sábado, 19 de noviembre de 2016

Escalopines en salsa de champiñón y cebolla

Lo suyo para preparar esta receta es aprovechar la temporada y comprar (o recolectar, que ultimamente está muy de moda) unos champiñones frescos, o unos níscalos o boletus. Pero ¿cuantas veces no te has visto sin ingredientes frescos y nada más que con un par de conservas en la depensa? Para esos momentos esta receta también viene bien, porque aunque es exquisita si se hace con champiñón fresco, si no los hay, pues una  buena conserva de champi también nos saca del apuro.

Mirad si no, que buen apaño me hace 125 grs de champiñón en conserva.

Aquí de entrada, tenéis el vídeo:
Y ya vamos con la receta:

Ingredientes (para 2/3 personas)
125 grs de champiñón en conserva (si ya está laminado, trabajo que os ahorrais)
1 cebolla
1 vaso de vino blanco
1 vaso de caldo (o una pastilla de caldo en su defecto)
harina
1/2 kilo de escalopines de ternera (o filetes que recortaremos como escalopines)
aceite de oliva
sal

Preparación

Preparamos los escalopines enharinándolos. Ponemos una cacerola a calentar  con dos o tres cucharadas de aceite de oliva, y cuando el aceite está caliente, doramos a fuego medio los escalopines. Cuando estén dorados por ambos lados los sacamos y reservamos. Apartamos la cacerola del fuego.

Pelamos, lavamos y partimos la cebolla en láminas. Ponemos de nuevo la cacerola a calentar y pochamos en el mismo aceite la cebolla.

Partimos los champiñones en láminas, y cuando la cebolla está doradita, los añadimos. Sofreimos todo junto unos cinco minutos.

Añadimos el vaso de vino y dejamos que hierva todo junto hasta que el vino se haya evaporado por completo. Incorporamos el vaso de caldo y dejamos que hierva un par de minutos.

Retiramos del fuego y pasamos la salsa por la batidora, dejándola con los menos grumos posibles.

Volvemos a juntar en la cacerola los escalopines que teníamos reservados y la salsa, y dejamos que se cocine todo junto a fuego lento hasta que la carne esté blandita (20 o 30 minutos). Movemos de vez en cuando para que no se pegue.

Una vez cocinado, ya podemos repartir en nuestros platos, y podemos acompañarcon unas patatas fritas o un poco de arroz blanco.




Publicar un comentario