetales y lácteos. Y fijate que todo esto está contenido en un simple sandwich. ¿Lo vemos?



Ingredientes
Pan de sandwich, preferiblemente integral (dos rebanadas por sandwich)
Tomate
Queso crema para untar light o bajo en calorías
Crema de vinagre balsámico de Módena (opcional)


Preparación
Tostar el pan.
Untar sobre ambas rebanadas, el queso crema.
Lavar el tomate, quitar el centro leñoso y trocear en rodajitas muy finas. Colocar estas rodajitas sobre el queso en una de las rebanadas.
Si te gusta, añade un chorrito muy pequeño de vinagre de Módena.
Cubrimos con la segunda tapa y lo tenemos listo para disfrutar de un bocadillo muy saludable.

martes, 26 de febrero de 2019

Arroz con champiñones y jamón

Cualquier menú que se precie debe incluir, al menos una vez por semana, un buen plato de arroz;  motivo por el que necesitamos recetas variadas para no repetirnos y no cansarnos de comer el arroz siempre igual. En mi caso esto ha sido un doble reto, ya que tardé bastante en hacer buenos arroces que estuviesen al gusto de toda la familia. Pero el tiempo y la práctica me han ayudado a incorporar un puñadito de recetas muy fáciles con las que podrás hacer arroces para chuparse los dedos.

En este caso lo haremos con champiñones frescos (se puede hacer también con champiñón en conserva pero el sabor es mucho mejor si son frescos) y jamón serrano.

¿Te atreves a probarlo? ¿Que otras recetas de arroz preparais en casa?

Aquí os dejo la receta por escrito y el vídeo, con todos los detalles para que os salga riquísimo.

Ingredientes
1/2 vaso de arroz por persona
150 grs de champiñón fresco por ración
2 lonchas de jamón serrano por ración
2 dientes de ajo
1/2 cebolla
1 vaso de caldo (opcional)
sal
aceite de oliva

Preparación
Preparamos los champiñones limpiándolos bien de tierra. Cuando están perfectamente limpios los cortamos en láminas y los reservamos.

Pelamos, lavamos y cortamos la cebolla muy picadita. Hacemos lo mismo con los ajos y reservamos por separado.

Picamos el jamón menudito y reservamos.

En una olla ponemos aceite de oliva a calentar. Cuando está caliente, sofreimos la cebolla. Cuando ésta empieza a dorarse añadimos el ajo picadito, rehogamos todo junto y antes de que empiece a tomar color agregamos el jamón, salteamos con la cebolla y el ajo medio minuto y añadimos el champiñón laminado.

Rehogamos el champiñón durante el tiempo suficiente para que reduzca su volumen (se quedará en un tercio de lo que era al principio). Cuando el champiñón rehogado ha perdido gran parte de su volumen, es el momento de añadir el arroz y saltear con toda la preparación durante un minuto. Sazonamos.

Después agregamos tres medidas de agua por cada medida de arroz, pudiendo sustituir una de las medidas por un vaso de caldo, pero esto es opcional. Si no tienes caldo preparado, no es necesario, se puede hacer solo con agua.

Dejamos hervir durante 15 minutos y reposar durante otros tres, y estará listo para servir.

martes, 19 de febrero de 2019

Ensalada de tomate y atún

Son muchas las veces que necesitamos complementar el menú con una ensalada de entrante, guarnición  o acompañamiento. O que decidimos cuidarnos y nuestros platos han de ser más ligeros y elegimos estas preparaciones como algo habitual en nuestros menús. ¿Y que decir del verano, cuando no apetecen otra cosa que las ensaladas fresquitas?

Conviene con las ensaladas, tener un buen repertorio, que vaya desde las más sencillas hasta las más complejas con elaboraciones realmente sorprendentes. La de hoy, es muy básica, pero por ese mismo motivo es muy socorrida, muy rápida de preparar (lo que es ideal para cenas frugales) y muy económica. Apenas si necesitamos dos ingredientes y un buen aliño.

Ingredientes
Tomates para ensalada
Atún o bonito en aceite vegetal o al natural. (conservas)
Aceite al ajillo (o aceite de oliva si se prefiere)
Orégano
Sal
Vinagre de Módena (opcional)

Preparación
Lavamos y secamos muy bien el tomate. Retiramos el centro, y partimos en gajos. Colocamos los gajos de tomate en forma de flor en un plato.


Escurrimos muy bien el atún en conserva y lo colocamos en el centro de la flor de tomate.

Hacemos un aliño emulsionando el aceite al ajillo con el vinagre, la sal y  el orégano y regamos la  ensalada con este aderezo.

Y la tenemos lista para formar parte del menú. En menosde cinco minutos y por menos de cinco euros.

martes, 12 de febrero de 2019

Salsa alioli falsa

Uno de los manjares gastronómicos de la cocina española es la salsa ali-oli. No vamos a entrar en la polémica sobre su origen por muy tentador que sea, baste decir que la salsa ali-oli es un imprescindible de nuestra gastronomía y un referente en los bares de tapas, porque ¿que es un bar de tapas que no tenga sus patatas ali-oli o sus patatas bravas?

