sábado, 10 de diciembre de 2016

Bizcocho de yogur de fresa con cobertura de chocolate

La afición por la cocina se está transmitiendo a la generación que me sigue. La pequeña de la casa tiene entre sus aficiones la repostería fina, y le da por obligarme a probar nuevas recetas.  Se está convirtiendo en una auténtica mini-chef y yo, aprendiendo con ella.

La receta que hoy os presento es idea suya. El verano pasado,  una amiga y madre-de-un-amigo de la pitufilla, les preparó para merendar un bizcocho de yogur con una peculiaridad: había utilizado un yogur de fresa a falta de uno natural. El resultado es espectacular, le da un puntito de acidez con regusto a fresa que nos encantó. A la pitufa se le ocurrió que sólo una cosa (o un par de ellas) podían mejorar este bizcocho...¡un poco de chocolate, por supuesto!

Desde entonces hasta hoy, hemos hecho diversas pruebas y la que os presentamos es la que más nos convence. La decoración, va en gustos, la nuestra como podréis ver es muy naïf.

Aquí está el vídeo con mi ayudante y superlocutora:




Y aquí la receta de esta deliciosa merienda:

Ingredientes

 Para el bizcocho
1 yogur con sabor a fresa
1 sobre de levadura
1 medida (utililizar el vaso de yogur como medida) de aceite
2 medidas de azúcar
3 huevos
3 medidas de harina
1 nuez de mantequilla para engrasar el molde

Para la cobertura
150 grs de chocolate negro, a la taza o fondant.
1 dl de leche
30 grs de mantequilla (aprox.)

Para adornar 
Al gusto. En este caso hemos usado perlas plateadas de caramelo.

Preparación

Mezclamos bien todos los ingredientes del bizcocho, con una batidora (manual o eléctrica). Engrasamos con la mantequilla el molde y lo cubrimos con papel para hornear. Vertimos la masa del bizcocho en el molde e introducimos en el horno a 180º durante 20-25 minutos. Comprobamos que está bien hecho, sacamos el bizcocho y lo dejamos enfriar. Desmoldamos y damos la vuelta (para poder cubrir la superficie más lisa con el chocolate).

Preparamos la cobertura: fundimos al baño maría el chocolate con la mantequilla y la leche. Cuando está todo bien fundido, cubrimos el bizcocho con el chocolate, extendiéndolo bien.

Después decoramos con las perlas y dejamos enfriar unas horas en la nevera.

Y ya está listo para servir y disfrutar: 

Publicar un comentario