sábado, 24 de septiembre de 2011

Albóndigas en salsa

Albóndigas en salsa de tomate
Entre mis platos favoritos, siempre han estado las albóndigas, que luego no las hago mucho porque no son precisamente fáciles (una horita larga de preparación no te la quita nadie) pero luego saben a gloria!!!

Voy actualizar esta entrada colgando el vídeo del canal de youtube, no sin antes advertiros que hay dos variaciones entre la receta del vídeo y la escrita, se trata del pan y del vino, que en el vídeo no lo hemos utilizado pero en la receta escrita si. Las hagas como las hagas te van a salir muy buenas.





Ingredientes (para unas 4 personas)

Para las albóndigas
1/2 kilo de carne picada (al gusto, cerdo, ternera, pollo, mezclada...yo las prefiero de ternera, las cosas como son.)
1 rebanada de pan de molde
Ajo
Perejil (fresco o seco)
1 dedito de leche

1 huevo
Harina
Aceite de Oliva

Para la salsa
1 Cebolla
2 Zanahorias
1 Calabacín
1 bote de tomate frito/triturado
1 pastilla de caldo de carne
1/2 vaso de vino blanco
Aceite de Oliva

Preparación

En un bol o fuente grande ponemos la rebanada de pan de molde y la empapamos con la leche, la desmenuzamos y añadimos el huevo bien batido y el ajo y el perejil muy picaditos, e incluso machados en un mortero. Añadimos la carne y lo mezclamos todo bien. De esta masa de carne vamos haciendo bolitas (yo recomiendo pequeñas, así se fríen mucho mejor) y las enharinamos bien.

En una sartén grande calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva y vamos friendo las bolitas de carne, preferiblemente no haciendo muchas a la vez, para poder dorarlas bien. Cuando ya están todas doradas reservamos las albóndigas y empezamos a preparar la salsa.

Partimos la cebolla y el ajo en trocitos muy pequeñitos, la zanahoria y el calabacín en cuadraditos, también pequeños. En el aceite de freír las albóndigas pochamos la cebolla, cuando está doradita, añadimos la zanahoria y rehogamos unos cuatro o cinco minutos, añadimos el ajo y el calabacín y lo sofreímos todo bien. Incorporamos el vino blanco y removemos bien, añadimos las albóndigas y el tomate, y rematamos con la pastilla de caldo disuelta en medio vaso de agua caliente.

Se deja cocer todo junto unos quince minutos  a fuego medio-bajo (en vitrocerámica al 3) y están listas.

Acompañamiento

Con unas patatitas fritas en cuadradito están de muerte, pero también van bien con arroz cocido en blanco o unos espaguetis.

Truquitos

1. No es necesario usar la pastilla de caldo, pero en ese caso  es conveniente rectificar el punto de sal al final.
2. Si en lugar de tomate frito se usa triturado, es mejor sofreirlo con las verduras ANTES de echar el vino, y en cualquier caso comprobar el punto de sal antes de servir
3. Si hay niños en casa que no les guste encontrar los tropezones de verdura, se prepara la salsa sin añadir  las albóndigas, se tritura bien cuando esté hecha y después se añaden las albóndigas, dejando cocer el mismo tiempo.
4. Si sobran, puedes congelarlas, pero cuando vayas a usarlas de nuevo descongelalas bien (espera a que las bolitas estén de nuevo sueltas), si no es probable que se deshagan las albóndigas.

Aun no me acuerdo de hacer fotos cuando cocino, pero me acordé de hacerle foto a una magra con tomate que estaba de muerte...¡y me la he puesto como foto de perfil!






Publicar un comentario