Sobre la forma de preparar la ali-oli también encontraremos variantes y polémicas que tampoco van a ser nuestro centro de atención; de nuevo sólo apuntaremos que los expertos señalan que la auténtica ali-oli sólo lleva dos ingredientes ajo y aceite de oliva.

Pero seamos realistas ¿quién tiene tiempo de hacer una ali-oli casera y tradicional, sobre todo cuando no tenemos ni idea? Para estos casos es para los que os traigo este truquillo para preparar una ali-oli casera aunque sea falsa, pero que cuando la probeis tendreis la certeza de que en muchos de esos bares de tapas donde sirven las patatas ali-oli, tampoco siguen la receta tradicional sino una variante de la que os voy a contar.


Ingredientes
Mayonesa (en conserva o casera)
dientes de ajo
perejil picado (fresco mejor, pero deshidratado vale también) 
sal al gusto

Preparación

Pelar los ajos y ponerlos en un mortero. Hacer un majado con el perejil y el ajo.

Mezclar en un bol la mayonesa con el majado de ajo y perejil. Probar y añadir mayonesa hasta encontrar el punto que nos gusta. Sazonar al gusto.

Y lista para utilizar, en menos de cinco minutos tendrás una ali-oli deliciosa (aunque sea falsa o sucedánea) para acompañar el plato que te apetezca.

martes, 5 de febrero de 2019

Champiñones con jamón al ajillo

Mi relación con las setas, hongos y champiñones no fue demasiado buena durante la niñez/adolescencia. Y seamos sinceros, tampoco me volvían loca durante mi primera etapa de adulta. En realidad, a mi los champiñones, las setas, níscalos y demás autótrofos otoñales me empezaron a gustar cuando me quedé embarazada, cosa extraña porque años después leí que las embarazadas suelen aborrecer las setas. Bueno, cosa de las hormonas. Lo mismo me pasó con el mango. Y como muchas otras cosas.


Desde entonces hasta hoy esa relación va mejorando. Al principio compraba champiñones o setas envasadas y siempre las hacía con más miedo que vergüenza y postergando el momento, ahora, sólo compro champiñones y setas que pueda escoger yo misma en la pequeña frutería donde suelo abastecerme. Y se cocinan en el día, cuanto más frescas, más ricas y menos sucias.

Y ahora que ya he confesado este cambio, podemos arrancar con la receta, unos clásicos champiñones con jamón al ajillo que son para chuparse los dedos.
Ingredientes
1/2 kilo de champiñones frescos
150 gramos de jamón serrano o ibérico
aceite de oliva
2 o 3 dientes de ajo
sal (al gusto)
cebolla


Preparación
Lo primero que debemos hacer es limpiar bien los champiñones, con ayuda de papel de cocina o un trapo húmedo, vamos retirando la tierra. Si está muy incrustada en la copa del hongo podemos retirar la primera capa de piel para dejarlo más limpio. Cuando estén bien limpios los troceamos en láminas.

Pelamos la cebolla, la lavamos bien y las picamos muy menudita.
Pelamos los dientes de ajo y los fileteamos.
Cortamos el jamón en cuadraditos no muy grandes.

En una cacerola pondremos 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva a calentar, y pochamos la cebolla, cuando comience a dorarse, añadimos el ajo fileteado y el jamón y salteamos todo junto un par de minutos. Por último, añadimos los champiñomes y rehogamos a fuego lento hasta que el champiñón de haya cocinado (unos 10-15 minutos). Sabrás que está hecho cuando el champiñón haya reducido todo su volumen.

Y lo tendrás listo para servir, comer y deleitarte con una tradicional receta de champiñones.

martes, 29 de enero de 2019

Carrilleras al vino tinto

Cada vez que se me ocurre poner este plato en casa, indefectiblemente se producen dos hechos: uno de tipo verbal: la clásica discusión sobre si carrillera y carrillada denominan a la misma parte del cerdo o no. La segunda cosa que ocurre es que me dejan los platos limpios y se comen todo el pan que haya por casa.

La primera vez que guisé carrilleras, tuve que adaptar una receta de internet a mis particularidades. He de decir que sigo haciéndolas a fuego lento, en olla convencional, pero no me resistí a probarlas con vino tinto, a ver en que cambiaban basicamente. La salsa es más oscura y con un sabor un poco más fuerte, pero por lo demás riquísimas.

No me entretengo que esta receta tiene mucho que hacer. Os dejo tanto el vídeo como la receta por escrito para que os pongáis manos a la obra:


Ingredientes
1 kilo de carrilleras de cerdo
1 puerro
1 cebolla
2 zanahorias
2 dientes de ajo
1/2 litro de caldo
1 vaso de vino tinto
aceite de oliva
harina
sal y pimienta

tomillo
romero

Preparación

1. Se lavan bien todas las verduras y se limpian y pelan (zanahorias, cebolla y el puerro). Se pelan también los dientes de ajo. Se pica todo muy bien y  se reserva.

