sábado, 7 de septiembre de 2013

Costillas Asadas con Salsa Barbacoa


En verano o en invierno ¿que más da?  Las costillas asadas tienen muchos pros a su favor. Se trata de un plato económico, contundente, que casi, casi se hace solo y con mil variantes para prepararlas.

Hoy os traigo esta versión con salsa barbacoa que me ha tenido a la gran parte de la familia echando una siesta de órdago. ¿Y que es lo más dificil de prepararlas? Echaos a temblar.... ¡el aliño uuuuuh!

Bromas aparte, aquí os dejo el vídeo de la preparación:
Ingredientes (para 2 personas):
1 costillar de cerdo de 1k aproximadamente
2 o 3 patatas
1 cucharada de miel
pimienta
vino blanco
ketchup
mostaza
salsa de soja
aceite de oliva
sal
vinagre de módena

Preparación
En una fuente refractaria colocamos las costillas y las rociamos con un chorrito de aceite de oliva. Ponemos el horno a 200 grados (podemos precalentar, pero como el plato va a tardar más de una hora en cocinarse si no precalentamos ahorramos energía). Introducimos las costillas y las vamos a dejar cocinándose 15 minutos por cada lado.

Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas más o menos finas. Cuando las tengamos listas sacamos la fuente refractaria (independientemente del tiempo que lleve y a que lado le toque dar la vuelta) y cubrimos el fondo con las patatas colocando las costillas encima.

Preparamos en un bol la salsa barbacoa, ponemos un chorrito de aceite de oliva, añadimos un pellizquito de sal y pimienta, agregamos un chorrito de vino blanco y emulsionamos. A continuación incorporamos la cucharada de miel y removemos. Despues añadimos dos cucharadas generosas de mostaza,  una cucharada de salsa de soja y una cucharada de vinagre de módena, siempre removiendo después de agregar cada ingrediente. Por último añadimos un buen chorro de ketchup y seguimos removiendo.

Con la salsa ya preparada vamos a ir untando las costillas, cambiándoles el lado cada 15 minutos y untando el aliño cada vez que las giramos. Dependiendo del horno, en una hora aproximadamente estarán listas (comprueba que la patata está blandita).

Puedes apagar el horno, repartirlas y servilas...¡están de muerte!




Publicar un comentario