lunes, 17 de junio de 2013

Costillas Asadas con miel y mostaza

Me dice un conocido que soy muy atrevida mezclando dulce y salado, que todo eso de echar miel en las carnes es una modernidad y que viene de los orientales y el gusto por los platos agridulces.

Yo no sé si tiene o no razón, lo que si es cierto es que la miel, mezclada con la mostaza le da a ciertos platos de carnes asadas un sabor muy especial, para nada dulce o agridulce y que deja muy jugosa la carne, así que aquí os traigo esta receta, para que me digáis si es tan disparatado usar dulce en el aliño de lo salado.

Antes que nada, el vídeo:

Y la receta en letra:

Ingredientes
1 costillar de 1 kilo (para 2 personas)
miel
mostaza
1 vaso de vino blanco
3 Patatas
1/2 vaso de caldo o en su defecto 1 pastilla
Romero
Aceite de Oliva

Preparación

Precalentamos el horno a 180º. En una bandeja refractaria colocamos el costillar, añadimos un chorrito de aceite y metemos en el horno.

Lavamos, pelamos y cortamos las patatas en láminas. Sacamos la bandeja del horno y colocamos las patatas como fondo en toda la fuente y volvemos a meter en el horno.

Preparamos la salsa con la que vamos a regar la carne cada 10 minutos. En un bol mezclamos 1 cucharada de miel, 2 cucharadas demostaza, 1 cucharada de aceite d eoliva, 1 cuchradita de romero, el caldo y el vino, hasta obtener un líquido homogéneo, con el iremos untando la carne.

Subimos la temperatura del horno a 200 grados y dejamos asar las costillas unos 30-40 minutos por cada lado, untando cada diez minutos una nueva capa de salsa. Depende del tipo y potencia de horno el plato puede estar preparado en una hora o bien hora y media. Y listo, servimos y a comer.
Publicar un comentario