lunes, 3 de diciembre de 2007

Pechuga de pavo rellena en salsa de vino

Lo bueno de cocinar-congelar en fin de semana, es que luego, a lo largo de toda la semana reduces el tiempo que has de emplear en preparar la comida. Con ese tiempo que me ahorro casi puedo echarme una siesta, de esas que los médicos dicen que son buenas: de las de 15 minutos. Pero menos es nada.

Pechuga de pavo rellena en salsa de vino (para 2 personas o más)

1 Pechuga de pavo fileteada
200 gramos de jamón serrano en lonchas
1 vaso de caldo de pastilla (1 vaso de agua con una pastilla de caldo de pollo disuelta)
1 vaso de vino
Aceite de Oliva
1 cucharada de harina
Sal de Ajo, pimienta y Perejil picado.

Guarnición:
Patatas Fritas o Arroz Blanco

 

Preparacion
Cogemos los filetes de pavo (esta misma receta se puede hacer con pollo) y les colocamos una loncha de jamón serrano, y los enrollamos formando rollitos. Para que no se deshagan pueden sujetarse con cordel de cocina (hilo de bramante), pero como esta maravilla de la ingeniería gastronómica no está disponible en todos los hogares yo me apaño con unos humildes palillos.

Se fríen los rollos en aceite de oliva (no mucho), hasta que cojan un poquito de color, pero sin que lleguen a tostarse del todo. No te preocupes si queda un poco crudo por dentro, después cocerán con la salsa y terminarán de cocinarse. Cuando hayan cogido color los apartas, les quitas los palillos, y los reservas. En la misma sartén, añades el caldo y el vino, echas una pizca de sal de ajo, otra pizca de pimienta y un poquito de perejil y lo dejas cocer todo, cuando la salsa se haya reducido un tercio, si está muy líquido puede añadirse un poquito de harina para espesarlo (aunque yo prefiero que el caldo lo chupe el pavo), se introducen los rollitos de pavo y se deja cocer todo junto hasta que la salsa se haya reducido bastante y esté espesa.

Acompañados de unas patatitas fritas están riquísimos. Los que no vayas a consumir en el momento déjalos enfriar y congelalos con su salsa y todo, tendrás un plato preparado para cualquier día ajetreado.

Puede ganar mucho si antes de preparar la salsa, en la misma sartén sofries una cebolla muy picadita y luego ya añades el vino y el caldo, pero eso va en gustos.

Archivada queda.


 
Publicar un comentario