sábado, 23 de diciembre de 2017

Carrilleras de cerdo al vino blanco

No hace mucho que en casa comemos carrilleras, de hecho debe hacer aproximadamente un año que se introdujeron en nuestra  dieta, y he de decir que espero que se queden por muchos años.

Siempre he sido reacia a cocinar las partes cárnicas de la cara del animal, no me pregunteis porqué, pero le tengo cierto respeto a cocinar todo lo que me recuerde a la casquería, por miedo a que no me salga rico. Hace unos años tenía cerca una carniceria que las vendía ya preparadas, solo calentar y servir, y un día las probé, y oye me gustaron. Eran estofadas con verduritas, pero estaban buenas, solo que yo prefería el ragout (para esa receta en concreto).

Hace más o menos un año, mi adorada suegra me obsequió con un kilo de carrilleras, que había comprado porque las vio muy hermosas. No se si mi cara reflejaría la tremenda ignorancia que tenía respecto a como se preparar unas carrilleras.

Así que ese mismo día me puse a buscar por internet y ¡oh sorpresa! decenas de recetas distintas y apetecibles, así que decidí probar con  la que estaba publicada en la web  Todosacomer.net, Carrilleras al vino tinto de Arguiñano, y allí que me fui dispuesta a seguir, al pie de la letra cada uno de los pasos.

La primera me la llevé en la frente (y la segunda también).  Cuando me puse a cocinar me di cuenta que no tenía vino tinto, y solo tenía blanco: "bueno", pensé, "vino es vino" y le metí el primer cambio (ya sabeis lo que me cuesta ser fiel a las recetas originales). Resulta que la citada receta daba los tiempos de cocción en una olla rápida. Ahí estaba yo preparándola, cuando de repente, se me partió el mango. Si, como lo lees.

Así que el azar me impuso el segundo cambio, hacerlas a fuego lento y sin olla rápida. Aquí os dejo pues, esta variante de la receta mencionada, que tiene la particularidad de hacerse SIN olla expres y CON vino blanco en lugar de tinto. Ya me comentareis (si os apetece) que os parece el resultado. En mi casa hablan de ponerme una estatua cada vez que las hago para comer.

Ingredientes
1 kilos de carrilleras de cerdo
1 puerro
1 cebolla
2 zanahorias
2 dientes de ajo
1/2 litro de caldo
1 vaso (250 cc.) de vino blanco
aceite de oliva
harina
sal y pimienta

Preparación

Lavar bien todas las verduras, pelar las zanahorias y la cebolla y limpiar el puerro. Pelar tambien los dientes de ajo. Picarlo todo muy bien y reservar.

Salpimentar las carrilleras. Enharinarlas.


En una olla grande (de la que tengamos tapa)  ponemos dos cucharadas de aceite a calentar y doramos las carrilleras bien por ambos lados. Cuando estén bien doraditas retiramos del fuego y reservamos.

En la misma olla realizamos un sofrito con las verduras y cuando ya están bien pochadas, añadimos las carrilleras y el vino, y dejamos reducir el vino a fuego medio, hasta que quede más o menos la mitad.

Cuando hayamos reducido el vino, agregamos el medio litro de caldo, y dejamos hervir a fuego lento durante 80 minutos aproximadamente, con la olla tapada (vigilar que el fuego no este muy fuerte y remover de vez en cuando).

Cuando hayan transcurrido aproximadamente una hora y cuarto, retirar del fuego, sacar las carrilleras y triturar el caldo y las verduras. Volver a poner a cocer las carrilleras con la salsa a fuego lento otros diez minutos. Y ya estarán listas para servir, supertiernas y con una salsa deliciosa.

Si las acompañas con unas patatas fritas, rematas la faena y ¡sales por la puerta grande!.
Publicar un comentario