domingo, 25 de mayo de 2014

Mousakka de carne a mi estilo

Ya se que no soy muy ortodoxa con las recetas, y con esta menos aun. La primera vez que hice mousakka, siguiendo una receta supuestamente tradicional, el resultado fue muy bueno, pero no conseguí que en casa me diesen un diez. El motivo es que el gratinado superior llevaba huevo, yogur y queso feta, siendo un sabor demasiado fuerte. Como además somos pocos, tratar de aprovechar (mediante recalentón) los restos, tampoco funcionó demasiado bien.

Así que, como en otras ocasiones, fuí adaptando ingredientes, cantidades y capas para amoldarme al gusto de los míos. El resultado final es algo distinto de aquella primera receta, pero igualmente delicioso. El inconveniente que tiene es que es muy laborioso y vamos a necesitar nuestra buena mañana para cocinarlo.

Aquí os dejo el vídeo:



Y aquí la receta.

Ingredientes
1/2 kilo de carne de ternera picada
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
2 cebollas
1 berenjena
1 calabacín
2 o 3 patatas
leche
harina
mantequilla
2 quesitos
1 bote de tomate triturado
queso rallado
1 pastilla de caldo concentrado
aceite de oliva

Preparación

Lavamos bien las verduras y las hortalizas. Pelamos las patatas y una cebolla y las picamos en rodajas no muy gordas. Picamos la berenjena, el calabacín y los pimientos también en rodajas.

En una fuente refractaria colocamos la primera capa de patatas, cubriendo bien todo el fondo, espolvoreamos una pizca de sal y un chorrito de aceite. Ponemos el horno a 200 grados e introducimos la bandeja con las patatas. 5 o 10 minutos después sacamos al bandeja y colocamos la capa de berenjena sobre la patata. Volvemos a hornear cinco  minutos y volvemos a sacar, colocando la capa de calabacín. Repetimos la operación con la cebolla, el pimiento rojo y el pimiento verde y dejamos en el horno mientras preparamos la capa de carne.

Pelamos la otra cebolla (que sea pequeñita) y la picamos en trocitos pequeñitos. Necesitaremos la mitad para el sofrito de tomate y la otra mitad para la carne.

En una sartén ponemos un par de cucharadas de aceite a calentar y doramos una parte de la cebolla. Cuando ya esté con un color apetitoso se añade 3/4 partes del tomate triturado y la pastilla de caldo concentrado bien deshecha. Se sofrie muy bien unos cinco minutos. Apartamos del fuego y reservamos.

Por otro lado hacemos un sofrito con la otra mitad de la cebolla y la carne, añadiendo el 1/4 restante del tomate triturado.

Después, sacaremos nuestras verduras del horno (llevarán entre 10 y 15 minutos) y ponemos la capa de tomate (bien repartido por toda la superficie) y la capa de carne procurando que quede todo uniforme, y volvemos a meter al horno.

La última capa es una bechamel con quesitos. Pondremos a derretir una buena cucharada de mantequilla y cuando esté caliente tostaremos tres cucharadas de harina. Incorporaremos poco a poco leche hasta ir formando una masa semilíquida y sin grumos. Salpimentamos y añadimos los dos quesitos. Cuando todo esté bien ligado, sacamos la fuente del horno y esparcimos la última capa de bechamel de forma uniforme. Volvemos a meter en el horno otros 20-30 minutos aproximadamente.

Cuando veamos que todos los ingredientes están bien cocinados, espolvoreamos abundante queso rallado por encima y gratinamos 5 o 10 minutos.

Y ya está lista para comer, deliciosa, que nuestro trabajito nos habrá costado.





Publicar un comentario