martes, 28 de mayo de 2013

Arroz a la cubana


Dicen algunos de mis amigos que han visitado Cuba, que los cubanos quedan estupefactos cuando se les habla de un "arroz a la cubana" y que allí no se prepara este arroz. Y digo yo, que este plato es como la ensaladilla rusa, que no tiene porqué necesariamente ser una receta de aquél país, sino que se llama así por alguna curiosa relación. Yo creo que en este caso es por el rico sabor.

Se trata de un plato con elaboración muy sencilla pero en el que hay que hacer un poco de juego de platos chinos para que todo salga al punto perfecto y caliente.

Y antes de dar la receta, aquí queda el vídeo:
Ingredientes
2 huevos por persona
2 salchichas por persona
1/2 plátano por persona
1/2 vaso de arroz por persona
1 ajo
1 bote de tomate frito
harina
1 huevo para rebozar el plátano
Aceite de oliva

Preparación

Primero vamos a preparar el arroz. Pelamos el ajo y lo picamos muy menudito. En un cazo ponemos una cucharada de aceite y sofreímos un poquito el ajo, y a continuación salteamos el arroz un poquito,hasta que este blanco y no transparente. Añadimos el triple de agua que de arroz y dejamos hervir.

Mientras e hace el arroz preparamos los demás ingredientes. En un cazo/cacerola ponemos el tomate a calentar, a fuego lento  y con tapadera, si no quieres que se te embadurne la cocina con gotitas de tomate.

Pelamos el plátano, lo partimos en cuatro mitades lo enharinamos un poquito, batimos un huevo, lo rebozamos y lo reservamos. Partimos las salchichas con un corte longitudinal.

Preparamos dos sartenes, una con tres o cuatro cucharadas de aceite de oliva y otra con una pizquita.

Ponemos a calentar las sartén con más aceite y cuando el aceite está caliente (caliente no significa quemándose) freímos los huevos. Cuando terminamos esta operación en la sartén con menos aceite salteamos las salchichas, y al acabar en la misma sartén de los huevos, pero retirando casi todo el aceite freímos el plátano.

Una vez que tenemos todos los ingredientes terminados montamos el plato. Con un molde (o con una taza a modo de molde) colocamos una montañita de arroz blanco, al lado los huevos, las salchichas y el plátano y adornamos con un poquito de tomate coronando el arroz. En una salsera podemos poner el resto del tomate para que, si alguien quiera más se sirva al gusto.

Y ya está, listo para comer.
Publicar un comentario