2. Se salpimentan  las carrilleras y se enharinan.
3.En una olla grande (de la que tengamos tapa)  ponemos dos cucharadas de aceite a calentar y doramos las carrilleras bien por ambos lados. Cuando estén bien doraditas retiramos del fuego y reservamos.

4. En la misma olla realizamos un sofrito con las verduras y cuando ya están bien pochadas, añadimos las carrilleras, espolvoreamos tomillo y romero, añadimos el vino, y dejamos reducir el vino a fuego medio, hasta que quede más o menos la mitad.

5.Cuando hayamos reducido el vino, agregamos el medio litro de caldo, y dejamos hervir a fuego lento durante 80 minutos aproximadamente, con la olla tapada (vigilar que el fuego no este muy fuerte y remover de vez en cuando).

6.Cuando hayan transcurrido aproximadamente una hora y cuarto (75-80 minutos), retirar del fuego, sacar las carrilleras y triturar el caldo y las verduras. Volver a poner a cocer las carrilleras con la salsa a fuego lento otros diez minutos. Y ya estarán listas para servir, supertiernas y con una salsa deliciosa.

martes, 22 de enero de 2019

Espárragos con vinagreta

Llevamos todo el mes comiendo lo más sano posible, para compensar el festival  de despropósitos que aún arrastramos desde las navidades. Así que hoy tomaremos de entrante un plato muy saludable y bajo en calorías: espárragos con vinagreta. Es un plato muy sencillo que viene muy bien en casos en los que no se dispone de mucho tiempo; es más sabroso que los espárragos solos en el plato y menos calórico que los espárragos con mayonesa. Y es una forma de tomar un par de las consabidas cinco raciones de frutas y verduras que nuestro cuerpo necesita cada día.

Aquí os dejo los pasos para preparar este plato rápidamente.


Ingredientes
Espárragos blancos en conserva (4 por ración).
Tomate
Pimiento rojo
Pimiento verde
Cebolla
Aceite
Vinagre
Sal


Preparación

Hacemos la vinagreta, lavamos y secamos bien los pimientos y los tomates. Limpiamos los pimientos quitándoles el tallo, las semillas y los nervios internos. Troceamos en cuadraditos y reservamos.

Lavamos el tomate, eliminamos el centro leñoso y cortamos en cuadraditos. Reservamos.

Quitamos la primera capa de la cebolla, la lavamos bien y la picamos muy menudita.

En un bol mezclamos todos los vegetales picados y lo aliñamos con aceite, vinagre y sal.

En cada plato serviremos una ración de espárragos con una buena dosis de vinagreta.

Y ya tenemos listo el plato de verduras para comer.

martes, 8 de enero de 2019

Pasta en blanco

Ya han acabado las fiestas y volvemos a la inmersión en la rutina de cole, extraescolares y demás. Y por supuesto volvemos a la pregunta diaria de que preparar en el menú. Hoy os traigo una propuesta muy facilita para que no haya que complicarse la vida con uno de los platos. Además de fácil es baja en calorías y parca en ingredientes por lo que resulta muy económica. Este plato fue muy habitual en mi dieta durante el embarazo, ya que debido a la diabetes gestacional, mi particular metabolismo y el no haber pasado la prueba de la toxoplasmosis limitaron mucho mi lista de ingredientes. Después se instaló para siempre en mis menús y ahí sigue, apareciendo en mi mesa de vez en cuando.

Bueno, no me extiendo mucho más, sólo un pequeño detalle:  receta simple donde las haya pero deliciosa, mi pasta en blanco recibe ese nombre porque no lleva salsa de tomate, ni de queso ni de ningún tipo como podreis ver.

Ingredientes
Pasta (Espaguetis, macarrones o tu preferida)
Cebolla morada
Jamón de pavo en bloque
Aceite de oliva
Sal

Preparación
Se pone a cocer la pasta con las indicaciones que figuran en el envase. Si te gusta hacerlo a tu aire, recomiendo poner abundante agua a hervir con una pastilla de caldo, sal al gusto y unas gotitas de aceite de oliva. Cuando el agua rompa a hervir añadimos la pasta y la movemos de vez en cuando para que quede bien suelta.

Pelamos la cebolla y la lavamos bien, y la picamos muy menuda. Picamos el jamón en cuadraditos también menudos. En una sartén ponemos una cucharada sopera de aceite de oliva y realizamos un sofrito con la cebolla y el jamón. Cuando esté listo lo reservamos.

Cuando la pasta esté cocida, la escurrimos y pondremos en el plato una buena cama de pasta que coronamos con el sofrito de cebolla y jamón.  Y ya está listo un rico plato de pasta en blanco, baja en calorías, dietética y adecuado para dietas en las que no es apto el azúcar ni las grasas.

¡Espero que os guste!